Madees Khoury, la primera directora del sector cervecero en Palestina

·2 min de lectura

Este fin de semana, la cervecera de Taibe, en la Cisjordania ocupada, celebra su anual Oktoberfest. Este año, la situación ha cambiado, ya que Madees Khoury, hija de uno de los dueños, ha pasado a ser la directora de operaciones de esta marca de cerveza palestina conocida a nivel mundial. Una labor familiar que asegura, realiza con orgullo.

Madees Khoury afirma: "Crecí en la cervecería desde los 9 años. Observé a mi padre, mi tío y mi abuelo construir un negocio y llegué a amarlo tanto que, una vez que me gradué en la universidad, decidí volver de Boston y trabajar con la familia y gestionar el negocio y aprender la elaboración de cerveza, y eso es lo que estoy haciendo, me encanta".

La producción y venta de cerveza no es una tarea fácil en Cisjordania. La empresaria explica que la escasez de agua y las irregularidades en las fronteras hacen que el negocio sea difícil de rentabilizar. Tambén hay que tener en cuenta que con solo nueve ciudades y pueblos cristianos en Cisjordania, los Khourys siempre iban a verse obligados a vender en el extranjero.

Khoury, que ahora encabeza esta dinastía cervecera, afirma que es la primera, y quizás la única mujer en esta profesión en Oriente Medio, lo cual conlleva ciertos retos.

"Nadie esperaría que hubiera cerveza en Palestina, ¿verdad? O una mujer cervecera en Palestina. Y sí, estoy de acuerdo en que las mujeres de todo el sector cervecero lo tienen muy difícil, pero creo que yo lo tengo aún más por el simple hecho de estar en un país árabe, dominado por los hombres y además bajo ocupación. Por lo tanto, resulta cuatro o cinco veces más difícil que en cualquier otro lugar".

En la actualidad, la marca se vende en todo el mundo, desde Japón hasta Estados Unidos, y la cervecería produce alrededor de 1,8 millones de botellas al año.

Los organizadores dijeron que se espera que hasta 16 000 personas asistan a la Oktoberfest de este fin de semana.

Ahora, Khoury tiene una misión muy importante, y es la de mantener viva esta marca de cerveza que ha puesto al pequeño pueblo de Taibe en el mapa.