Los osos panda están más cerca de salvarse, y eso puede tener consecuencias nefastas

Un oso panda escondido entre la vegetación en el Centro para la Naturaleza de Wolong, en Sichuan, China Crédito: Sue Nichols, Michigan State University Center for Systems Integration and Sustainability

Parece que hay buenas noticias en el ámbito de la conservación de la naturaleza. Los osos panda (Ailuropoda melanoleuca), una de las especies más carismáticas de nuestro planeta, ha conseguido bajar un escalón de peligro. El organismo que se encarga de determinar cómo de amenazada está una especie ha decidido pasarla de amenazada (endangered) a vulnerable.

Y aunque es una buena noticia, en Biología de la Conservación las cosas no son blancas o negras – perdón por el chiste fácil. Porque es verdad que había motivos para felicitarse y pasar a los pandas a una categoría de amenaza inferior, pero tal y como se explica en un artículo reciente, las consecuencias de esta decisión pueden ser catastróficas.

Lo puede ser en dos sentidos. Yendo a lo más simple de explicar: la supervivencia y conservación de numerosas especies dependen de que se proteja al oso panda. Y existe un peligro claro y real de que estas acciones se vean perjudicadas al bajar al panda de categoría de extinción.

[Te puede interesar: ¿Por qué los pandas son blancos y negros?]

Para entenderlo, tenemos que manejar dos conceptos distintos, pero relacionados. Los osos panda se cuentan entre las especies que se conocen como “paraguas”. Para proteger a estos mamíferos hace falta recuperar al mismo tiempo a un gran número de especies, tanto de fauna como de flora, de los que dependen para tener un hábitat adecuado.

Pero también son especies “bandera”, aquellas que, por su carisma, imagen y relevancia, arrastran más simpatía y por lo tanto interés y fondos. Así que proteger al panda da al mismo tiempo excusa y fondos para salvar grandes espacios y muchas especies.

Si la cosa se quedase ahí, se podrían buscar otras soluciones. Pero es que la situación de los osos panda igual no es tan buena como podríamos pensar al enterarnos de que han bajado de categoría de amenaza. Es cierto que sus poblaciones van en aumento – muy lentamente, pero de manera sostenida – y que, a grandes rasgos, las amenazas han disminuido. La clave está en el “a grandes rasgos”.

[Te puede interesar: El curioso caso del (falso) pulgar del panda]

Porque en su artículo, los investigadores han ido al detalle. Y aquí es donde las cosas se complican. Los datos en los que se han basado las instituciones para rebajar la categoría de amenaza del oso panda dan la idea de que el entorno que necesitan estos úrsidos para sobrevivir ha mejorado, y también la situación de las distintas especies de bambú de las que dependen para alimentarse.

Que es cierto que han mejorado, pero no tanto como se pensaba. Un detalle importante en el que se han fijado los investigadores es en cómo están los parches o teselas de hábitat del panda. Y resulta que están muy fragmentados, lo que supone un verdadero peligro.

Cuando se dice que un hábitat está fragmentado nos referimos a que hay secciones que dividen el terreno total y que no son útiles para la conservación. Que dicho así igual no se entiende del todo, pero si vamos a un ejemplo es sencillo. Pensemos en un bosque: no es lo mismo que esté sin tocar a que tenga una carretera en medio. La carretera no sólo es espacio de “no-bosque”, si no que transforma el espacio en dos bosques distintos.

Y lo mismo pasa con muchas de las extensiones apropiadas para el panda. Quedan divididas por todo tipo de estructuras, desde carreteras a pueblos, campos de cultivo o zonas sin la vegetación necesaria. Así que hay que considerarlas de manera distinta.

Lo que en realidad quieren decir los investigadores, el objetivo de su estudio, es que la historia del panda empieza a parecer un éxito de la conservación. Pero que si no seguimos vigilantes puede cambiar a peor de manera muy veloz, para los osos panda, las especies que conviven con ellos y el ecosistema completo.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines