Macron homenajea a los trece militares franceses muertos en misión en Mali

El presidente de Francia, Emmanuel Macron (c-i), asiste este lunes en el Palacio Nacional de los Inválidos de París (Francia), a la ceremonia nacional de homenaje a los 13 soldados franceses fallecidos el pasado 25 de noviembre en el choque de dos helicópteros en el norte de Mali, quienes fallecieron en un accidente durante la operación antiyihadista "Barkhane".  EFE/ Christophe Petit Tesson

París, 02 dic (EFE).- El presidente francés, Emmanuel Macron, rindió homenaje este lunes a los trece militares franceses muertos en un accidente de helicópteros el 25 de noviembre en Mali, donde participaban en la operación antiterrorista que París lidera en el Sahel.

Macron, que condecoró a título póstumo a los trece militares con la Legión de Honor, la más alta distinción oficial del país, subrayó que "murieron en operación por Francia, por la protección de los pueblos del Sahel, por la seguridad de sus compatriotas y por la libertad del mundo, por todos los que estamos aquí".

Durante una ceremonia solemne en los Inválidos de París afirmó que "la misión continúa", sin entrar más en la polémica sobre la pertinencia de la operación Barkhane contra los grupos yihadistas en el Sahel, relanzada en particular por el líder de la izquierdista Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon, que ha pedido la repatriación de las tropas francesas.

Al acto de los Inválidos acudieron, entre otros, el presidente de Mali, Ibrahim Boubacar Keïta, y los expresidentes franceses François Hollande y Nicolas Sarkozy.

El siniestro se produjo por el choque de dos helicópteros franceses durante una operación cerca de la frontera con Níger y Burkina Faso.

Francia tiene desplegados 4.500 militares en cinco países del Sahel (Mali, Mauritania, Níger, Chad y Burkina Faso) con el objetivo declarado de apoyar los ejércitos locales e impedir que se constituyan santuarios terroristas en la región.

Esta operación Barkhane vino a suceder en 2014 a otra bautizada Serval lanzada a comienzos de 2013 por el entonces presidente francés, Hollande, para desmantelar las bases en las que se habían hecho fuertes los grupos yihadistas al norte de Mali, y que amenazaban con hacerse con el control de todo el país.