La lucha entre dos ciervos en un parque de Londres acaba con uno de los animales estampado contra un coche que seguía la trifulca

El otoño es la temporada de celo y reproducción de muchas especies animales, entre las cuales los ciervos. Por este motivo es habitual ver enfrentamientos entre machos dominantes para aparearse con las hembras en las áreas en las que se concentran muchos ejemplares.

Una de estas zonas es el Parque Richmond, ubicado en el municipio de Richmon upon Thames, al suroeste de Londres, en el que unos mil cérvidos deambulan libremente por sus más de 900 hectáreas de extensión. Se trata de una de las principales reservas naturales del Reino Unido y uno de los lugares más importantes para la conservación de la vida salvaje.

Pues bien, este fin de semana se ha producido allí una imagen que está dando mucho de lo que hablar en las redes sociales y es que la lucha territorial entre dos venados ha acabado con uno de ellos estampado contra el lateral de un coche que seguía la trifulca desde uno de los caminos que recorren el recinto.

La escena la grabó el pasado 28 de octubre Lander Esparza Zudaire, un visitante del parque que pudo inmortalizar el momento y compartirlo el mismo día en su perfil de Facebook. “Pensé que estaba a salvo manteniendo suficiente distancia…pero claramente me equivoqué”, escribió el joven junto al vídeo.

En la imagen se puede apreciar a los dos animales golpeando sus cornamentas en una pradera en la que hay centenares de animales más. Uno de ellos empuja con fuerza a su contrincante y lo hace retroceder progresivamente hasta que, en un momento dado, el oponente se da media vuelta y huye a toda velocidad admitiendo su derrota.

Hasta este punto todo normal, pero el ciervo derrotado no se dio cuenta de que estaba muy cerca de una carretera en la que había un coche parado siguiendo la pelea y, en el momento en el que arranca para alejarse del vencedor, se golpea bruscamente contra el vehículo.

Por suerte, el animal no parece hacerse daño y después del topetazo, inicia la carrera en otra dirección sin aparentes daños físicos para alejarse de la zona.