La lucha contra los plásticos en los océanos marca el primer G-20 ambiental

Rosa M. Tristán

La primera ‘eco-cumbre’ del G-20, celebrada en Kaurizawa (Japón), que ha reunido este fin de semana a los ministros de Medio Ambiente y Energía de las principales potencias desarrolladas y emergentes del mundo, no ha sido fácil pero finalmente han llegado al consenso de un comunicado conjunto sobre la necesaria transición energética para cumplir con el Acuerdo de Paris, y no superar un aumento de 1,5º C de temperatura media global.

Asimismo, se ha acordado avanzar en un acuerdo sobre la basura plástica marina, y si bien no se ha decidido ningún compromiso específico, sí se ha dado el visto bueno a un plan de acción voluntario. Los 20 países representados suponen más del 80% del PIB mundial y entre ellos están los grandes productores y consumidores de plásticos.

Respecto al cambio climático, el G-20 reconoce la importancia de la transición energética y la innovación hacia energías limpias, así como la importancia de tener estrategias a largo plazo de bajas emisiones. De hecho, hace mención expresa del Acuerdo de Paris de 2016, si bien es algo que no concierne a Estados Unidos por haberse retirado del acuerdo. La inclusión de esta referencia, de hecho, fue uno de los puntos más debatidos en la cumbre.

Finalmente, en el plan marco sobre energía aprobado se reconoce el papel fundamental de las energías renovables y otras tecnologías innovadoras y hay un compromiso a impulsar medidas que las impulsen, desde el ámbito público y fomentando la inversión privada.

Una cumbre dividida en dos

Durante los debates de este G-20 ambiental, eso si, ha vuelto a quedar de manifiesto que el mundo se divide entre quienes quieren acciones urgentes contra el cambio climático y defienden una apuesta contra las emisiones de carbono y quienes apuestan por medidas menos drásticas. Desde el primer momento, la Unión Europea, China, México y otros países exigieron referencias al Acuerdo de Paris sobre límites de emisiones contaminantes, frente a quienes...

Sigue leyendo en El HuffPost