Macron continúa las reuniones para romper el estancamiento parlamentario

·3 min de lectura
© Gonzalo Fuentes / Reuters

El presidente francés avanza con la ronda de mítines con referentes de otros espacios políticos con el objetivo de resolver el acertijo planteado en la Asamblea Nacional luego de perder la mayoría absoluta en las elecciones del pasado domingo. Este 22 de junio será el turno de los aliados de coalición y referentes de La Francia Insumisa. El resultado del martes fue negativo y funcionarios cercanos al jefe de Estado advirtieron que no se enlazarán con la extrema izquierda ni derecha.

Este miércoles 22 de junio, Emmanuel Macron dio inicio a la segunda tanda de cónclaves con líderes de los espacios políticos que componen la Asamblea Nacional buscando conformar la mayoría que perdió en las urnas el pasado domingo y que amenaza la capacidad de gobernabilidad en el próximo mandato.

A lo largo del día, Macron se verá con el referente ecologista, Julien Bayou, y dos miembros relevantes de La Francia Insumisa: la presidenta del bloque, Mathilde Panot y Adrien Quatennens, mano derecha de Jean-Luc Mélenchon.

Además, recibirá a sus aliados en la coalición ‘Juntos’, como a Édouard Philippe, del partido ‘Horizontes’ y ex primer ministro, que clamó el martes por la configuración de una “gran coalición” para dar estabilidad a Francia.

Hasta acá, su propuesta de concertar nuevas alianzas para prevalecer en el Parlamento no ha tenido ningún éxito. Si bien fue una idea destacada por los opositores, que remarcaron la franqueza de las charlas, ninguno dio el aval para avanzar en la formación de lazos de conveniencia política.

A la salida de la reunión, la jefa de Asamblea Nacional, Marine Le Pen, expresó que no planean ser una oposición que hiciera “una obstrucción sistémica”, pero no dio lugar a un pacto. “Si las medidas que se presentan son de sentido común, las votaremos. Si no es así, las enmendaremos. Si no se incluyen en el texto, nos opondremos", afirmó.

En tanto que Le Pen reclamó condiciones como la presidencia del comité de finanzas y una vicepresidencia de la Asamblea para su espacio, que se expandió de gran manera pasando de los ocho de 2017 a los 89 de estos comicios.

Tampoco prosperaron las reuniones con Christian Jacob –de Les Républicains-, el socialista Olivier Faure y el comunista Fabien Roussel, que reveló que el presidente planteó “un gobierno de unidad nacional”.

“Le toca hacer propuestas y veremos de qué lado nos colocamos", agregó.

Jacob dijo que serán una oposición “decidida pero responsable” y subrayó que jamás entrarían en la formación de “un bloqueo”. También tuvo un acercamiento con un fuerte aliado como es Francois Bayrou, del centrista MoDem.

Desechados los acuerdos con las extremas derecha e izquierda

Hombres pesados del macronismo como Olivier Véran y Clément Beaune, ministros de Relaciones con el Parlamento y de Europa, respectivamente, descartaron cualquier alianza con los bandos de Marine Le Pen y Jean-Luc Mélenchon.

“No puede haber una alianza, ni siquiera de circunstancias, con la Agrupación Nacional”, alegó Beaune, justificando que la base de valores entre ambos no es compatible.

“Tenemos el deseo de llegar, de trabajar en el interés general, un sistema mayoritario proyecto por proyecto, a veces con izquierda, a veces con derecha”, afirmó Véran. “No nos pondremos en condiciones de depender de las voces de Agrupación Nacional ni de La Francia Insumisa”, resaltó.

Con EFE, Reuters y AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente