La incertidumbre de Abdou tras el abrazo con Luna en Ceuta

·3 min de lectura

Un equipo de RTVE ha localizado y entrevistado a Abdou, el protagonista de una de las imágenes más comentadas y compartidas del drama y el caos vivido a comienzos de la semana pasada en la frontera entre Ceuta y Marruecos que aún continúa para la mayoría de sus protagonista. Abdou y Luna, la voluntaria de la Cruz Roja que lo consoló, pusieron rostro y nombre propio a la crisis. Él fue devuelto al país marroquí y situación no ha mejorado.

La imagen del abrazo entre Luna y Abdou se ha convertido en una de las más icónicas de la crisis en Ceurta. (Foto: REUTERS/Jon Nazca)
La imagen del abrazo entre Luna y Abdou se ha convertido en una de las más icónicas de la crisis en Ceurta. (Foto: REUTERS/Jon Nazca)

Ana Jiménez, corresponsal en Rabat de RTVE, ha hablado con él de su periplo hasta la ciudad autónoma y le ha puesto en contacto con Luna, que tras su gesto de humanidad se vio acosada en redes sociales hasta el punto de cerrar su perfil. Emocionados de volver a reencontrarse a través del teléfono, casi no podían hablar. “Jamás podré olvidar su gesto”, ha dicho este joven de 27 años originario de Senegal.

Él, como la mayoría de la población, no entiende los ataques a Luna. “Ella solo hizo su trabajo. Me reconfortó, me ayudó, fue un gesto humano”, ha recalcado. Les gustaría poder volver a verse y él le ha pedido que le ayude a localizar a su hermano, a saber al menos si está vivo. Él era la razón del desconsuelo de Abdou en las imágenes. Estaba a unos pocos metros de él, inconsciente. Los servicios de emergencia intentaban reanimarle. A día de hoy sigue sin saber su paradero.

Huérfanos, como cuenta el reportaje de RTVE, se marcharon hace cinco años de Senegal en busca de un futuro mejor en Europa. Allí trabajaba de albañil pero su sueldo no bastaba para mantenerles a él, a su hermano y a su abuela, con la que vivían. Desde entonces han estado esperando la oportunidad para cruzar. Antes de la pasada semana ya lo habían intentado en varias ocasiones

Cuando recibió la noticia de la apertura de la frontera por parte de Marruecos estaba con su hermano en Tánger. Desde allí llegaron a Castillejos andando. Fueron 12 horas, ha contado a la corresponsal de RTVE. “No tenía miedo a morir”, ha reconocido. Una vez en la playa, un último esfuerzo de 20 minutos nadando. A él, como a otros miles de personas, le devolvieron en caliente. 

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Ahora se encuentra en Casablanca, en una habitación compartida, agotado, enfermo y sin noticias de su hermano. Pese a todo, no se rinde y espera poder llegar a España algún día. Solo quiere la oportunidad de “empezar una nueva vida, una vida digna".

Nicolás Castellano, corresponsal en Ceuta de la Cadena Ser, ha confirmado que lo devolvieron de vuelta a Marrueco y que “nadie lo identificó, nadie le preguntó su nombre, nadie le preguntó si era menor de edad.

EN VÍDEO | Con calma en la frontera, la tensión hispanomarroquí es ahora diplomática

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente