Los maridos españoles matan más, mucho más, de lo que mató ETA

·2 min de lectura

Cuando me topé con el titular, en el quiosco de la facultad de periodismo, pensé en una trampa, una locura, una mentira. Los maridos españoles matan más que ETA. Era diciembre de 1993, ese año la banda terrorista había asesinado a 14 personas, y todas y cada una de esas ejecuciones había tenido una amplísima cobertura mediática y política. 

¿Cómo podían los maridos españoles matar más que la banda terrorista?

 Parecía imposible.

Portada de la revista Interviu de diciembre de 1993
Portada de la revista Interviu de diciembre de 1993

La frase, valiente, certera y dolorosa, era de Ana María Pérez del Campo -que en aquel entonces presidía la primera asociación española de "Mujeres separas y divorciadas"-, en una brillante entrevista de la periodista Nuria Varela. 

¿Cómo no conocíamos a esas muertas, si de las víctimas de ETA lo sabíamos todo? Recordábamos sus nombres, sus caras, cómo los mataron, a sus familias, sus compañeros de trabajo, los funerales. 

Ellas morían en silencio. Las mataban en silencio. Eran, si algún medio se hacía eco, crímenes pasionales. Mi marido me pega lo normal. A saber qué habrá hecho para volverlo loco. 

Pero incluso en esos años de plomo de ETA, los maridos españoles mataban muchísimo más que la banda terrorista. Y siguen haciéndolo.

ETA asesinó a 853 personas en su camino del terror durante 50 años.

Los maridos españoles han asesinado a 1.118 mujeres en menos de 19 años.

Son víctimas igual de inocentes que las que cayeron bajo las balas, las bombas y la metralla de ETA.

Son asesinatos que no tienen nada que ver con delitos, o bandas de tráfico de drogas, o mafias de cualquier tipo. Son asesinatos que no están relacionados con el crimen, como la gran mayoría del resto de homicidios y muertes violentas en España.

Hoy, en España, 53.000 mujeres y 9.000 niños cuentan con algún tipo de seguimiento policial. Una cifra dieciséis veces superior al número total de personas que en 20 años, entre 1990 y 2010, tuvieron que llevar escolta en el País Vasco -3.300 según cifras del Gobierno Vasco-. 

Los vascos no eran ETA. Los maridos españoles no son asesinos. Pero unos cuantos sí. Unos cuantos de los vascos mataban. Unos cuantos de los maridos matan. Y el odio está en la base de todos ellos. 

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente