'Lula', un guerrero sonriente cara a la reconquista de Brasil

·9 min de lectura

Luiz Inácio 'Lula' da Silva, presidente de Brasil de 2002 a 2010, realizó una gira triunfal por Europa en noviembre. Fue una oportunidad para recoger el apoyo de la izquierda europea, de todas las tendencias, y afinar su discurso como precandidato a las elecciones presidenciales que se celebrarán en octubre de 2022. Su estrategia para desbancar a Jair Bolsonaro se basa tanto en su extraordinaria personalidad como en su capacidad para negociar con los reyes de la política.

Para José Luis Rodríguez Zapatero, exlíder socialista español, "'Lula' es un maestro en la reducción de la desigualdad". "Estoy encantado de haberte visto de nuevo, querido 'Lula', representas la esperanza para Brasil", añadió François Hollande el 17 de noviembre de 2021 para dar la bienvenida a París al expresidente brasileño.

Desde el Parlamento Europeo en Bruselas hasta Madrid, pasando por Berlín y París, 'Lula', habilitado por el Tribunal Supremo de Brasil en abril de 2021, ofreció una gira europea digna de un jefe de Estado. Discursos, conferencias, entrevistas, abrazos, sonrisas y agradecimientos puntuaron una agenda sobrecargada.

En los salones de un gran hotel parisino, al que acudió para recibir el Premio al Valor Político concedido por la revista 'Politique Internationale', el expresidente de 76 años parece tener la energía y la determinación de un treintañero, como le gusta decir cuando le preguntan por su edad.

Relajado, con traje de estadista tranquilizador

¿Es candidato en las elecciones presidenciales de 2022 para enfrentarse a Jair Bolsonaro? "Lo haré saber en febrero o marzo", responde con tranquilidad. ¿Está enfadado con la prensa por arrastrarlo por el barro? "En Brasil, hay una parte de la prensa que no trata de informar, sino de hacer que el candidato que ha elegido salga elegido. Es una industria de la mentira", responde tan tranquilo como siempre.

El antiguo obrero, que recuperó la libertad en noviembre de 2019, es también él mismo cuando declara su amor por el pueblo brasileño: "bueno, democrático, generoso, trabajador y mucho mejor que los ignorantes que lo gobiernan actualmente", o cuando defiende la vocación de Brasil de convertirse en una potencia económica y regional por el bien del planeta. La mirada es pícara, las frases bien afiladas y el encanto funciona en las decenas de empresarios, políticos y periodistas que han acudido a escucharle y verle.

Unas horas más tarde, fue recibido para el almuerzo en el Palacio del Elíseo por el presidente francés Emmanuel Macron con la pompa de la República. La interminable secuencia judicial que comenzó en 2011 y que vio a 'Lula' condenado en varios casos de corrupción, malversación de fondos públicos y obstrucción a la Justicia parece haber terminado. Para Gaspard Estrada, director del Observatorio Político de América Latina y el Caribe (Opalc) de Sciences Po, el expresidente brasileño está "de vuelta en la Champions League de los líderes internacionales".

Una estrategia electoral probada

Con esta gira, 'Lula' demostró que no es un paria a los ojos de la comunidad internacional, a diferencia de Jair Bolsonaro. Este es un elemento esencial a sus ojos para recuperar el corazón de los brasileños y construir su victoria en las elecciones de octubre de 2022.

De vuelta a Brasil, y antes de un nuevo viaje a Estados Unidos previsto para las próximas semanas, el expresidente continuará la estrategia electoral que tanto le sonrió cuando llegó a la presidencia de Brasil en 2002: hablar con todo el mundo, negociar y aglutinar a las fuerzas políticas más allá del Partido de los Trabajadores (PT), su formación, especialmente en el centro del espectro político.

"'Lula' no tiene competencia en la izquierda, pero tras el 'impeachment' de Dilma Rousseff (en 2016), el PT giró a su izquierda. En las elecciones presidenciales de 2018, su candidato eligió a un compañero de fórmula que estaba más a la izquierda que él. Pero históricamente, el PT sólo gana con una fórmula que proponga un vicepresidente que provenga de la centro-derecha", señala Oliver Stuenkel, profesor de relaciones internacionales en la Fundación Getulio Vargas de Sao Paulo.

Durante sus dos mandatos, 'Lula' tuvo como vicepresidente a un empresario evangélico, José Alencar, "que ayudó a aglutinar a ciertos sectores de la sociedad que no estaban a su favor", añade Armelle Enders, historiadora del Brasil contemporáneo en la Universidad de París-8.

El ineludible 'Centrao', la parte blanda y corrupta de la política brasileña

Para gobernar Brasil, todos los presidentes desde la vuelta a la democracia en 1985 han tenido que aliarse con multitud de pequeños partidos más bien conservadores que, en Brasilia, actúan como portavoces del Brasil "profundo", el que defiende el porte de armas, pone la Biblia por encima de todo y trabaja al servicio del agronegocio (el 23,5% del PIB y el 44% de las exportaciones de la primera economía de América Latina en 2018, según datos oficiales).

Divididas en una multitud de siglas (25 partidos tienen miembros elegidos en el Congreso) y llamadas por los brasileños 'Centrao' ("gran centro") estas formaciones hacen la lluvia y el buen tiempo. "No se puede gobernar Brasil sin el 'Centrao', sus miembros siempre estarán en el Gobierno y no les importa quién gane las elecciones. "Es una peculiaridad del sistema político brasileño", dice Oliver Stuenkel.

Por ello, es probable que 'Lula' quiera "volver a los tiempos felices de su presidencia y acabar con la polarización política", volviendo al "lulismo", sinónimo de "conciliación, aceptación de las realidades de la vida política brasileña, es decir, la política del trueque, cuando se intercambia el apoyo por beneficios materiales, al margen de cualquier ideología política", según Armelle Enders.

"En la izquierda también se le ha reprochado que tenga vínculos personales con muchas personalidades de la derecha o del centro que se consideran poco atractivas", añade la historiadora. Pero en 2022 es probable que este mismo partido de izquierda no sea tan quisquilloso, ya que lo que está en juego en la elección es nada menos que sacar al capitán Jair Bolsonaro de la Presidencia para siempre.

¿Volver a conectar con el Ejército?

Otro de los retos del gran conciliador es reconectar con la institución militar, muy popular entre los brasileños y que se volcó con Jair Bolsonaro tras su victoria en 2018. "Lula intentó iniciar un diálogo con la jerarquía militar a través de su ex Ministro de Defensa, Nelson Jobim, pero aparentemente sin éxito. La creación de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación por parte de Dilma Rousseff en 2014 ha creado una ruptura entre el PT y el Ejército, lo que restringe el diálogo con la institución o la policía militar", explica Oliver Stuenkel.

En París, 'Lula' se mostró inusualmente poco complaciente con esta cuestión. "El papel de las fuerzas armadas brasileñas está muy bien definido por la Constitución: defienden la soberanía de nuestro país. (...) Están al servicio de la sociedad civil. Eso es lo que dice nuestra Constitución. En la actualidad, hay 8.000 militares en puestos de responsabilidad y confianza civil. Tendrán que irse y los sustituiremos por gente no militar. No hay ningún problema, pero no quiero hablar de elecciones con los militares", declaró a los periodistas el 17 de noviembre.

Bajo la presidencia de Jair Bolsonaro, la imagen del Ejército se ha visto empañada por su catastrófica gestión de la crisis de Covid-19, cuando Bolsonaro confió brevemente el Ministerio de Sanidad a un militar, el general Pazuello. Además, no sería de extrañar que algunos oficiales superiores no se opusieran a las negociaciones con 'Lula', quien, durante sus dos mandatos, hizo gala de un nacionalismo infalible, especialmente cuando se trataba de la compra de armas para las fuerzas armadas.

¿Quién puede perturbar el anunciado duelo entre Bolsonaro y 'Lula'?

En un Brasil duramente golpeado por el desempleo y la crisis sanitaria, mientras el hambre ha resurgido en algunas regiones del país, 'Lula', que lidera todas las encuestas desde hace meses, quiere centrar su candidatura en la reconciliación, en la celebración de Brasil y en la tranquilidad de la población. Y, sin embargo, se trata efectivamente de un duelo ultrapolarizado entre el expresidente y Jair Bolsonaro.

Otras personalidades intentan perturbar este anunciado enfrentamiento. Podemos mencionar al juez Sergio Moro, que envió a 'Lula' a la cárcel en 2018, unos meses antes de las elecciones presidenciales, antes de convertirse en el ministro de Justicia del actual presidente brasileño. O el 'Tucán' Joao Doria, un empresario multimillonario que se convirtió en gobernador del rico estado de Sao Paulo en 2019.

Mientras que muchos brasileños están interesados en una "tercera vía" para salir de la extrema polarización política en la que está inmerso el país desde 2015, Oliver Stuenkel cree que "'Lula' espera enfrentarse a Bolsonaro en la segunda vuelta y Bolsonaro espera enfrentarse a Lula". Por eso no se están atacando realmente por el momento.

Para Armelle Enders, "a 'Lula' le va a costar mucho volver a atraer a los empresarios. En 20 años, muchas cosas han cambiado. Una nueva derecha, muy libertaria, ha cobrado fuerza. Busca una tercera vía, entre un 'Lula' demasiado izquierdista y un Bolsonaro demasiado imprevisible. Podría recurrir a la candidatura del juez Moro, que podría avergonzar a Bolsonaro.

Las incógnitas de unas elecciones decisivas

Una victoria de 'Lula', esperada por muchos brasileños y también por muchos dirigentes de Europa y América Latina, no es una conclusión inevitable. De hecho, aunque el expresidente ha sido absuelto de las condenas que le hicieron dormir durante 579 días en una prisión de Curitiba, su nombre sigue siendo sinónimo, para una parte de la opinión pública brasileña, de la corrupción de las élites políticas.

Jair Bolsonaro debe gran parte de su elección al violento rechazo que el Partido de los Trabajadores de Lula (que gobernó Brasil de forma ininterrumpida entre 2003 y 2016) provocó en diferentes sectores de la población, desde los ricos hasta algunos círculos de la clase trabajadora, así como en la prensa.

"Actualmente, Jair Bolsonaro mantiene un perfil bajo porque fue amenazado con un juicio político cuando intentó dar un golpe de Estado en septiembre. Pero no está enterrado, todo es posible", dice Armelle Enders. En caso de derrota en la segunda vuelta, el actual presidente brasileño, gran admirador de Donald Trump, no piensa dejar el poder sin luchar, sobre todo si su ganador se llama 'Lula'.

En París, a un periodista que le preguntó qué haría si era derrotado por Jair Bolsonaro en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, el viejo guerrero ensanchó los ojos antes de responder "¡entonces sólo tendré que llorar!".

*Este artículo fue adaptado de su original en francés.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente