Los 'engaños' con los que Vox quiere suavizar su imagen para ganar votos menos ultras

Santiago Abascal, líder del partido de extrema derecha Vox, hace una señal con el dedo tras pronunciar un discurso ante sus seguidores luego de las elecciones generales, en el centro de Madrid, el 28 de abril de 2019. (AP Foto/Manu Fernández)

Parece un despiste, pero no lo es. Que el PSOE y Más País estén empleando el concepto de ‘España’ en sus eslóganes no le importa demasiado a Vox. El partido de ultraderecha considera que ya tiene bien marcada su inclinación patriótica, y no va a entrar a disputarle ninguna batalla a nadie en ese sentido. Es más, dado que Vox cree que no sufrirá fuga de votos de los votantes más escorados, se ha lanzado en esta precampaña a captar otros más moderados y menos ideologizados.

¿Cómo? Pues ni con España, ni con la Corona, ni con el himno, ni con la bandera. Apelando al bolsillo de los españoles conteniendo el despilfarro de los partidos políticos. Y buscando la imagen de votar en sintonía con partidos de nuevo cuño aunque sean de izquierdas. Que parezca que Vox viene a cambiar de verdad las cosas, aunque por detrás lleven las políticas más restrictivas y los recortes de libertades más salvajes de la democracia.

Van unos ejemplos rápidos repasando los titulares de las últimas semanas.

  • Ayer mismo en Andalucía, Vox apostó congelar el sueldo de los diputados regionales en el Presupuesto de 2020. ¿Quién votó en contra? Los habituales. PSOE, PP y Cs. Por contra Podemos se alineó con Vox.

  • En Madrid, desde finales de agosto, la líder de Vox, Rocío Monasterio, ha criticado que el gobierno de coalición PP-Cs haya aumentado el número de consejerías, que pasan de nueve a trece. "No nos parece bien porque es un gasto ineficaz. Los recursos de los madrileños no deben estar para crear nuevos sillones", ha aseverado.

  • La apuesta ha ido a más, porque a principios de semana, Vox ha definido la reducción que quiere para Madrid proponiendo limitar a ocho los consejeros y cargarse 18 viceconsejerías "Más que un Gobierno de coalición, estamos ante un Gobierno de colocación".

  • A nivel nacional, el programa de Vox aboga por eliminar casi 82.000 cargos políticos por "innecesarios". ¿Cómo? acabando con el Estado de Autonomías, un sistema político que en opinión de la ultraderecha solamente sirve para "crear duplicidades y aumentar el coste de trámites que deberían estar centralizados". De eliminar las autonomías, según sus cálculos, "España ahorraría un total de 36.000 millones de euros al año".

  • Vox también ha propuesto que los diputados nacionales y autonómicos no cobren sus sueldos hasta que no estén constituidos los diferentes gobiernos. ¿De cuánto hablamos? Pues la legislatura fallida ha finalizado con un gasto en salarios de 5,2 millones, pese a la escasa actividad en el Congreso de los Diputados.

Medidas de este tipo son las que Santiago Abascal y su equipo repetirán en las próximas semanas para robar votos, pero en este caso en el centro, ya que los de la extrema derecha ya los tienen garantizados.