Los ojos “extra” y simples de las arañas tienen sentido

En la imagen superior se pueden observar los cuatro pares de ojos de la tarántula. Crédito: Joaquin Ortega Escobar

Si las tarántulas (Lycosa tarantula) tienen cuatro pares de ojos – sí, los tienen – por algo será. Sobre todo si son funcionales, y no órganos vestigiales que hayan perdido su valor. A fin de cuentas, estas estructuras son “caras” de producir y mantener, requieren nutrientes y mantenimiento que los animales podrían emplear en otras cosas. Resulta que cada par cumple una función en concreto, como se explica en un artículo reciente.

Bueno, en realidad en el artículo se explica para qué sirve uno de los pares, el denominado par antero-lateral – el que se sitúa en el lateral, pero cercano a la boca y al inicio de la “cabeza”. Este era el único para el que todavía no se había demostrado utilidad. Y resulta que cumple una función fundamental: mide la distancia que ha recorrido o le falta por recorrer a la tarántula.

[Te puede interesar: La personalidad de la tarántula dice si se aparea o se come al macho]

Para entender tanto el experimento como la función de cada par de ojos en la tarántula hay que saber cómo viven estos artrópodos. O más en concreto, cómo cazan. La estrategia que siguen es bastante elegante. Cada tarántula tiene un territorio de caza, y excavan una madriguera donde se comen a las presas, descansan y crían.

Pero para poder comerse una presa, primero la tienen que cazar. Para ello crean una “torreta”, una estructura elevada formada con pequeñas piedras, ramas y restos vegetales que mantienen unidas gracias a su tela. Desde esta “atalaya” observan su entorno, y cuando detectan una presa, atacan con sorprendente eficiencia.

Bien, aquí es donde entran en juego cada para de ojos. Los más reconocibles son los ojos centrales – los de mayor tamaño –, que les sirven para formar la imagen y reconocer a la presa. Gracias a ellos pueden ir hasta la presa y cazarla. Pero con esto no basta.

[Te puede interesar: Cómo consigue una araña cazar presas mucho mayores que ella]

Porque tienen que volver hasta su madriguera. Y para ello necesitan saber en qué dirección deben moverse para volver, y hasta dónde deben hacerlo. El primer factor es el más complicado, e implica dos pares de ojos. Uno fija el lugar – el par postero-lateral – y el segundo mide el ángulo al que está respecto a su cuerpo gracias a propiedades de la luz. Vaya, que los dos pares de ojos conocidos como medianos – no por el tamaño, si no por la posición, en medio de la cabeza o prosoma – triangulan la posición a la que queda la madriguera.

Y esto es lo que se sabía hasta ahora. Parecía que no hacía falta nada más, ¿no? La araña sabía su posición, la de la madriguera y en qué dirección encaminarse. El cuarto par de ojos estaba de sobra. Pero raramente en la naturaleza las cosas están realmente de sobra.

[Te puede interesar: Un encuentro con una araña del tamaño de un cachorro]

Para comprobar si los ojos antero-laterales realmente cumplían una función, los investigadores los cegaron. No permanentemente, ni de manera que dañase al animal – por mucho que las tarántulas tengan mala fama e imagen, nunca se daña a un animal en un experimento si no es absoluta e imprescindiblemente necesario. Se utilizó una pintura al agua, que no afecta al animal y que se lava con pequeño chorro.

Al hacer esto, los científicos comprobaron que la araña no llegaba a su destino. Ni hasta su presa, al menos de la misma manera, ni especialmente a su madriguera. Se quedaba corta, cerca pero no en el lugar. Si se la deja libre, deambulaba hasta dar con la localización, pero no lo conseguía a la primera.

Porque este par de ojos miden la distancia que la araña debe recorrer. Parece, por lo que demuestra el artículo, que las arañas no van recalculando sobre la marcha. Determinan dirección, ángulo y distancia antes de iniciar el movimiento y si no llegan recalculan y lo siguen intentando. Por eso necesitan cuatro pares de ojos, al menos las arañas que son cazadoras activas.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines