Los neumáticos de tu moto no te salvan la vida si te cae un rayo

Montar en moto en días de tormenta eléctrica es una mala idea. (Crédito dibujo: Minnesota Motorcycle Monthly).

El domingo pasado, 9 de junio, un motorista que conducía por la autopista interestatal 95 a la altura del condado de Volusia, en Florida, Estados Unidos, falleció tras ser alcanzado por un rayo en su casco. Era la segunda víctima mortal estadounidense, por esta causa, en todo lo que va de año (una cifra bajísima si tenemos en cuenta que en 2016 murieron 40 personas impactadas por rayos eléctricos).

¿Dónde está la noticia? Os preguntaréis. Bien, por lo que puedo leer, hay mucha gente a la que la tragedia de este motero de 45 años le ha pillado por sorpresa, ya que al parecer existe la creencia arraigada de que los neumáticos de caucho, aíslan del suelo y evitan que un motorista pueda recibir una descarga fulminante desde el cielo. ¡Craso error!

Es cierto que los conductores de automóviles con techo rígido metálico (descartemos pues los descapotables) no suelen verse afectados de forma trágica por el enorme impacto eléctrico de un rayo, pero eso no tiene nada que ver con las ruedas de goma del vehículo, sino con el hecho de que el habitáculo metálico para pasajeros actúe como una jaula de Faraday.

Este efecto aparece porque el chasis de acero de un coche crea en su interior un entorno polarizado que afecta a sus ocupantes, de forma que su carga se anula con la del campo electromagnético exterior, dando como resultado una suma cero. El nombre de esta “jaula” se lo debemos al científico británico Michael Faraday, quien estudió el electromagnetismo en el siglo XIX.

Por ello, cuando uno circula en el interior de un coche con chasis integral metálico, no sufrirá percances aunque le caiga encima un rayo, ya que la electricidad pasará por encima del chasis y atravesará las ruedas en dirección al suelo, dejando indemnes a los ocupantes del vehículo. Esa es la razón por la que en caso de tormenta eléctrica los expertos recomiendan que, si no se puede buscar refugio en el interior de un edificio grande, las personas permanezcan dentro de su coche (repito, no sirve con descapotables) con las ventanillas subidas.

Por desgracia para el motero de Florida, y para todos los que han fallecido por esta causa sobre vehículos motorizados de dos ruedas (apenas 10 personas en EE.UU. desde 2006 hasta la fecha), las motos son vehículos descubiertos, lo cual permite a los rayos impactar con toda su fuerza destructiva directamente sobre el conductor y su acompañante (si lo lleva).

Ah, por lo que puedo leer, existe un segundo mito que parece sugerir que si un motorista circula con la velocidad suficiente por la carretera, alejándose de la tormenta, hay menos posibilidades de ser alcanzado por un rayo. De nuevo estamos ante un mito.

Teniendo en cuenta que desde que surge de la base de una nube hasta que impacta contra el suelo transcurren apenas unos microsegundos (un rayo puede recorrer 440 kilómetros en solo un segundo) el hecho de que un motorista se esté quieto o avance a todo lo que su motor le permite, es indiferente. A la velocidad de un rayo, básicamente todos los objetos que pueda encontrarse en su camino están quietos.

Resumiendo, la probabilidad de que te caiga un rayo mientras conduces tu moto es tan ridículamente baja que no debería quitarte el sueño. Eso sí, si tienes constancia de que hay avisos de tormenta el día en que decides salir de paseo, lo mejor es que optes por el coche y dejes la moto en el garaje.

PD. Escribiendo esto me han entrado unas ganas enormes de escuchar a The Doors y su mítico Riders on the Storm.

Me enteré leyendo LiveScience.