Desconcierto por la decisión de los Mossos de pedir ayuda para identificar a unos ladrones ocultando su rostro

A primera hora de la tarde de este martes los Mossos d’Esquadra recurrían a las redes sociales, como se hace tantas otras veces, en busca de la colaboración ciudadana para ayudar a identificar a cuatro jóvenes que entraron en una capilla en Barcelona y se llevaron consigo una imagen de un Cristo que desde la cuenta de Twitter de la policía catalana señalan que tiene “valor histórico”. Sin embargo, la reacción de la mayoría de los tuiteros no ha tenido nada que ver con el delito cometido sino con la paradoja que supone que se pida ayuda para dar con ellos pero se les pixele la cara.

En el mensaje publicado por los Mossos se avisa de que lo que se ve en el vídeo que lo acompaña “no es una gamberrada, es un delito”. En las imágenes, tomadas por la cámara de seguridad de la capilla de la Pietat de Berga, en Barcelona, se ve cómo cuatro personas, dos chicos y dos chicas, entran en el templo y se llevan la escultura. La cogen en brazos y la acunan como si fuese un bebé. Después salen, pero antes, una de las chicas, se vuelve para robar también una vela.

La secuencia del robo es rápida. Entran, bromean un poco y salen con su botín, una imagen del siglo XIX fácil de esconder dadas sus dimensiones reducidas pero que uno de ellos lleva en brazos sin ocultarla de ninguna manera antes de salir de nuevo a la calle. Al final del vídeo, un primer plano de la figura robada para ayudar a encontrarla.

Pero lejos de encontrar colaboración ciudadana con su petición, lo que están recibiendo los Mossos en los comentarios a su mensaje son críticas y muchas bromas por el hecho de haberle difuminado el rostro a los jóvenes. Un ‘detalle’ que, obviamente, dificulta enormemente su identificación, ya que la únicas pistas que se dan son las ropas que llevaban y la fecha y hora en la que se produjo el robo. Según puede verse en la esquina superior derecha del vídeo, el 24 de junio a las 10:50.

“Si no les Pixelais las caras ya sería la osti”, se puede leer en uno de los primeros comentarios. “Yo he visto 2 chicos y 2 chicas saliendo de la iglesia, pero no creo que sean los mismos porque no llevaban las caras pixeladas”, bromea otro. “¿Y por qué les tapáis la cara?”, preguntan más adelante.

Desde los Mossos no han explicado el porqué de ocultar la cara de los jóvenes cuando lo que se pide ayuda para dar con la talla robada y con sus ladrones. Quizá sea por la sospecha de que alguno de ellos o todos puedan ser menores de edad.

Los Mossos han pedido ayuda en redes sociales para ayudar a esclarecer el robo de un Cristo en una capilla de Barcelona, pero ha pixelado el rostro de los autores. (Foto: Captura de Twitter / @mossos)