Mónica García (Más Madrid): "O topas los precios del alquiler o le haces un 'bizum' a las inmobiliarias"

·21 min de lectura

Era su primer debate de estado de la región como líder de la oposición en Madrid y Mónica García (Madrid, 1974) salió al cuerpo a cuerpo con la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso.

Estuvo media hora tratando de desmontar las promesas incumplidas del Ejecutivo madrileño a base de “lo que dice” y “lo que hace”. “Lo que pides por AliExpress y lo que te llega”, llegó a decir.

Levantó el aplauso de los suyos y consiguió calentar a la presidenta madrileña, que tuvo momentos muy duros con la líder de Más Madrid, como cuando insinuó que se inventaba anécdotas con taxistas para contarlas en el debate.

De aquella sesión salieron propuestas, frases cruzadas y, por desgracia, un comentario altisonante de quien fuera portavoz del PP, Alfonso Serrano, que instó a la bancada de Más Madrid a que le dejaran hablar asegurando que serían apenas “diez minutos” y que después se podrían ir “a tocar los bongos”.

Tres días después de aquella maratoniana jornada en la Asamblea de Madrid, García atiende a El HuffPost.

¿Qué tal toca los bongos?

[Ríe] Bueno, yo creo que el día que empecemos a hablar de la Asamblea de Madrid por algo que no sea una extravagancia o un insulto del PP, estaremos en el buen camino. Si hay algo que tienen en el ADN es siempre intentar rebajar, ridiculizar la política. Nosotros vamos a trabajar por lo contrario, darle un poco de prestigio.

Estamos hablando del debate del estado de la región de esta semana, que ha sido el primero suyo como líder de la oposición, ¿cómo lo vivió?

Viví un debate con una presidenta que acaba de caer en la cuenta que es presidente. Nos propuso algunas medidas que tiene recicladas de hace diez años, otras ya prometidas en 2019 y 2021, y que son una enmienda a la totalidad de los años que lleva gobernando. Dos horas y 28 folios de medidas que podía haber hecho durante estos tres años y que no han hecho. Nos mostró un Gobierno ultranegacionista, que niega la realidad de la comunidad que pretende gobernar; egoísta, que sólo piensa en sí mismo y en cómo salir en titulares; y que no tiene proyecto para la Comunidad de Madrid. Ayuso le está haciendo un boicot al futuro.

Comenzó debate contestando a lo que dijo Ayuso sobre usted mientras estaba con Covid en casa, ¿le molestó especialmente?

Yo creo que no tenemos que ser tolerantes al bullying político. Creo que hay una parte de confrontación política sana. Los parlamentos no tienen que ser mansos porque si no son serviles. Hay una confrontación que es tóxica para la política y para la democracia, la de bajar al terreno personal y deshumanizar al contrario como antesala de la intolerancia y el odio. En el último pleno, que no pude estar porque estaba con Covid, Ayuso me dedicó siete minutos de insultos y agravios personales. Que no daba la cara, que era una cobarde. Básicamente, que era mentira que estaba enferma. No lo podemos tolerar que la Asamblea sea una cámara de resonancia de insultos y de agravios personales. Tiene que serlo de ideas y proyecto que podemos debatir. Se volvió a dejar patente que la señora Ayuso es capaz de entrar en el cuerpo a cuerpo con su oponente político o con cualquiera que tenga una dificultad, que es objeto de mofa. Vimos cómo se metió con los taxistas, agravió a los sanitarios y a los vecinos que defienden los centros de salud. Tiene un desprecio, un insulto o una mofa para colectivo que está pasando alguna dificultad.

No lo podemos tolerar que la Asamblea sea una cámara de resonancia de insultos y de agravios personalesMónica García, líder de Más Madrid.

Durante el debate Ayuso también vino a decir que usted se inventaba el taxista con el que había hablado.

Acabo de venir en taxi y el taxista, al irnos, nos ha dicho ‘gracias por defendernos’. No es una defensa de un colectivo solamente en términos electorales. Se hace por unos principios y valores, porque Ayuso ha conseguido ‘uberizar’ el servicio público del taxi, tiene a 25.000 taxistas a los que ha dificultado más la vida y las únicas palabras que tuvo para ellos fueron de risa, de ironía, de mofarse. También tuvo frases muy desafortunadas para los vecinos que han perdido sus casas en San Fernando, con los sanitarios, las mujeres... No dejó títere con cabeza. Es intolerable que la gran presentación de una presidenta sea mofarse de los madrileños. Ella nos dice siempre que no gestiona sentimientos. Hombre, no te digo gestionar sentimientos, pero ponerse de vez en cuando en la piel de alguien que lo está pasando mal siendo tú presidenta, tiene que ser lo mínimo que podría hacer.

Un sector que también lo está pasando mal es el sanitario, usted lo conoce bien, es médica, ¿qué le pasa a la Sanidad madrileña?

Le pasa que quieren desguazarla y que han aprovechado la pandemia para seguir desguazándola. Que el Gobierno no confía en el poder de bienestar y de justicia social que le confiere la Sanidad a nuestra sociedad. A nosotros nos parece un eje fundamental. A ellos les gusta el modelo de Holanda, basado en seguros privados, o el de EEUU, donde el 65% de las familias que entran en bancarrota entran por problemas de salud. Son bastante explícitos a la hora de mostrar que no les gusta que los ciudadanos tengan acceso a una Sanidad si no es pasando por caja. Ayuso nos da dos modelos muy claros: en efectivo o con tarjeta. ¿Quieres salud? En efectivo o con tarjeta. Hay otro modelo alternativo, que es el que nosotros proponemos, que es público, de calidad y universal.

Mónica García, líder de Más Madrid. (Photo: PATRICIA DONOHOE / EL HUFFPOST)
Mónica García, líder de Más Madrid. (Photo: PATRICIA DONOHOE / EL HUFFPOST)

Mónica García, líder de Más Madrid. (Photo: PATRICIA DONOHOE / EL HUFFPOST)

Ellos no lo ocultan. Cuando pides cita en el médico de cabecera, hay centros de salud donde directamente no te dan cita. Otros dan 9 días. Otros 14. Cuando tienes que hacer una prueba diagnóstica, no te dan cita en meses. Esto es poner un muro en el acceso a nuestro sistema sanitario. La gente tiene dos opciones: o esperar o pagar.

¿Cómo se arregla el problema de las listas de espera? La presidenta dijo que Madrid es la segunda comunidad con menos lista de espera. 

Bueno, esto no es verdad. Las listas de espera en la Comunidad de Madrid siempre han sido objeto, no tanto de preocupación, sino de batalla electoral y titulares huecos y mentiras flagrantes. Que en Madrid se hacen trampas con las listas de esperas quirúrgicas, eso lo sabemos todos los que trabajamos en un servicio quirúrgico. Hay otras que no se pueden falsear, que son las de espera a prueba diagnóstica o a especialista. En esas tenemos a 800.000 personas esperando. Más de la mitad espera más de tres meses. Esto es un drama. Significa que no tenemos acceso a un médico o a solventar nuestros problemas de salud. Creo que no hay nada que pueda desesperar más a alguien que tener un problema de salud y no poder solucionarlo. Es un Gobierno que juega con este sufrimiento y con la desesperación. Están jugando con la salud de la gente, que está empezando a ver este deterioro. De hecho, en todas las encuestas aparece como uno de los principales problemas.

Que en Madrid se hacen trampas con las listas de esperas quirúrgicas, eso lo sabemos todos los que trabajamos en un servicio quirúrgicoMónica García, líder de Más Madrid.

¿Por qué dice que hace trampas en las listas de espera quirúrgicas?

Porque no refleja la realidad. Yo he estado en una consulta de anestesia en la que hay pacientes que vienen a mi consulta que llevan esperando muchísimo tiempo. Estamos viendo cómo llegamos a tumores muchísimo más tarde. Cómo hay gente que, desde que tienes el problema, hasta que te hacen el diagnóstico, hasta que te ve el especialista y pasas por el anestesista y te operan, pasan unos tiempos inasumibles y que no son los que salen en las cuentas.

¿Se cree que el Gobierno madrileño vaya a reabrir los Servicios de Urgencias de Atención Primaria? Ayuso anunció que sería en octubre.

Es que esto ya lo hemos oído muchas veces. Y además parece que van a inaugurar una cosa que han cerrado ellos mismos. Seguramente cuando los abran, no sabemos en qué condiciones, porque en junio nos dijeron que iban a reabrir los 37, o 7, o 17; cada día nos dan una cifra. La realidad es que llevan 900 días cerrados. En el debate nos dijeron que ya nos frustraríamos cuando los viéramos abiertos. Como si fuera que a nosotros nos gusta que estén cerrados para poder desprestigiar al Gobierno. No, los que están frustrados son los madrileños que tienen que ir a una urgencia absolutamente saturada, la de los hospitales, y que no tienen su punto más cercano de acceso a urgencias que lo tenían abierto hace dos años. Todavía no sabemos las causas de por qué siguen cerrados después de dos años.

No confiamos nada ni confiamos en que los vayan a abrir para un buen servicio ciudadano, los abrirán en clave electoral. Incluso me atrevo a decir que tendrán el valor de hacer alguna inauguración o algún anuncio. Esto es la caricia después de la patada a las que nos tiene acostumbradas la señora Ayuso, por lo menos en el sector sanitario.

¿Está a favor de retirar el uso obligatorio de mascarillas en el transporte público?

Creo que aquí tenemos que hacer un buen balance. Es verdad que ahora viene la época de gripe, no sólo la pandemia. Si fuéramos de dar medidas claras, de acompañar a la ciencia, podría valorarse quitar en determinados momentos la mascarilla, ponerla en determinados momentos. Y que la gente confiara que eso se hace por algo. Creo que hemos perdido la oportunidad de que la gente confíe en que las medidas en la Comunidad de Madrid se toman por el bien de la gente y para evitar males mayores. Yo me dejaría aconsejar por expertos. Hay servicios de epidemiología y salud pública que saben las medidas que hay que poner en cada momento. En Madrid tuvimos una directora general que tuvo que dimitir porque las medidas no se adecuaban a la evidencia científica y al sentido común científico.

Se ha hecho de la vivienda un activo especulativo. Los gobiernos del PP ejercen más de inmobiliaria que de GobiernoMónica García, líder de Más Madrid.

Este viernes se han cumplido 912 días desde que se aprobó el protocolo que impedía trasladar a los residentes más vulnerables a los hospitales. ¿Cuándo se va a dar respuesta a los familiares de los residentes fallecidos?

No sólo cuándo se va a dar una respuesta, que no se les ha dado, sino cuándo se va a investigar cómo el tipo de modelo residencial para mayores que ha impuesto el PP influyó en la alta mortalidad y en las consecuencias dramáticas que tuvo el modelo de residencias en la pandemia. Ante semejante drama, la Comunidad no ha querido investigar ni qué se pudo hacer mal, como los protocolos de la vergüenza, ni cómo se puede mejorar ese modelo para que no ocurra eso. Ayer escuchábamos a un señor usuario de las residencias diciendo que no se puede ni comer la comida de lo asquerosa que está. Ese maltrato sistemático a nuestros mayores es de los ejes de injusticia más grande que puede haber en nuestra sociedad y de los ataques a nuestro estado de bienestar y de cuidados. Ayuso no sólo no ha tenido la deferencia de reunirse con los familiares ni de poner una comisión de investigación, a la que llamó ‘cacería política’, sino que no ha sido capaz de mostrar ni un ápice de rubor ni de compasión con toda esa gente. Yo creo que esto caracteriza muy bien cuál es la catadura humana y moral de la presidenta y del Gobierno de la Comunidad. Es bastante ejemplarizante.

¿Cree que Ayuso es una negacionista del cambio climático?

Sí, claramente. Un Gobierno puede ser negacionista por dos motivos: por ignorancia o por incompetencia. Ante un reto que hay que afrontar, como no tiene ningún tipo de solución para ese reto o la solución pone en jaque un modelo económico al que protegen por encima de la salud del resto de los madrileños, prefiere negarlo. No pongo ninguna medida para atajar el cambio climático y la transición energética, ecológica y todas las crisis que se nos vienen encima, con lo cual es mucho más sencillo negarlo. Es un negacionismo interesado y cínico que nos lleva a que en el debate no fue capaz ni una sola medida con respecto a la crisis energética, sólo medidas abstractas respecto a la emergencia climática. Es más, llegó a decir que era una imposición de la izquierda, que queríamos imponer una crisis climática. El problema del PP es que no hace ‘match’ con el siglo XXI. El 80% de la gente está preocupada por el cambio climático, según las encuestas. El 80% de la gente menos el Gobierno de Madrid, que considera que es normal, que hay que ponerse el ventilador, etc. Es un boicot al futuro, insisto, y no es capaz de entender el siglo en el que vive y que tiene un Gobierno que algo podrá hacer por paliar los efectos de la emergencia climática.

Si usted fuera presidenta, ¿qué haría?

Lo primero, no podemos olvidar de dónde venimos: de un PP que le puso un impuesto al sol. Hay que hablar de cómo se atajan las consecuencias del cambio climático y eso tiene que ver con adaptar las ciudades, adaptar aulas, los hospitales, los servicios públicos a esas olas de calor que van a ser más frecuentes e intensas. Hemos propuesto refugios climáticos, aclimatar la ciudad con sombras y reverdecimiento. Hemos propuesto una Oficina del Calor, de la que se mofó Ayuso, pero es una idea que han hecho en Atenas para adaptar la ciudad a las olas de calor. Y cómo hacemos esa transición energética que antes era importante y ahora es urgente. Eso tiene que ver con cómo somos soberanos energéticamente y cómo hacemos del autoconsumo una realidad.

Mónica García, líder de Más Madrid. (Photo: SERGI GONZÁLEZ / EL HUFFPOST)
Mónica García, líder de Más Madrid. (Photo: SERGI GONZÁLEZ / EL HUFFPOST)

Mónica García, líder de Más Madrid. (Photo: SERGI GONZÁLEZ / EL HUFFPOST)

Nosotros hemos propuesto llenar los colegios de placas solares que haga una comunidad energética para que a través de ellos, dar energía al resto del barrio. Hemos propuesto que el Metro se autoabastezca con placas solares a través de sus depósitos y que se facilite a los vecinos a tener ese autoabastecimiento. Y un polo de automoción en el que se haga todo el espectro que tiene que ver con la electrificación de los coches. Todo eso influye, no sólo en el ahorro energético sino en la transición energética. Ellos no lo entienden y creen que hay que abordar la crisis energética pero que no tiene nada que ver con lo que está haciendo Europa ni con lo que tenemos que hacer con el planeta. Van en contra del sentido común, en contra de Europa y pretenden aislar a Madrid del resto de Europa, de las comunidades y del sentido común.

¿Por qué alguien que vive en Toledo, a 70 kilómetros de Madrid, paga tres veces menos por una vivienda que los madrileños?

Porque se ha hecho de la vivienda un activo especulativo. Los gobiernos del PP ejercen más de inmobiliaria que de Gobierno. Tenemos el metro cuadrado más caro, la vivienda de política social más rancia y Ayuso considera que topar los precios y facilitar la vida a los jóvenes es intervenir. Nosotros decimos que es al revés. Ustedes están interviniendo el mercado de la vivienda para que se forren unos pocos y dificultarle la vida a la gente. Se puede intervenir el mercado de la vivienda dejándoselo al mercado especulativo. Eso es lo que ha hecho la Comunidad de Madrid, en favor de los fondos buitres, de las grandes inmobiliarias y en contra de los vecinos. Según Foessa, tenemos 400.000 familias que después de pagar la vivienda se quedan en pobreza extrema. Es uno de los principales indicadores por el cual una familia entra en exclusión social.

Sólo hay una salida al alquiler, que es regular los precios para intentar poner fin a esta locura. Y no pasa nada, no es ninguna medida soviéticaMónica García, líder de Más Madrid.

Usted le susurró en secreto a Ayuso que controlase los precios del alquiler. Se lo pregunté este miércoles al portavoz del PSOE, Juan Lobato, y respondió que no creía que esa medida fuera eficaz. ¿Por qué usted sí lo cree?

Porque es la única medida que es eficaz. Es más, en las ayudas al alquiler del Gobierno central pasa lo mismo que con las ayudas a los hidrocarburos o las ayudas directas. O topas los precios, o al final le estás haciendo un bizum a las inmobiliarias.

¿Le parece suficiente entonces?

Ahora mismo, tal y como está la vivienda en la Comunidad de Madrid, sólo hay una salida que es regular los precios para intentar poner fin a esta locura. Y no pasa nada, no es ninguna medida soviética o comunista. Se han topado los precios de las mascarillas, de los test, de los alimentos básicos. Yo creo que Europa está pensando también en cómo hacer esto. Se hace en Alemania, se hace en Viena... Porque, una de dos, o lo consideras un derecho, como dice la Constitución, o un bien especulativo. Las consecuencias de que sea un bien especulativo es que no tenemos acceso a la vivienda.

Estamos en año electoral. En las últimas elecciones, ustedes lograron superar al PSOE y ser segunda fuerza de la Cámara. ¿Dónde está el límite de Más Madrid?

Humildemente he de decir que ahora mismo no tenemos techo. Porque hemos dado en dos teclas fundamentales. Una, estamos reconciliando a la gente con la política. Hablamos de política a través de la realidad de la gente, de lo que le quita el sueño por la mañana y de las dificultades reales. La gente agradece que se hable de política y se hable de sus cosas. Y otra, que tiene que ver con el concepto que debería ser universal en la política que es que estamos para transformar la realidad a mejor, para defender el derecho al buen vivir, al tiempo, a la alegría, a que no sólo en el centro de Madrid se piense en cómo reducir la contaminación. Como hablamos de cosas reales, ahora mismo hay un déficit de política que habla de cosas reales.

Mónica García, líder de Más Madrid. (Photo: SERGI GONZÁLEZ / EL HUFFPOST)
Mónica García, líder de Más Madrid. (Photo: SERGI GONZÁLEZ / EL HUFFPOST)

Mónica García, líder de Más Madrid. (Photo: SERGI GONZÁLEZ / EL HUFFPOST)

En este sentido, desde Más Madrid somos capaces de trabajar minuciosamente en cada barrio y municipio, y tejer una red con la gente que hace la política más importante: la del barrio, de las AMPAS, de las asociaciones de vecinos... Mezclarnos con las iniciativas de la gente corriente es una red insuperable. Eso hace que tengas tus réditos electorales. Más que pensar en réditos electorales para luego hacer con tu política lo que crees que tienes que hacer.

Sin embargo, hay una sensación extendida, que se traslada a las encuestas, de que es prácticamente imposible ganar a Ayuso, que va a ganar sí o sí, incluso puede que con mayoría absoluta.

Después de la Segunda Guerra Mundial decían, seamos realistas, luchemos por lo imposible. Yo creo que no es imposible. Es difícil, vale. Tenemos un PP que está dopado de 27 años de Gobierno y de jugar siempre con las expectativas y prometer anhelos que encajan con los que tiene la gente pero que luego son incumplidos sistemáticamente. También están dopados de una ola reaccionaria que ahora mismo está pinchándose, pero en la que Ayuso surfea como la que más. Nosotros vamos de manera humilde y sencilla, pasito a pasito, ganándonos la confianza de para qué sirve la política, que sólo puede servir para los problemas de la gente, no sólo para ti. En el debate le decía que si un Gobierno es incapaz de ponerse en la piel de la gente y sólo eres capaz de ponerte en la piel de Isabel Díaz Ayuso, eres un Gobierno ególatra y narcisista. Creo que estamos cansados de titulares huecos y confrontaciones estériles. Vale, Ayuso sobrevive siempre a base de excentricidades. Creo que las excentricidades han pasado.

Ganar a Ayuso es difícil, vale, pero no es imposibleMónica García, líder de Más Madrid.

Algo hará mal la izquierda, porque desde las elecciones de 1991 que no gana en Madrid. 

Sí, hay un rosario de cosas que ha hecho mal la izquierda. Durante mucho tiempo, la izquierda no ha sabido conectar con los problemas reales de la gente y se ha metido en ese marco de política abstracta. Por eso desde Más Madrid hemos sabido mínimamente reconciliar y defender los intereses de Madrid. Nosotros trabajamos por y para Madrid. Suena raro, porque parece ser que Madrid siempre es una palanca para hacer política nacional e intercambiar Madrid por otros cromos políticos, y una de las cosas que sí que defendemos es que sólo nos preocupan los intereses de los madrileños. ¿Los demás? Cada uno hará su juego y considerará Madrid una ficha más. Para nosotros no, para nosotros es la única ficha.

Hay cuatro palabras que se repiten con cada elección en los últimos años que son “unidad de la izquierda”. Perdone que insista con Lobato, pero me dijo que le gustaría que ustedes y Podemos se unieran porque parten del mismo núcleo. ¿Contemplan algún tipo de alianza para sumar más?

Nosotros siempre hemos defendido una cosa, que colaboramos y dialogamos. Nunca habréis escuchado una sola crítica a nadie que ocupe ningún espacio que tenga un átomo de progreso y de avance y que esté fijado en defender el lobby del bien común por encima de cualquier otro lobby. Por eso confiamos en la marca de Más Madrid. Hay un histórico en el cual, no es que no haya habido unidad de la izquierda, sino que ha habido palos en las ruedas desde los diferentes grupos progresistas. Yo creo que eso ya no existe y lo vimos en las últimas elecciones. Pero de darnos con el remo en la cabeza a tener que remar todos con un solo remo, creo que hay diferencias. Creo que cada uno puede tener su remo y remar en la misma dirección.

Mónica García, líder de Más Madrid. (Photo: PATRICIA DONOHOE / EL HUFFPOST)
Mónica García, líder de Más Madrid. (Photo: PATRICIA DONOHOE / EL HUFFPOST)

Mónica García, líder de Más Madrid. (Photo: PATRICIA DONOHOE / EL HUFFPOST)

Eso es lo que tenemos que hacer porque tenemos un objetivo común y no lo podemos perder. Tenemos que dejar de mirarnos al ombligo, de hablar de nosotros, porque eso no le interesa a nadie. Lo que interesa es que estemos en la misma barca remando al mismo sitio, que es que Ayuso salga de la Puerta del Sol lo antes posible. En ese sentido, máxima colaboración, respeto e independencia de cada uno. Es tan importante el foco que no nos podemos desenfocar. Algunas veces creo que los grupos progresistas han desenfocado cuál es verdaderamente su objetivo.

En ese sentido, ¿cómo va a remar con Yolanda Díaz y Sumar? ¿Qué relación va a tener con su proyecto político?

Yo tengo una relación muy buena y no solamente la respeto sino que creo que es una de las ministras que mejor trabajo ha hecho aterrizando la política a los problemas reales de los trabajadores. Pero nosotros estamos centrados en Madrid. La mayor aportación que podemos hacer al espacio progresista es consolidarnos como alternativa a Ayuso. Demostrar que Madrid no sólo es lo malo conocido sino que hay mucho por conocer, que hay una materia prima que es el talento de Madrid que tiene un tapón, que es el PP, que lo ha convertido en una suerte de red clientelar y de región para unos pocos. Vamos a seguir en Madrid y concentrarnos en Madrid. Pensamos en el 28 de mayo. Después, ya veremos. Hasta ese momento, somos Más Madrid.

Sobre la unidad de la izquierda: "De darnos con el remo en la cabeza a tener que remar todos con un solo remo, creo que hay diferencias. Creo que cada uno puede tener su remo y remar en la misma dirección"Mónica García, líder de Más Madrid.

Si usted es presidenta, ¿mantendrá la Oficina del Español?

[Ríe] ¿Quieres decir si mantendremos chiringuitos? No. La Oficina del Español ha sido una broma de malísimo gusto para los madrileños que ha mostrado, además de manera bastante obscena, cuál es la definición que debía poner la RAE de lo que es un chiringuito. Debería poner: RAE, chiringuito, Oficina del Español. Ya ha habido chiringuitos con Abascal, tenemos esta red clientelar de empresas que están alrededor del PP y que salen en la Gürtel, en la Púnica... Hay que tomarse en serio los gobiernos y dejar de usarlos como un cortijo tuyo en el que le regalas parte del cortijo a un amigo porque te debe un favor. Lo que tengo claro es que no echaremos de menos al señor Cantó y él seguirá haciendo lo que hacía en la Oficina del Español: insultar y deshumanizar a los adversarios políticos con las peores herramientas políticas que puede haber.

¿Habría decretado usted días de luto por Isabel II?

Creo que es una excentricidad más y, sinceramente, creo que se puede ser respetuoso con la oficialidad sin tener que dar la nota constantemente en cualquiera de las noticias que surgen. Al final consigue una cosa, que se hable de lo accesorio mientras no se habla de lo importante. Más allá del luto o no luto, nos vamos a enfrentar a un invierno muy complicado para el que la señora Ayuso no tiene ni una sola medida. No es el momento, ni de excentricidades, ni de mofas ni de hacer de la política un circo constante.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TE PUEDE INTERESAR