Los insectos voladores están desapareciendo drásticamente: hasta un 75% en treinta años

Un estudio realizado durante tres décadas señala una pérdida del 75% de la biomasa de insectos voladores | imagen Pixabay

Desde hace años numerosos investigadores están advirtiendo de una pérdida de biodiversidad acelerada que afecta a una infinidad de especies. Para muchos de estos expertos los datos indican que estamos viviendo ya una “sexta extinción en masa”.

Esta paulatina desaparición de especies es muy notable en los vertebrados: el 70% de los grandes carnívoros y el 60% de los herbívoros de mayor tamaño están catalogados como en peligro de extinción. Sin embargo, y salvo el conocido caso de las abejas, la disminución de numerosas especies de  invertebrados estaba pasando más desapercibida para el gran público.

Esta semana, un estudio publicado en PLoS ONE no solo confirma el declive de insectos en las últimas décadas sino que apunta a que las dimensiones del problema son mucho más graves de lo que pensábamos.

“Desde 1989, la biomasa total de insectos voladores ha descendido más de un 75 por ciento” explicaba a Next el biólogo Caspar Hallmann, responsable de la investigación que se ha basado en un trabajo exhaustivo realizado durante las últimas tres décadas.

Una de las trampas con las que han contabilizado durante 27 años el descenso de insectos voladores. | Imagen Hallman PLoS ONE.

Durante estos 27 años que ha durado el estudio los investigadores han utilizado trampas, como las que se muestra en la imagen superior, repartidas por más de 60 reservas naturales de Alemania. Las conclusiones de este paciente trabajo a largo plazo son realmente duras con disminuciones de hasta un 82% registradas durante los veranos.

Para empeorar aún más las cosas, las conclusiones del estudio indican que no es un proceso aislado sino que se trata de un fenómeno generalizado: “Mostramos que esta disminución es evidente independientemente del tipo de hábitat”, explica Hallmann.

Una pérdida tan considerable y rápida no se debe a una única causa. Los investigadores señalan que aunque el cambio climático y el aumento de temperaturas son los principales factores a tener en cuenta, también hay que añadir a esta situación otros elementos añadidos como el uso de insecticidas y cambios en los usos agrícolas en los últimos tiempos.

Las consecuencias de este insólito declive de insectos voladores son impredecibles. Recordemos que la mayoría de las especies vegetales necesitan la ayuda de estos grandes polinizadores y que además son incontables las aves que se alimentan de este tipo de insectos. La pérdida de biodiversidad (menos especies animales) se une también a la pérdida de biomasa (menor número de ejemplares), pintando un escenario muy preocupante para un futuro cada vez más cercano.

Referencias científicas y más información:

Caspar A. Hallmann , Martin Sorg, Eelke Jongejans, Hans de Kroon et al. “More than 75 percent decline over 27 years in total flying insect biomass in protected areas” PLoS ONE12(10): e0185809.