Los malos resultados del PP en Cataluña le han costado 1,7 millones de su propio bolsillo

Los malos resultados obtenidos por el Partido Popular en las elección de ayer en Cataluña se van a resentir en más de un sentido, no solo en el político. Como, por ejemplo, el económico. Su caída en picado en cuanto a número de votantes y escaños –Xavier García Albiol no ha logrado formar grupo parlamentario– se traducirá en una subvención que no cubrirá ni siquiera una 14ª parte de lo que se gastó el partido en campaña.

El PP de Cataluña, con Xavier García Albiol a la cabeza, gastó en campaña 1,8 millones de euros y solo podrá solicitas en concepto de subvenciones por gastos electorales y envío de papeletas unos 130.000 euros. El resto corre a cargo del partido. (Foto: EFE/Quique García)

El PP de Cataluña presupuestó su campaña para las elecciones del 21D en 1,8 millones de euros y recibirá en subvenciones 130.000 euros, según los cálculos de Civio.es. El resto tendrá que cubrirlo de su propio bolsillo. Así, al golpe político que han supuesto estas elecciones para el partido liderado por Mariano Rajoy, que se implicó activamente en la campaña catalana, se une el económico ya que la ley establece que corresponden 16.101,6 euros por escaño, 0,61 por voto y 0,17 por elector para enviar propaganda electoral.

Según señalan en Civio.es, esta reducida cantidad que se le asignará a los de Génova se debe a que los populares no pueden solicitar las ayudas en concepto de envío de propaganda electoral ya que una de las condiciones para poder hacerlo es tener grupo propio, algo que si lograron Ciutadans, Junts per Catalunya, ERC y el PSC.

Aunque la lista liderada por Albiol es la más perjudicada por los resultados en las urnas en este sentido, no es la única que pierde. La CUP, el otro partido que ha visto como su representación en el Parlament se reducía drásticamente, puede reclamar en concepto de subvenciones 270.000 euros de los 433.000 que invirtió.

Por su parte, el PCS de Miquel Iceta, que sí ha conseguido grupo y ha sumado un escaño con respecto a las elecciones de 2015 pero sin lograr su objetivo: formar una alternativa constitucionalista, también tendrá que desembolsar dinero propio. En total, alrededor de 200.000 euros ya que su campaña ascendió a 1,7 millones y recibirá 1,5 en ayudas. Un desfase en las cuentas casi irrisorio si se compara con el del PP.

En este sentido, el de las subvenciones electorales, el ganador ha sido Junts per Catalunya, que ahorrará dinero al Estado al haber gastado menos de lo que le corresponde en ayudas. 1,4 millones frente a los dos. Y lo mismo les pasa a ERC y Comú-Podem quienes con campañas más modestas han gastado menos de lo que recibirán.

Ciudadanos, la fuerza que ha ganado las elecciones pero que no tiene opciones de formar gobierno para convertir a su líder, Inés Arrimadas, en presidenta, casi deja a cero su contador. Gastó unos 2,1 millones de euros, que será lo que reciba, mas o menos, del Estado.