Máxima de Holanda y Stéphanie de Luxemburgo: dos vestidos, dos anécdotas

En el segundo día de su visita oficial a Luxemburgo, el rey Guillermo y la reina Máxima han acudido a un concierto en la Filarmónica del Gran Ducado en compañía de sus anfitriones, los grandes duques Henri y María Teresa de Luxemburgo, y sus futuros herederos. Las comparaciones entre las grandes damas no se han hecho esperar. Ambas comparten sus raíces latinas, una gran complicidad y un vestidor repleto de estilismos lady a todo color. Sin embargo, esta vez el duelo de estilo ha recaído en la Reina de los Países Bajos y la princesa Stéphanie, nuera de María Teresa. Ambas han acaparado toda la atención eligiendo unos vestidos de grandes diseñadores que escondían tras de sí curiosas historias.

VER GALERÍA

No hay color con el que Máxima de Holanda no se atreva ni corte o silueta que se le resista. Acorde con el protocolo, la Reina recupera uno de sus mejores looks gracias a un vestido largo con inconfundible sello Valentino que estrenó en febrero del año pasado para recibir al presidente alemán y a su mujer en el Palacio Real. Su icónico tono rojo y un corte capa que recuerda a los años dorados de Hollywood, nos trae a la memoria uno de los estilismos más comentados de doña Letizia con el que, precisamente, acudió al 50º cumpleaños de Guillermo de Holanda el año pasado.

VER GALERÍA

Si la reina Letizia 'reinventó' las dos pulseras gemelas de de Cartier que pertenecieron a la reina Victoria Eugenia, dando una nueva vida a sus joyas de pasar, Máxima de Holanda roba el protagonismo a su vestido con un collar que se parece al modelo Tutti Frutti que el joyero Cartier diseñó para Daisy Fellowes. Una joya de piedras preciosas que el rey Guillermo le compró en una subasta de Christie´s hace más de una década, por un precio aproximado de 30.000 €. Completa su look con sus famosos pendientes de esmeraldas y brillantes en forma de lágrima, un clutch de raso y unas sandalias de tiras metalizadas.

VER GALERÍA

Los Grandes Duques de Luxemburgo confiaron a sus herederos, los príncipes Guillermo y Stéphanie, el cariñoso recibimiento de los reyes de Holanda a pie de escalerilla en el aeropuerto de Findel. Parece que la Reina no sólo ha confiado a su nuera una posición cada día más relevante en las actividades oficiales de Palacio, sino que parece que también le ha prestado uno de los diseños estrella de su vestidor: ni más ni menos, que un Alta Costura de Elie Saab con el que la princesa sigue los pasos de Beatrice Borromeo al 'tomar prestado' un vestido de su suegra.

VER GALERÍA

Como podemos comprobar en esta imagen de hace más de 10 años, la gran duquesa María Teresa lo llevó el 23 de junio de 2005 para la celebración del Día Nacional en el Gran Palacio Ducal de Luxemburgo. La princesa Stéphanie, que cumplió 34 años en el mes de febrero y tiene un carácter discreto que se aleja mucho de las nuevas princesas europeas, consigue adaptarlo a su personalidad. Se trata de un diseño que se vio en la pasarela Couture de París para la temporada primavera-verano 2004. Tiene un delicado estampado floral en tonos empolvados y ha sufrido modificaciones con respecto al original, tanto en el escote como en una amplia abertura de la falda.

maxima_1z
reina_letizia_1z