Lucas Melcón (Malacara): “Olona es el absoluto desconocimiento de Andalucía personificado”

·8 min de lectura
Lucas Melcón, creador de 'Malacara', con las gafas de sol del 'niño corneta'. (Photo: CORTESÍA DE LUCAS MELCÓN)
Lucas Melcón, creador de 'Malacara', con las gafas de sol del 'niño corneta'. (Photo: CORTESÍA DE LUCAS MELCÓN)

Lucas Melcón, creador de 'Malacara', con las gafas de sol del 'niño corneta'. (Photo: CORTESÍA DE LUCAS MELCÓN)

A Lucas Melcón no se le conoce tanto por su nombre real como por su cuenta de Twitter, Malacara (@malacarasev), que creó en 2016 sin “ninguna pretensión” y hoy tiene más de 160.000 seguidores. Resulta difícil explicar qué es Malacara. Su biografía de Twitter sólo dice “Andalusian Quotes”, pero Malacara es mucho más. “Es una cuenta de humor, pero sobre todo es un proyecto mío, personal, de exploración fonética, cultural y creativa basada y ambientada en Andalucía, principalmente en la Andalucía occidental”, cuenta Melcón a El HuffPost.

Quizás alguien todavía está perdido. Por si sirve de aclaración, Malacara es “el de los memes del consejero de Salud andaluz”, como lo definió un compañero de la redacción de este periódico. Efectivamente, entre los miles de seguidores de Malacara también está Jesús Aguirre, consejero de Salud de Andalucía, protagonista de muchas de sus bromas y con quien Melcón ha intercambiado tuits y chistes (hasta ahora, sólo virtuales).

A pesar de la evidente distancia ideológica que nos separa, el consejero andaluz y yo podríamos echar una buena tarde

“El consejero y yo no nos conocemos personalmente, pero me encantaría, y creo que a él también”, sostiene Melcón. “A pesar de la evidente distancia ideológica que nos separa, creo que en algún momento podríamos ser amigos. Además, yo también soy de buen comer, así que creo que podríamos echar una buena tarde”, dice. 

Lucas Melcón reconoce que son más los políticos que públicamente le han contestado con “risas y ‘me gusta’” que los que se han molestado con sus mofas, aunque también los hay. “Supongo que a algunos no les hace ni puta gracia, pero no me lo dicen”, confiesa Melcón. “Solamente me bloqueó Marcos de Quinto, pero porque le dije que llevaba unos pantalones de pescarranas y le metí caña un par de días seguidos. Con el resto hay buen rollo”, insiste. 

Solamente me bloqueó Marcos de Quinto. Con el resto hay buen rollo

Tan lejos llega a veces ese buen rollo que a Melcón le “consta” que algunos políticos “piden a sus jefes de gabinete que les impriman los memes en papel, como un dosier mensual, para ver cuántos les he dedicado”, cuenta. 

“Cuando me meto con Vox o con el rey, salen orcos”

Melcón admite que su humor es “muy blanco, muy tontorrón, incluso infantil, para toda la familia”, pero eso no lo libra de los haters. Están, por un lado, los “orcos” que “salen de las cloacas”, que le atacan e insultan cuando se mete “con Vox o con el rey”. Suelen llevar “corazones verdes” y “muchas banderas de España” en su perfil en redes; Melcón cree que fueron ellos los que hace poco consiguieron que Twitter le obligara a retirar su foto de portada. Era una imagen de La creación de Adán, el fresco de Miguel Ángel de la Capilla Sixtina, pero en el montaje de Malacara, en vez de tocar a Adán “Dios estaba tocando una carta plastificada de la feria, señalando justo a la ensaladilla”. A algunos les pareció ofensiva. “Ahora lo he cambiado por una conversación mía histórica”, dice. 

También ha optado por obviar un poco más las críticas. “Mi madre alguna vez me ha visto discutir y me ha dicho que no me meta, así que intento hacerle caso”, explica Melcón.

Soy una persona con un compromiso de izquierdas y progresista. En ningún momento me he ocultado

Otras veces, más que esos “orcos” le molestan quienes le aconsejan no meterse en política o incluso se sorprenden de que lo haga. “Soy una persona con un compromiso de izquierdas y progresista. En ningún momento me he ocultado, ni he dejado de decir lo que pensaba, y sigo pensando lo mismo que hace cuatro o cinco años”, explica Melcón.

“Hay gente que me dice estos días: ‘Has cometido el error de meterte en política’. A ver, yo llevo haciendo lo mismo desde hace seis años, a lo mejor es usted el que ha llegado hace diez días”, replica. Si no, tiene una respuesta más simple y directa: “Encima que no cobro, podré decir lo que me sale de los huevos”. “Hay gente que ve Malacara casi como un servicio público, como si yo tuviera el deber de hacerles reír, pero esto es personal”, recuerda Melcón.  

“Olona es el absoluto desconocimiento de Andalucía”

La campaña electoral andaluza le ha hecho estar más activo estos días en Twitter, si cabe. Cuando se le pregunta qué frase dedicaría Malacara a los principales candidatos a las elecciones del próximo 19 de junio, Melcón responde: “Solamente se la voy a dedicar a Macarena Olona”, la candidata de Vox a la Junta. “Si, como dijo en el debate [electoral], quiere que su hijo hable andaluz como su abuela o no sé quién, que lo apunte a clases, porque de parte de su madre no va a aprender un carajo. Se nota que ella es el absoluto desconocimiento de Andalucía personificado”, lanza. 

Estos días Andalucía copa titulares en los medios por la proximidad de sus comicios, pero no es lo habitual. “Madrid sale 10 o 15 veces más que cualquier otra comunidad autónoma en la tele o en la radio. Hay una sobreinformación total sobre Madrid”, afirma Melcón. El creativo considera que “a veces a los periodistas de Madrid les cuesta disociar lo nacional de lo regional, como también le pasa a Ayuso”. Pero “oiga, Madrid es una comunidad uniprovincial”, recuerda.

Ha habido una concepción de los andaluces como catetos y flojos, que es muy hiriente y muy limitante para un pueblo

Más allá del ‘madridcentrismo’, Melcón se duele por lo que han pesado y siguen pesando los estereotipos sobre Andalucía y los andaluces dentro de España. El creador de Malacara piensa que esto ya “lo estamos trabajando”, pero aún queda. “Es como lo de Homer: ¿Reconocerlo es el primer paso? Sí. ¿Y también es el último? No”, compara.

Lucas Melcón cree que durante mucho tiempo ha funcionado una especie de sentimiento supremacista desde el norte de Despeñaperros hacia Andalucía. “En los años 80 o 90 era mucho peor, con esas series infames de Emilio Aragón, o cuando ibas por ahí y la gente intentaba imitarte”, confiesa. “Ha habido una concepción de los andaluces como catetos y flojos, que es muy hiriente y muy limitante para un pueblo. Nos han limitado, nos han usado para el trabajo precario, nos han ninguneado durante muchos años, y eso es muy cainita”, critica. “En el norte de Europa también nos ven a los españoles como flojos, vienen a tomarse aquí la sangría porque es barato. Durante muchos años, desde Madrid se nos ha visto a Andalucía como esto. ¿Qué supremacismo de mierda es ese?”, se queja Melcón.

“Hablo de mamar una Andalucía precaria y de subsistencia”

Sin dar necesariamente nombres, Malacara defiende en Twitter que “QUIEN NO HA MAMAO ANDALUSIA NO DEBE PODER GOBERNARLA”. ¿Y cómo se mama Andalucía?, ¿cómo se sufre

“Sufrir y mamar Andalucía es estarse en una sala de espera del ambulatorio una horita y media, o que el doctor no te atienda, o que los autobuses pasen cada 50 minutos, o vivir en el último piso de un edificio sin aire acondicionado y que en verano no te puedas dormir hasta las 3 de la mañana porque hace 35 grados”, responde Melcón. “Hablo de mamar una Andalucía precaria y de economía de subsistencia”, aclara. “La tipa que viene con un Porsche Panamera y dice que va a resolver los problemas de verdad de los andaluces no tiene ni puñetera idea de los problemas de los andaluces, y además viene a forrarse. Esta señora está vacilándonos en nuestra cara”, sostiene. 

Mamar Andalucía no es disfrazarse de andaluza para la feria, porque ella se lo pone como un disfraz; mamar Andalucía es patearse las calles de los barrios

“Los problemas de los andaluces no son la inmigración ilegal, el tema catalán o los menas”, recalca Melcón. “Los problemas que tenemos aquí son la sanidad, el hecho de que en verano hace mucho calor y se siguen talando los árboles, la falta de trenes, tardar cinco horas en recorrer los 200 kilómetros que separan Sevilla de la Línea de la Concepción, que se eche a la gente de sus casas, que las ciudades se conviertan en parques temáticos y que acaben perdiendo su esencia”, enumera. 

Cuenta el creativo que la gente le ha tachado incluso de “hitleriano” porque ven algo “racial” en sus críticas a Olona –alicantina que se presenta a los comicios andaluces–. “Mire usted, no es racial, Juanma Moreno [actual presidente andaluz, del PP] ha nacido en Barcelona, yo no digo que tengan que tener más o menos sangre andaluza, en absoluto. Lo que digo es que no sabe de verdad los problemas que hay en esta tierra”, dice. “Mamar Andalucía no es disfrazarse de andaluza para la feria, porque ella se lo pone como un disfraz; mamar Andalucía es patearse las calles de los barrios y ver cómo están de basura porque por ahí no pasan los servicios de limpieza”, zanja Melcón.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente