Luis Rubiales vuelve a intentar vender los beneficios humanitarios de la Supercopa en Arabia Saudí

·5 min de lectura

La edición de 2022 de la Supercopa de España ha vuelto a disputarse en Arabia Saudí después de que el año pasado tuviera lugar en Andalucía debido a la pandemia del coronavirus. Es la segunda vez que el torneo se celebra en el país del Golfo Pérsico y seguirá siendo así al menos hasta 2029, fecha en la que finaliza el contrato entre la Federación Española de Fútbol y el gobierno saudí, que paga entre 30 y 40 millones de euros anuales por acoger el evento.

Al igual que sucedió hace dos años, la celebración del torneo en Arabia Saudí ha levantado mucha polémica debido a la vulneración de los derechos humanos que se comete en el país árabe y a la difícil situación de distintos colectivos como el de las mujeres o el de los homosexuales.

Luis Rubiales en ‘El Larguero’ de la Cadena SER. (Foto: Cadena SER).
Luis Rubiales en ‘El Larguero’ de la Cadena SER. (Foto: Cadena SER).

En 2020 Luis Rubiales se justificó ante las críticas vendiendo los supuestos beneficios humanitarios de disputar allí la Supercopa. “Están tratando de cambiar toda la cultura y abrir las fronteras. Esa apertura podemos bloquearla o participar y hemos decidido participar en ella”, llegó a decir en ‘El Partidazo de COPE’ obviando la cantidad de dinero que recibiría la Federación.

Todo el mundo pensó entonces y piensa ahora que el único motivo por el que la Supercopa de España se juega en Arabia Saudí es el dinero. Dos años después las críticas siguen por ello, aunque Rubiales había guardado silencio. Parecía que había aceptado que su discurso no iba a convencer a nadie, pero este 13 de enero volvió a repetirlo en ‘El Larguero’ de la Cadena SER.

Durante la entrevista con Manu Carreño, el presidente de la federación volvió a insistir en que una de las razones por las que el torneo se llevó al país de la península arábiga es ayudar al desarrollo de la mujer en el fútbol, aseguró que ya se han conseguido algunas cosas e incluso presumió de que ha sido gracias a él y a su junta directiva.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

“A nivel ético, creo que lo que estamos haciendo aquí es ayudar mucho al desarrollo de la mujer en el fútbol, que es nuestro cometido. Y el resto de cuestiones son cuestiones políticas que permanecen al margen del fútbol. Yo voy a seguir trabajando convencido de que podemos ayudar a los cambios y que esos cambios que digo ya son una realidad. Hay una liga femenina, eso es incuestionable. Las mujeres entran a los estadios, entran durante todo el año y entran sentadas en el mismo lugar que los hombres. Todo eso los primeros que lo pusimos en un contrato negro sobre blanco fuimos nosotros”, afirmó.

Un hombre y una mujer muestran su apoyo al Real Madrid durante su semifinal de la Supercopa. (Foto: AFP / Getty Images).
Un hombre y una mujer muestran su apoyo al Real Madrid durante su semifinal de la Supercopa. (Foto: AFP / Getty Images).

Por mucho que insista, su discurso sigue sin convencer. Es cierto que Arabia Saudí inició en 2015, cuando accedió al trono el rey Salman bin Abdulaziz, un lavado de imagen internacional con medidas de género impulsadas por su hijo Mohamed bin Salman, como permitir a las mujeres conducir o viajar sin pedir permiso a su wali (guardián que tiene la potestad legal para controlar sus movimientos). Sin embargo, la realidad es bien distinta como denuncia el informe 2020/21 de Amnistía Internacional.

“Las autoridades detuvieron arbitrariamente, enjuiciaron y encarcelaron a defensores y defensoras de los derechos humanos y a familiares de activistas de los derechos de las mujeres por sus actividades pacíficas y su labor por los derechos humanos, en aplicación de legislación como la Ley Antiterrorista y la Ley de Delitos Informáticos”, dice dicho informe sobre Arabia Saudí y la situación de las mujeres.

Arabia Saudí y el sportswashing

Para ese lavado de imagen Arabia Saudí también está utilizando la técnica del sportswashing, que consiste en usar el deporte para mejorar la reputación internacional de un país. Se trata de algo bastante habitual en Oriente Medio, donde ya llevan años utilizando esta técnica otros estados como Qatar (que organizará el próximo Mundial de fútbol) o Emiratos Árabes Unidos.

Arabia Saudí se sumó a esta moda en 2019, cuando acogió la Supercopa de Italia, un torneo del European Tour de Golf y varios combates de boxeo importantes, incluido el que midió a Andy Ruiz y Anthony Joshua por el título de campeón mundial de los pesos pesados.

Andy Ruiz y Anthony Joshua durante su pelea el 7 de diciembre de 2019 en Diriyah. (Foto: Andrew Couldridge / Reuters).
Andy Ruiz y Anthony Joshua durante su pelea el 7 de diciembre de 2019 en Diriyah. (Foto: Andrew Couldridge / Reuters).

Ya en 2020 llegaron la Supercopa de España y el Rally Dakar, que abandonó Sudamérica para celebrarse en el país árabe. Ese mismo año se celebraron carreras de caballos importantes y tuvo lugar la primera edición de la carrera ciclista Saudí Tour, organizada por ASO, que también se encarga del Tour de Francia.

En 2021, en plena pandemia organizaron el Extreme E, un campeonato para todoterrenos eléctricos en el que participaron pilotos de la talla de Sebastian Loeb, Jenson Button, Carlos Sainz o Laia Sanz, y además se celebró pro primera vez el Gran Premio de Arabia Saudí de Fórmula 1. No hubo Supercopa de España por la pandemia, pero sí se celebró la Maradona Cup entre el Barcelona y Boca Juniors.

El podio del primer Gran Premio de Arabia Saudí de Fórmula 1, que se disputó el 5 de diciembre. (Foto: Irwen Song / ATPImages / Getty Images).
El podio del primer Gran Premio de Arabia Saudí de Fórmula 1, que se disputó el 5 de diciembre. (Foto: Irwen Song / ATPImages / Getty Images).

Además, Arabia Saudí, como antes hicieron Qatar y Emiratos Árabes Unidos, decidió comprar un equipo de fútbol europeo. En su caso, el Newcastle United a través del fondo Public Investment Found, dirigido por Mohammad bin Salman y cuya fortuna supera los 300.000 millones de euros.

Mohammad bin Salman, príncipe heredero de Arabia Saudí y principal impulsor de las medidas para lavar la imagen internacional del país. (Foto: Royal Court of Saudi Arabia / Anadolu Agency / Getty Images).
Mohammad bin Salman, príncipe heredero de Arabia Saudí y principal impulsor de las medidas para lavar la imagen internacional del país. (Foto: Royal Court of Saudi Arabia / Anadolu Agency / Getty Images).

La apuesta por el sportswashing en Arabia Saudí es total y habrá que acostumbrarse a ver eventos deportivos en este país como ya ocurre en varios de sus vecinos.

VÍDEO | Lo nunca visto: un equipo busca fichar a un futbolista poniendo un anuncio en el servicio público de empleo

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente