Luna: la NASA anuncia hoy un nuevo descubrimiento sobre el espacio profundo

LA NACION
·2 min de lectura
El hallazgo es resultado del Observatorio Estratosférico de Astronomía Infrarroja
Fuente: Archivo

CABO CAÑAVERAL (AP).- La NASA anunciará hoy, en una videoconferencia, un nuevo descubrimiento sobre la Luna del Observatorio Estratosférico de Astronomía Infrarroja (SOFIA). La noticia fue confirmada días atrás por la agencia espacial, que además atribuyó el logro a los esfuerzos de sus investigadores por "explorar el espacio profundo".

Si bien es poca la información que se anticipó al respecto, sí se sabe que el nuevo hallazgo se debe a SOFIA, que en realidad es un avión Boeing 747 modificado con un orificio en el que se dispuso un gran telescopio de reflector acoplado, de acuerdo con lo publicado por el diario ABC.

Los vínculos nazis de la estancia alemana escondida en las sierras bonaerenses

También el observatorio aéreo más grande del mundo, SOFIA puede volar alto en la atmósfera para proporcionar a su telescopio de casi tres metros una vista clara del universo y de los objetos del sistema solar. Asimismo, al volar por encima del 99% del vapor de agua de la atmósfera, observa en longitudes de onda infrarrojas y puede detectar fenómenos imposibles de ver con luz visible, de acuerdo al comunicado emitido por la NASA al hacer el anuncio.

La movilidad del observatorio permite a los investigadores mirar desde casi cualquier lugar del mundo y concretar estudios de eventos transitoriosInvestigadores de la NASA

"La movilidad del observatorio permite a los investigadores mirar desde casi cualquier lugar del mundo y concretar estudios de eventos transitorios que a menudo tienen lugar sobre océanos, donde no hay telescopios", explicaron desde la agencia estadounidense. "Por ejemplo, los astrónomos de SOFIA estudiaron eventos similares a eclipses de Plutón, la luna Titán de Saturno y el objeto MU69 del cinturón de Kuiper", agregaron.

El anuncio

El nuevo descubrimiento de la NASA se comunicará horas después de que una sonda cargada con fragmentos de suelo de asteroide recogidos la semana pasada comenzara a perder muestras debido a su gran carga, que impide su cierre.

Osiris-Rex tocó brevemente la superficie del asteroide Bennu, a 320 millones de kilómetros de distancia, días atrás y así colectó mucho más material que el esperado. El contenedor de muestras al final del brazo robótico de la sonda penetró tan profundamente en la superficie del asteroide y con tal fuerza que fragmentos de roca quedaron trabados alrededor del borde de la tapa.

El requerimiento para Orisis-Rex, la primera misión de muestras de asteroide de la NASA, con un costo de más de 800 millones de dólares, es traer al menos 60 gramos de muestras. El material, rico en carbono, lleva contenido primigenio del sistema solar y podría ayudar a los científicos a entender mejor cómo se formaron los planetas y cómo se originó la vida en la Tierra.

Para seguirlo en vivo: