Los loteros más famosos de España

Hay administraciones de lotería en las que el carisma y la personalidad del lotero que la regenta trasciende mucho más allá de la cuantía o importancia de los premios que el local pueda haber repartido.

Son personajes que han acabado dándole su sello personal al negocio, el cual se ha convertido en lugar de peregrinaje de multitud de curiosos que se han acercado hasta aquellas administraciones con el propósito de ver al famoso lotero. Evidentemente, aprovechando para comprar aquellos décimos que, posiblemente, solucionen sus problemas.

[Te puede interesar: Sigue la actualidad de la Lotería Nacional]

En los siguientes ejemplos encontraréis a los tres vendedores de lotería que más fama han alcanzado en el último siglo.

[Relacionado: Las administraciones de lotería que más te hacen soñar]

Xavier Gabriel, el viajero al espacio más mediático.

Xavier Gabriel, que antes de lotero fue empleado de banca y después empresario en el sector del deporte de aventura, es un polifacético emprendedor que además ha filmado una serie de deportes de riesgo (Neblina), ha escrito un libro (Nada es imposible), da conferencias y charlas sobre la suerte y su modelo de empresa y pretende ser uno de los primeros turistas en viajar al espacio con Virgin Galactic, cuyo pasaje cuesta alrededor de 200.000 dólares.

El  éxito de su administración radica en  una inversión importante en marketing  y una cuidada estrategia comercial de diferenciación,  innovación e imaginación. Fue pionero en poner en marcha la iniciativa de vender a través de internet, convirtiendo a Sort y su bruja en símbolos de la suerte y consiguiendo dinamizar la zona económicamente.

DOÑA MANOLITA, casi tan famosa como Manolete.

Manuela de Pablo,  más conocida como Doña Manolita, tan solo contaba con 25 años cuando comenzó su andadura como lotera en 1904, siendo un hecho bastante inusual que a principios del siglo XX una mujer fuera empresaria.  Bromeaba diciendo que la gente murmuraba que había vendido su alma al diablo a cambio de su suerte, pero ella prefería achacar su buena fortuna a sus visitas a la Pilarica, de la cual, decía, era signo de buena fortuna.

Gracias a su  gran belleza y carisma, la lotera, que lo único que quería era ser tan famosa como Manolete, convirtió a su administración en cita obligada y llegó a ser ella misma musa de importantes artistas de la época. Se dice que tras la sesión golfa de los teatros de la Gran Vía los artistas continuaban la fiesta en la Administración de Doña Manolita, llegando a convertirse el local en una animada fiesta con comida y música.

VALDÉS, el futbolista del Barça que repartió suerte. Fundador de la Administración Valdés en las famosas Ramblas de Barcelona en 1905, Miquel Valdés i Padró destacó en un amplio abanico de deportes, siendo en sus tiempos de juventud regatista, jugador en las tres primeras temporadas del Fútbol Club Barcelona (1899-1902) y ganador de la primera competición de atletismo de la historia de España, por lo cual, en sus inicios, la administración fue muy frecuentada por deportistas y jugadores del Barça que la utilizaron como punto de reunión.

Previamente a convertirse en lotero tuvo un estanco en un local que compartía con un vasco apellidado Loigorri, quien regentaba una administración de lotería. Cuando éste llegó a la edad de jubilación sin tener descendencia propuso traspasar el negocio a Valdés, pasando el ex deportista de ser estanquero a lotero.

PUBLICIDAD