Madina vs Errejón, el Gobierno de izquierdas que pudo ser y no fue

Ambos buscan soluciones para la izquierda en ‘Salvados’

Con Pablo Iglesias repitiendo recurrentemente como uno de los líderes peor valorados en el CIS y con Pedro Sánchez lastrado por su intermitencia al carecer de actividad parlamentaria por su curiosa estrategia de no aceptar el acta de diputado, la izquierda ha quedado diluida en la pelea diaria en el Congreso de los Diputados. Y sin fuerza suficiente para marcar la agenda política, que sigue en manos del PP y Ciudadanos, también han perdido la agenda mediática. Por lo menos esta semana. Porque el ‘Salvados‘ de Jordi Évole de ayer -que suele acostumbrar a marcar los tiempos en los días posteriores a su emisión- fue para el exdiputado socialista Eduardo Madina y el secretario de análisis estratégico de Podemos, Iñigo Errejón.

Ambos pudieron liderar la izquierda que al final no pudo ser. Y si apuramos, ambos pudieron haber formado parte de un Gobierno de izquierdas que pudo ser … y que finalmente no fue.

Porque Eduardo Madina perdió ante Pedro Sánchez las primarias del PSOE post-Rubalcaba. Y porque Errejón perdió ante Pablo Iglesias en Vistalegre II, aunque el debate interno ya lo perdió meses antes.

Tal vez por eso, por la tranquilidad de no tener que seguir las reglas del ‘aparato’ de ambos partidos -el uno por ya estar fuera, y el otro por haber sido purgado y exiliado a la política regional-, ambos coincidieron en el diagnóstico de la dolencia de la izquierda. Mucho más que en discrepar entre sí como sí lo hacen los líderes de PSOE y Podemos.

De hecho, la diferencia fue tan abismal que cuesta pensar que el programa de La Sexta no haya levantado ampollas en los respectivos cuarteles generales. Porque uno de los grandes reproches de los vecinos anónimos de Villaverde que asistieron al debate fue el de la fallida investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. ¿Lo recuerdan? El PSOE deshojaba la margarita entre Ciudadanos y Podemos, al final todo se enquistó y el posible gobierno de izquierdas acabó en repetición de elecciones y con Mariano Rajoy renovando su contrato de inquilino en Moncloa.

Precisamente por ahí fue una de las preguntas de una vecina de este barrio obrero de Madrid: “¿Por qué no cedisteis los dos?”

¿Y qué respondieron los interpelados?: “Era la primera vez que negociábamos, pero creo que tendremos que aprender a cooperar porque si no nos estaremos peleando en la oposición”, admitió Errejón. “Creo que Podemos debió abstenerse en aquella votación”, replicó Madina. Aunque casi a renglón seguido Errejón matizó, para no quedar toda la culpa en el tejado de Podemos, “el PSOE es autor de algunos de los mejores avances en España y de las mayores desilusiones”.

Acto seguido hablaron sobre la cuestión catalana, la competitividad del mercado español en la economía europea… Con algunos matices y diferencias… durante la conversación, ambos se mostraron más en sintonía de lo que lo están Sánchez e Iglesias, lo que da a entender que la izquierda debe escucharse más internamente en lugar de perderse en debates internos.

El toque de atención es claro para los líderes actuales del PSOE y Podemos. Hasta la fecha ya han dejado claro que no quieren, o no saben, trabajar en grupo. Pero los votantes de izquierda se lo reclaman. De un posible gobierno de izquierdas se pasó a la renovación de uno de derechas… y por lo que parece aún puede ir para largo. ¿Qué hubiera pasado si Madina y Errejón hubieran impuesto sus tesis en sus respectivos partidos? La pregunta la lanzó Évole y quedó en el aire. Veremos cómo lo gestionan ahora PSOE y Podemos.