Lucero 'la Loba' Acosta aprendió MMA para huir de la violencia doméstica y ahora bate récords de taquilla

·5 min de lectura
Lucero 'la Loba' Acosta está ante la pelea más importante de su carrera en Combat Global. Un camino lleno de baches, pero que le ha convertido en uno de los rostros más famosos de la MMA. Foto: Combat Global
Lucero 'la Loba' Acosta está ante la pelea más importante de su carrera en Combate Global. Un camino lleno de baches, pero que le ha convertido en uno de los rostros más famosos de la MMA. Foto: Foto promocional Combate Global

Lucero ‘La Loba’ Acosta (Tijuana, 1994) se enfrentará a Mariel Celimen en la pelea estelar del peso mosca femenino de la velada de Combate Global del sábado 24 de septiembre. La participación de la mexicana hace que la promotora hable de este combate como “el evento programado para ser la pelea de MMA femeninas más vista de la historia”. Un objetivo al que ayudará, y mucho, el hecho de que la mexicana sea toda una sensación en Internet y las redes sociales, así como una de las ‘guapas’ dentro de la jaula. Sin embargo, ‘La Loba’ es mucho más que eso y la historia que precede a su incursión en las artes marciales mixtas la convierte en, como ella misma dice, “mucho más que una cara bonita”.

Una serie de episodios de violencia doméstica cambiaron por completo la vida de Lucero Acosta. La joven mexicana encontró en las artes marciales un refugio y, al mismo tiempo, una forma de sentirse más segura ante los peligros que la rodeaban. “Llegué a las artes marciales a través de la defensa personal porque mi vida corría peligro. Decidí aprender a defenderme porque no sabía qué me podía pasar”, cuenta a Yahoo! Deportes vía telefónica, a sólo una par de días de la pelea más importante de su carrera hasta el momento. “Estaba casada con un policía y él tenía mucho coraje porque lo denuncié. Sabía que era capaz de hacerme algo. Me negaron la orden de alejamiento porque tenía sus contactos y abogado, pero yo no tenía nadie que hablará por mí. Necesitaba saber defenderme porque me lo iba a encontrar en la calle y sabía lo que él era capaz de hacer. Fue la única opción que tuve, meterme a defensa personal”.

Gracias a ese paso, Acosta comenzó a entrenar y a sentirse una mujer distinta. Se liberó mentalmente y se preparó físicamente para lo que pudiera venir. Cada golpe era un peso que se quitaba de encima. Cada vez que acudía al gimnasio era alejarse un paso más del calvario que la perseguía. “Cuando empecé a entrenar, era como una especie de ‘desestrés’. Me sentía libre, me sentía otra persona. Tenía mucho coraje en cada golpe y hasta mis entrenadores me dijeron que tenían una pelea y que si la quería tomar”, nos relata. Y así es como Lucero entró de lleno en el mundo de las MMA y debutó como peleadora amateur.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de YouTube no disponible por tus preferencias de privacidad

Sin tener demasiada idea de dónde se estaba metiendo, casi sin darse ni cuenta, Lucero pasó de la defensa personal a las MMA. “Dije que sí, pero sin conocer los riesgos. No sabía nada y así fue como entré en el deporte”, confiesa. “Fue una experiencia muy relajante. Aunque no sabía tomar los golpes ni nada de eso, tenía mucho coraje y mucho corazón y salimos victoriosos esa noche. Me gustó la vibra y dije, ‘de aquí soy’”.

‘La Loba’ encontró su sitio dentro de la jaula e hizo honor a su sobrenombre. “Hace referencia a la agresividad con la que entré. De ahí el apodo de ‘La Loba’, la agresiva, la que entra aullando”. Un aullido que ahora resuena en los eventos de Combate Global en los que participa y que además sirve como ejemplo a muchas otras mujeres que pasan o hayan pasado por una situación similar a la suya en el pasado. Tanto que Acosta compagina su carrera profesional con una labor ‘social’ muy particular.

“Durante la pandemia, cuando los gimnasios estaban cerrados, me buscó un señor y me dijo que su hija estaba pasando por momentos difíciles. Los padres se estaban separando y la chica se sentía deprimida y quería saber si podía darla algún consejo. Le dije que la si quería la podía entrenar y poco a poco ella iba a sacar todo su estrés y sus preocupaciones. A partir de ahí empecé a entrenar a más gente, para que sintieran lo que yo sentí cuando empecé”, explica ‘La Loba’ cuando la preguntamos por su labor como entrenadora de mujeres que también han sufrido episodios de violencia doméstica o similares.

Me gusta poder ayudar a otras mujeres, igual que me ayudaron a mí cuando empecé. Me siento como en deuda. Si puedo enseñar a otros lo que me enseñaron a mí, lo voy a hacer”, confiesa una Lucero que sabe que tiene que silenciar a sus haters cada vez que entra en la jaula. Es consciente de que tiene que demostrar que no ha llegado hasta ahí por su físico o su cara bonita. “Los que dicen eso no saben la historia de ‘La Loba’, no saben todo lo que he pasado para estar donde estoy. A mí me gusta callar bocas con mis acciones”.

Eso mismo será lo que tendrá que hacer una vez más el sábado ante Mariel Celimen. “Quiero sacar todo lo que sé en el deporte, que vean todo lo que he trabajado y reflejar todo el esfuerzo. Que no piensen que sólo soy una cara bonita y que sepan que soy buena en callar bocas sin abrir la propia”, avisa.

Y es que ‘La Loba’ no tiene inconveniente alguno de liarse a golpes dentro de la jaula porque, como ella misma asegura “la vida me ha golpeado más fuerte y lo que me hagan en la cara o el cuerpo no duele tanto como la forma en la que la vida trata a las personas”. Su pasado la ha marcado y la ha convertido en la guerrera que es hoy en día. “El golpe más fuerte lo puede dar la vida. Nunca pienso en que no quiero que me lastimen. Yo estoy aquí por algo, para demostrar al mundo que tener una cara bonita no es para estar en un pedestal y no hacer nada. Quiero dejar un legado y que muchas personas digan que quieren ser y pelear como ‘La Loba’. Quiero que sepan que querer es poder”. El sábado tendrá una gran oportunidad para cumplir con todo esto.

Vídeo | Esta es Mackenzie Dern, la luchadora de MMA que llama la atención por su belleza

Otras historias que te pueden interesar: