Lujoso destino de verano sudamericano permanecerá cerrado

Ken Parks
·2 min de lectura

(Bloomberg) -- Uno de los principales destinos de verano de América del Sur permanecerá cerrado a los turistas extranjeros este verano.

Uruguay, hogar del lujoso balneario de playa Punta del Este, mantendrá cerradas las fronteras internacionales este verano, informó el presidente Luis Lacalle Pou el jueves por la noche. El país, que cuenta con las tasas de infección y mortalidad por covid más bajas de América del Sur, optará por proteger sus beneficios de salud pública sobre la economía, a medida que el covid-19 hace estragos en los vecinos Argentina y Brasil. Uruguay ha registrado solo 2.701 casos de virus y 53 muertes.

La decisión significará renunciar a una importante entrada de efectivo para una economía que se espera se contraiga 4,2% este año. La industria turística de Uruguay, que depende en gran medida de la temporada de verano en el hemisferio sur entre diciembre y febrero, representó el 7% del PIB en 2019, según datos del gobierno. Aproximadamente 3,2 millones de visitantes ingresaron al país desde el exterior el año pasado, de los cuales el 69% provenían de Argentina y Brasil. Los turistas gastaron casi US$1.800 millones en 2019.

Los argentinos ricos, en particular, han acudido en masa a Punta del Este durante décadas y poseen una gran cantidad de propiedades en la costa.

Sin duda, incluso si se abrieran las fronteras, la crisis económica que golpea a Argentina y la caída del real brasileño probablemente habrían mantenido a la mayoría de los visitantes de ingresos medios en sus países de origen de cualquier manera. Uruguay es un destino caro porque su moneda está muy sobrevaluada en comparación con sus vecinos, explica Ignacio Munyo, director ejecutivo del centro de estudios local Ceres.

Eso deja a hoteles y restaurantes de Uruguay en apuros, con la esperanza de que los 2,2 millones de uruguayos que gastaron US$1.200 millones en viajes internacionales el año pasado opten por vacacionar en casa en lugar de arriesgarse al covid en Europa o América del Norte. Los aproximadamente 500.000 expatriados uruguayos que visitan Uruguay cada año podrían ser otro remedio. Ciudadanos y extranjeros con residencia uruguaya todavía pueden entrar al país.

En circunstancias normales, muchos uruguayos también cruzarían fronteras para pasar sus vacaciones de verano en Argentina y Brasil, donde su dinero alcanza para mucho más, dice Munyo.

“El costo del cierre de fronteras se compensa en parte de un turismo interno que podría ser muy bueno”, afirma. “Va a ser una de las mejores temporadas de turismo interno en mucho tiempo”.

Nota Original:South America’s Posh Summer Destination to Stay Closed on Covid

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

Subscribe now to stay ahead with the most trusted business news source.

©2020 Bloomberg L.P.