Un médico explica por qué Carlos III no debería llevar anillos

·2 min de lectura
El rey Carlos III en la Gran Sala de Westminster (Photo: via Associated Press)
El rey Carlos III en la Gran Sala de Westminster (Photo: via Associated Press)

El rey Carlos III en la Gran Sala de Westminster (Photo: via Associated Press)

Carlos III es uno de los nombres propios del momento. Tras la muerte a los 96 años de la reina Isabel II los focos de todo el mundo están puestos en su hijo mayor, que llega al trono a los 73 años.

Se ha hablado mucho de sus manías, de sus salidas de tono en sus últimas apariciones públicas y ahora también de sus manos. Cuando el monarca aparece en televisión suele tener las manos hinchadas y de color rojo, algo que ha dado que hablar en los medios y en la opinión pública.

Ahora, un reumatólogo ha explicado en Más Vale Tarde qué le pasa en las manos a Carlos III después de que en sus últimas apariciones haya salido con los dedos hinchados y de color rojo.

Ha explicado el experto que una de las consultas más frecuentes en su ámbito es la de los dedos hinchados, lo que se conoce como “dactilitis”. “Es verdad que esos dedos tumefactos pueden ser por muchas causas”, ha señalado Jesús Sanz, del Hospital Puerta de Hierro.

“La artritis, afectación de tendones y articulaciones produce en ese engrosamiento difuso en una artritis soriásica o podemos tener una forma precoz de una esclerodermia, que afecta a la piel. Hay formas de artritis de la edad un poco más tardía, artritis asociada a este tipo de gente mayor que tiene cáncer, pero no es el caso pero con tanta evolución eso parece razonablemente descartado”, ha explicado.

Pero ahí no queda la cosa: puede ser alguna patología de algo relacionado con los riñones, por algo hepático o por algo cardíaco. Incluso por un problema de circulación de la linfa.

“El diagnóstico diferencial de estos cuadros es muy amplio y desde luego con una sola imagen no se atreve a decir qué puede ser. En este caso está claro que embarazo no es”, ha proseguido.

Cristina Pardo ha querido saber si esto puede significar que tiene algo grave o si simplemente es que tiene los dedos así. “Puede no significar nada. Es raro que tenga uno los dedos de ese tipo sin que haya un pequeño trastorno, cuando menos en el linaje linfático o una cierta insuficiencia venosa sin que eso tenga que repercutir gravemente en su salud”, ha explicado el experto.

Sanz ha contado que hay personas con trabajos manuales o del campo que suelen tener los dedos castigados pero no sabe si el caso.

Para terminar, ha señalado que no se recomienda llevar anillos: ”Cuando tenemos estos dedos hinchados, dedos con dactilitis, desde luego lo que no se recomienda es anillos porque en muchas ocasiones tienen que ir a urgencias porque se produce una isquemia digital importante y eso luego necesita de herramientas duras para cortar el anillo y sacarlo porque no puede sacar con los trucos habituales”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR