Macron pierde la mayoría absoluta en las legislativas de Francia y la izquierda lidera la oposición

·4 min de lectura

Emmanuel Macron tendrá que pactar para gobernar. La alianza "Ensemble" (Juntos) del presidente de la República francesa se ha dado un batacazo en las elecciones legislativas de este domingo. Sigue como primera fuerza, pero con una mayoría simple de 234 diputados en la Asamblea Nacional, según los sondeos a pie de urna, lejos de los 289 necesarios para gozar de mayoría absoluta.

Se deja un centenar de escaños con respecto a su gran resultado de 2017 y no podrá votar en solitario los proyectos de ley del Gobierno.

Sin embargo, sí podrá continuar como Primera Ministra Elisabeth Borne, ya que ha ganado su elección en la 6ª circunscripción de Calvados, un requisito que para Macron era imprescindible para que cualquier miembro de su Gobierno pudiera permanecer en el cargo.

También ha sacado escaño Clément Beaune, Ministro de Europa, candidato en la circunscripción 7 de París, al imponerse a su oponente de la Nueva Unión Popular Ecológica y Social Caroline Mecary. No ha sido el caso de la secretaria de Estado para el Mar, Justine Bénin, y de Brigitte Bourguignon, ministra de Salud, que han sido derrotadas en sus circunscripciones.

Desde el Hotel de Matignon, sede del Gobierno, la Primera Ministra Elisabeth Borne ha valorado con semblante serio este mal resultado que, dice, deja "una situación inédita" que supone "un riesgo" para Francia.

"Esta noche la situación es inédita. Debemos respetar esta votación y atenernos a las consecuencias: como fuerza central de esta nueva asamblea, debemos asumir una responsabilidad particular, trabajaremos desde mañana para construir una mayoría de acción, no hay alternativa a esta agrupación para garantizar la estabilidad de nuestro país y llevar a cabo las reformas necesarias".

La izquierda lidera la oposición

El otro titular de la jornada es el ascenso de la izquierda aglutinada bajo la figura de Jean-Luc Mélenchon. La Nueva Unión Popular Ecológica y Social "Nupes" quedaría en segundo lugar con 141 diputados (86 para "La France insoumise", 28 para el Partido Ecologista, 22 para el Partido Socialista, 13 para el Partido Comunista) y se convierte en la principal fuerza de oposición en el parlamento francés.

Su líder, Mélenchon, ha celebrado entre vítores haberle quitado a Macron parte de su poder. "Es una situación totalmente inesperada, absolutamente inédita: la derrota del partido presidencial es total y no se vislumbra ninguna mayoría. Hemos logrado el objetivo político que nos propusimos en menos de un mes de derribar al hombre que tan arrogantemente le torció el brazo a todo el país para ser elegido sin que nadie supiera lo que estaba haciendo".

Michel Euler/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved.
El líder de la izquierda, Jean-Luc Melenchon, se dirige a sus partidarios frente a su cuartel general de la noche electoral, el domingo 19 de junio de 2022 en París - Michel Euler/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved.

La tercera fuerza parlamentaria es la Agrupación Nacional de la ultraderechista Marine Le Pen, que ha logrado un resultado histórico. Con un número estimado de 85 diputados frente a los 8 que tenía en la Asamblea saliente, bate su mayor récord, que se remonta al año 1986, cuando se hizo con 35 diputados, y le permite obtener grupo propio en la Asamblea, pudiendo presentar mociones de censura y remitir proyectos de ley al Consejo Constitucional.

"El pueblo ha hablado: superando el obstáculo de un sistema de votación especialmente injusto e inadaptado a los valores de nuestro tiempo, ha decidido enviar un grupo parlamentario muy potente de diputados de la Agrupación Nacional a la Asamblea, que se hace así un poco más nacional", ha celebrado.

Búsqueda de apoyos y elevada abstención

La cuarta fuerza parlamentaria será la derecha tradicional, Los Republicanos, que han perdido 22 escaños y se quedan con 75 diputados en la cámara, aunque han evitado la catástrofe anunciada para el partido tras el resultado de Valérie Pécresse en las elecciones presidenciales.

Además, se convierten en una fuerza muleta para el bando presidencial que tendrá que buscar en ellos y en otros diputados y fuerzas minoritarias los apoyos necesarios para sacar adelante su agenda legislativa.

Algunas de las más polémicas y ambiciosas iniciativas del presidente Macron, como la reforma de las pensiones, que prevé elevar la edad de jubilación legal de los 62 a los 65 años, y la reforma de la función pública van a tener que ser sometidas a intensos debates y pactos con la oposición.

La otra importante cifra de la noche es la alta abstención, que ronda el 54%, un punto y medio más que en la primera vuelta, el domingo pasado, pero 3,4 puntos menos que en la segunda vuelta de 2017.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente