Los líderes de la UE reafirman en Roma su unión pese al divorcio con Reino Unido

Por Kelly VELASQUEZ
1 / 3
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, firma la nueva Declaración de Roma el 25 de marzo de 2017 en la capital italiana

Los 27 líderes de la Unión Europea rubricaron este sábado en Roma su compromiso con el proyecto europeo, pese al futuro divorcio con Reino Unido, en una Declaración conjunta en la que afirman: "Europa es nuestro futuro común".

"Después de Roma, la unión debe ser más que antes una unión con los mismos principios, una unión con soberanía externa, una unión con unidad política", urgió el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, a los líderes reunidos en el imponente Capitolio de la Ciudad Eterna.

Uno a uno y entre aplausos, los mandatarios europeos y los líderes de las instituciones comunitarios rubricaron su declaración conjunta, en la misma sala decorada con frescos del siglo XVI donde se firmó el tratado constitutivo el 25 de de marzo de 1957.

"Hay firmas que perduran", afirmó el presidente de la Comisión Europea, el luxemburgués Jean-Claude Juncker, antes de plasmar su nombres en este documento con la misma pluma utilizada hace 60 años por su predecesor al frente del Gobierno de su país.

La gran ausente de la ceremonia fue la primera ministra británica, Theresa May, quien se dispone a anunciar el miércoles la decisión de Reino Unido de abandonar a sus 27 socios, dando paso a un complejo proceso de divorcio de dos años.

"Ella escogió no estar aquí. Los británicos escogieron otro camino, pero debemos mantener una buena relación", dijo el mandatario francés, François Hollande.

- 'Aprendimos la lección' -

Hace 60 años, los mandatarios de Alemania, Francia, Italia, Holanda, Bélgica y Luxemburgo sentaron las bases de una vida económica común en la sala de los Horacios y los Curiacios con el fin de dejar atrás décadas de guerras en el continente.

Y, pese a la actual crisis que atraviesa el bloque, los líderes de la UE plasmaron negro sobre blanco su apuesta por una Unión que "indivisa e indivisible", según el texto de la Declaración.

La conmemoración de la Unión Europea resulta también una ocasión para reflexionar ante la discordia, las dudas y la desconfianza popular que genera actualmente el proyecto, en pleno auge de los movimientos antieuropeístas y ultraderechistas en el continente.

"Nos detuvimos y esto provocó una crisis de rechazo en la opinión pública, el reflorecimiento de los nacionalismos, que pensábamos haber desterrado al olvido", declaró el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni. "Aprendimos la lección", añadió.

La víspera, el papa Francisco advirtió a los líderes europeos recibidos en el Vaticano de que la UE "corre el riesgo de morir", si deja de defender los ideales de los padres fundadores, entre ellos la "solidaridad".

- Una Europa a 'varias velocidades' -

El homenaje a una nueva unidad tiene en cuenta la difícil realidad marcada por el Brexit, la crisis migratoria o los ataques yihadistas, en un contexto de recuperación económica moderada tras el crash financiero de 2008.

Entre las vías para evitar la desintegración de la UE aparece el escenario de la construcción de una Europa con diferentes grados de integración.

Esa vía ganó progresivamente terreno en la discusiones sobre la declaración, defendida principalmente por las grandes economías del bloque: Alemania, Francia, Italia y España.

La Europa a "varias velocidades", el litigio más controvertido, se convirtió en la Declaración de Roma en una Europa con "distintos ritmos", pero con la "puerta abierta" a aquellos países que deseen unirse "más adelante" al grupo de miembros más avanzados.

Un párrafo que fue escrito cuidadosamente para tratar de tranquilizar a los países de la exórbita soviética, como Polonia, que temen quedar relegados a miembros de segunda de este 'club', después de oponerse en los últimos años a los proyectos de Bruselas sobre la crisis migratoria.

La canciller alemana, Angela Merkel, intentó este sábado tranquilizar de nuevo a sus socios: "Una Europa a varias velocidades no quiere decir que no haya una Europa común a todos".

Las celebraciones generaron todo tipo de manifestaciones a favor y en contra tanto en Roma como en otros países del viejo continente.

"Marchamos para pedir una Europa que no sea la de los bancos y la burocracia, sino la de los derechos de los trabajadores y estudiantes", dijo a la AFP Giovanni Zannier, estudiante de 22 años, entre los manifestantes que desfilaron por el centro de la capital italiana.

Por las calles de Londres, Berlín y Varsovia marcharon también decenas de miles personas para defender la UE, debilitada más que nunca por la salida de los británicos.

En la capital británica, fueron al menos 80.000, según los organizadores.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines