Macron defiende sus polémicas palabras sobre los no vacunados porque era su "responsabilidad"

·2 min de lectura


Emmanuel Macron, ha vuelto a defender sus polémicas palabras sobre los no vacunados, a quienes dijo querer hacerles la vida imposible. El presidente francés considera que era su “responsabilidad” dar la voz de alarma para hacer avanzar la situación.

“Es lo que hice esta semana, para que las cosas puedan avanzar más rápidamente”, ha señalado en una conferencia de prensa conjunta con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen.

Macron desató una tormenta política en Francia después de afirmar el martes en una entrevista en el diario Le Parisien que tenía ganas de “fastidiar” o “joder” hasta el final a los no vacunados, según se traduzca el verbo emmerder.

En concreto, dijo lo siguiente: “Queda una pequeña minoría refractaria. ¿Cómo se reduce? Se reduce, perdón por decirlo así, fastidiando todavía más. Yo no estoy para cabrear a los franceses. Echo pestes todo el día contra la Administración cuando los bloquea. Pues bien, a los no vacunados tengo muchas ganas de fastidiarlos. Y lo vamos a seguir haciendo hasta el final”.

Varios días después, ha admitido que esas “expresiones que son coloquiales” hayan sorprendido, pero alegó que la verdadera fractura en el país está provocada por quienes “hacen un eslogan de una libertad que se convierte en una irresponsabilidad”. Este martes había avanzado ya que cuando la libertad de uno amenaza la del resto esa persona se convierte en un irresponsable y, en su opinión, “un irresponsable deja de ser ciudadano”.

Según los últimos datos recogidos por el medidor internacional Our world in data, la tasa de población completamente vacunada en Francia es ligerísimamente inferior al 74%, siete puntos menos que España pero algo por encima de la media de la UE.

El jefe de Estado incidió este viernes en esas palabras alegando que “ser ciudadano implica tener derechos y deberes”, pero que los deberes se anteponen a los derechos, y subrayó que la imposición de restricciones a quienes no están inmunizados es una estrategia extendida en Europa. “Es un movimiento completamente europeo. La mayor parte de países ponen restricciones a la vida social diciendo que si no estás vacunado no tienes acceso a tal lugar o tal actividad”, añadió desde el Elíseo.

Macron consideró que están obligados a hacerlo por quienes sí han hecho el esfuerzo de vacunarse y por quienes “se dejan llevar por discursos oscurantistas, de miedo, y no se protegen, cuando la ciencia, la investigación y la excelencia tecnológica europea sí lo permiten”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente