Lukashenko dice que no devolverá por la fuerza a los migrantes

·3 min de lectura

Moscú, 26 nov (EFE).- El presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, afirmó hoy que no devolverá por la fuerza a los migrantes indocumentados que se encuentran desde hace más de tres semanas varados en la frontera bielorruso-polaca.

Lukashenko, quien visitó hoy la improvisada nave industrial que acoge desde hace once días a los casi 2.000 migrantes indocumentados que se encuentran en la frontera bielorruso-polaca, señaló que unas mil personas han sido repatriadas hasta ahora en vuelos con destino a Irak, los últimos 608 el jueves y previamente 431.

Otros dos vuelos de repatriación están previstos para hoy, según el aeropuerto de Minsk.

Según dijo, además de los casi 2.000 migrantes que se encuentran en el centro logístico, hay "entre 2.000 y 3.000 refugiados" de Oriente Medio en Bielorrusia actualmente.

"Pero quiero que ustedes sepan que en ningún caso os detendremos, ataremos vuestras manos y les pondremos en un avión para enviaros a casa si ustedes no lo desean", indicó a un grupo de migrantes con quienes conversó, según la agencia oficial bielorrusa, BELTA.

"Algunos de ustedes, creyendo en la propaganda occidental, están buscando una vida mejor allí. Probablemente, la vida sea mejor allí que en la tierra de donde vienen. Pero lo peor, según tengo entendido, es que ustedes los adultos no ven perspectivas para sus hijos en su tierra natal", señaló en su escenificada visita al centro logístico.

Añadió que ahora los migrantes, que sus propias fuerzas de seguridad trasladaron masivamente a la frontera el pasado día 8, "tienen un gran problema" al estar atrapado en Bielorrusia sin poder cruzar a Polonia.

"Estoy seguro de que esto es temporal. Nosotros, los bielorrusos y yo incluido, haremos todo lo que desean, incluso si es malo para los polacos, los letones y cualquier otra persona", dijo, en referencia no solo a los migrantes que Minsk lleva a la frontera con Polonia, sino también a las de Letonia y Lituania desde la pasada primavera.

Eso sí, dijo a los migrantes que no tiene muchas opciones, porque "comprenderán que no podemos iniciar una guerra para abrir un corredor hacia Alemania".

Lukashenko sugirió que no hará nada para detener el flujo de migrantes hacia las fronteras exteriores de la UE, al afirmar que si los migrantes quieren llegar allí, "es su voluntad".

"Pasen, vayan. Esa es toda la filosofía", señalo a los migrantes, al tiempo que aseguró que hasta 200 migrantes entran cada día en Polonia, Lituania y Letonia.

El secretario de Estado del Consejo de Seguridad, Alexandr Volfovich, Bielorrusia aseguró ayer que en lo que va de año ha detenido a 11.500 migrantes indocumentados y deportado a 5.000.

El mandatario instó a los polacos a permitir que los refugiados en Alemania, al igual que a los alemanes. "

La mayoría de la gente quiere reunirse con sus familiares. Acojan a estas personas. Es una carga pequeña para Alemania", sostuvo, según BELTA. "Pediremos insistentemente a los estados occidentales que os ayuden", añadió.

Advirtió además a Ucrania de que los refugiados de Afganistán intentarán llegar a la UE a través de ese país, que ya ha reforzado su frontera con Bielorrusia por temor a una repetición del escenario en la frontera bielorruso-polaca.

"Si no resolvemos el problema de los refugiados en Bielorrusia ahora, será de una magnitud mayor. Tenemos que resolverlo ahora, de la manera que dije", recalcó Lukashenko.

"Si no quiere tomar una decisión, dígame, resolveremos este problema sin usted", añadió dirigiéndose a la UE, que le acusa de instrumentalizar a los migrantes para librar una "guerra híbrida" contra los Veintisiete, a fin de desestabilizar el bloque comunitario.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente