Los perros con sobrepeso suelen tener dueños con sobrepeso

Los perros con sobrepeso suelen tener dueños con sobrepeso

La famosa frase de “los perros se parece a sus dueños” puede que sea más real de lo que pensamos: un estudio reciente demuestra que los perros con sobrepeso suelen tener dueños con sobrepeso. Y que una parte muy importante de esta relación tiene que ver con la relación de los humanos con la comida.

Antes de entrar en el detalle del estudio, hay un dato importante que comentar. El estudio se ha realizado en Dinamarca, que tiene unas características culturales propias. Sin embargo, los resultados son extrapolables en gran medida.

[Te puede interesar: La gente elige perro de la misma manera que elige pareja]

Pero ¿qué resultados son estos? En esencia, que los dueños de perros que tienen sobrepeso tienden a gratificar mucho más a sus mascotas con comida que quienes tienen un peso más reducido. Y aquí el término importante es “gratificar”.

Porque en los casos en que los dueños no tienen sobrepeso, suelen emplear la comida – sobre todo en forma de snacks o “chucherías” especiales para perros – como elemento de entrenamiento. Si el animal hace lo que debe, recibe una pequeña porción de comida. Si no, sigue con su ración normal de pienso.

En cambio, quienes tienen sobrepeso tienden a gratificar, esto es, darle comida al perro como modo de demostrarle cariño. Y en muchas ocasiones ni siquiera es comida elaborada específicamente para estos animales, si no que en muchas ocasiones son restos de alimento humano. Puede ir desde un trozo de filete, las sobras del arroz o incluso el último bocado de un sandwich.

[Te puede interesar: Por qué no es buena idea darle carne cruda a tus perros y gatos]

¿Tiene esto algo de malo? La respuesta sería “depende”. Es cierto que algunos alimentos que consumimos los humanos no son especialmente sanos – ni para el perro, ni para nosotros – pero ese tipo de factores no son eran parte del estudio. El problema está en que el sobrepeso, también en mascotas, es un factor de riesgo frente a múltiples enfermedades.

Y la relación que tenga el dueño con la alimentación influye en gran medida. Si el humano entiende la comida como una forma de gratificación, lo transmitirá a su mascota.

Por último, y también es interesante comentarlo, el estudio analiza si la castración/esterilización influye en el sobrepeso del animal. Y los datos demuestran claramente que sí, que los perros castrados – especialmente los machos – muestran una mayor tendencia al sobrepeso que los que no lo están. La razón es tanto una peor regulación del apetito como una falta de “motivación” para ejercitarse. Por eso hay que tener aún más cuidado con el sobrepeso en casos de esterilización.