Lukashenko acusa a la Unión Europea de pasividad ante la crisis migratoria

·4 min de lectura

El presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko ha acusado a la Unión Europea (UE) de pasividad ante la crisis migratoria en la frontera bielorruso-polaca e insistió en que Alemania debe acoger a los cerca de 2.000 migrantes que desde hace más dos semanas se encuentran allí varados.

“Estoy esperando que la UE conteste sobre los 2.000 refugiados”, dijo el mandatario en una reunión con sus hombres fuertes en la región fronteriza de Grodno, según la agencia oficial BELTA.

Agregó que la canciller alemana, Angela Merkel, con quien ha hablado por teléfono en dos ocasiones desde el comienzo de la crisis migratoria, “prometió que este problema se abordaría en la UE”.

“Ni siquiera lo estudia. Incluso lo que ella (Merkel) me prometió: personas de contacto, no se ponen en contacto”, dijo el presidente bielorruso, que reveló que cuando su ministro de Exteriores, Vladímir Makéi, llama por teléfono a esas personas le contestan que están de “viaje”.

“Si Alemania no se los lleva (a los migrantes), nosotros mismos nos encargaremos de esta gente. ¿Qué podemos hacer? No podemos hacer nada. Pero debemos exigir a los alemanes que los acojan”, insistió Lukashenko.

Sin embargo, el Gobierno alemán rechazó de plano la demanda del presidente bielorruso, ya que no es una solución aceptable para Alemania o para la UE, según su portavoz, Steffen Seibert.

“Hemos sido muy claros en los últimos días sobre lo que vamos a hacer en lo que se refiere a la ayuda o posible contribución de la UE para resolver esta crisis creada artificialmente”, indicó a su vez el portavoz comunitario de Exteriores Peter Stano sobre los esfuerzos para facilitar la repatriación de los migrantes atrapados. Afirmó que hubo contactos “con diferentes interlocutores bielorrusos”, “a diferentes niveles”, los últimos el pasado viernes.

Mientras tanto, la Comisaria de Asuntos de Interior de la UE ha señalado en Euronews que espera que Polonia permita el acceso a las organizaciones humanitarias a la frontera. Ylva Johansson indica: “He pedido al Gobierno polaco que sea más transparente. Creo que es un verdadero problema la falta de transparencia de lo que ocurre en el lado polaco y que organizaciones como ACNUR y la OIM no puedan acceder”.

En Bielorrusia hay unos 7.000 migrantes que esperan cruzar a la UE, de los que 2.000 quiere enviar a Alemania y devolver el resto a sus países de origen, según Minsk. Lukashenko anunció ayer que se prepara un segundo vuelo de repatriación para finales de este mes, después del que organizó el Gobierno de Irak la semana pasada para más de 400 iraquíes.

Aviso a Polonia

Lukashenko aprovechó para lanzar un advertencia a Polonia, cuyas autoridades han amenazado con cortar el tránsito ferroviario con Bielorrusia.

“Permanentemente oímos amenazas de estos políticos salvajes y de los gobernantes de Polonia de que van a cerrar la frontera (...), el paso ferroviario. Lo único que puedo decir al respecto es: por favor. Si les es cómodo, cerradlo, pero antes hay que pensar qué diréis a Rusia, a China y en general a Oriente”, dijo.

La normalidad parecía absoluta hoy en el tráfico de mercancías entre los dos países, así como el ferroviario, según pudo comprobar Efe en el lado polaco.

Al mismo tiempo, el presidente bielorruso subrayó que Minsk no busca un enfrentamiento con Polonia y que “no ha enviado a nadie a propósito a través de la frontera”. “Tenemos que llegar a los polacos, a cada polaco, y demostrarles que no somos unos bárbaros. No queremos una confrontación. Tampoco la necesitamos. Porque entendemos que, si nos excedemos, será inevitable una guerra, y sería una catástrofe”, añade.

En las últimas 24 horas se registraron 346 nuevos intentos de cruzar ilegalmente la frontera polaca desde Bielorrusia, informó hoy la Guardia Fronteriza polaca.

El jefe de Estado explicó que Bielorrusia entiende perfectamente que si la situación “se pasa de rosca, la guerra será inevitable, lo que sería una catástrofe”. “No queremos ningún conflicto, pero a esta pobre gente (los migrantes) la vamos defender cuanto nos sea posible”, subrayó.

“Postureo”

El presidente bielorruso se pronunció contra eventuales visitas de representantes europeos y de organismos internacional por su escasa ayuda para la solución de la crisis migratoria.

“No tienen nada que hacer aquí, porque ocurrirá lo mismo que con estos visitantes internacionales. Vendrán de postureo”, dijo Lukashenko en alusión a los representantes de ONU y de la OMS que visitaron los últimos días a los migrantes que se encuentran en un centro logístico bielorruso en la frontera con Polonia.

Este lunes, el director de OMS para la Región de Europa, Hans Kluge, prometió asistencia médica adicional en una visita a los migrantes. “Debatiremos junto a las autoridades regionales medidas de ayuda adicionales. En primera instancia, medicamentos contra enfermedades crónicas y para la profilaxis del coronavirus”, afirmó Kluge, según BELTA.

La OMS donó ayer 120 cajas con un total 600 paquetes que contenían artículos sanitarios (toallas de papel, papel higiénico, mascarillas, dentífricos y gel antiséptica para las manos), dijo hoy la Cruz Roja de Bielorrusia.

“No nos vengan a hablar aquí de medicamentos. Tenemos suficientes medicinas. Ustedes tienen miles de millones de dólares. Paguen a estos migrantes un subsidio mínimo para que puedan costearse la asistencia médica”, subrayó Lukashenko dirigiéndose a los visitantes extranjeros.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente