Los drones, el nuevo campo de batalla de la "guerra de datos" entre Estados Unidos y China

·6 min de lectura
Vyborg, Russia - November 15, 2020: The photo was taken on November 15, 2020 in the city of Vyborg, Russia. The photo shows DJI mavic mini drone quadcopter in hand man close-up.
Drone DJI mavic mini (Foto: Getty Images)

El jueves, la administración Biden prohibió las inversiones estadounidenses en el gigante tecnológico chino DJI, líder mundial de vehículos aéreos no tripulados (drones). La razón tiene que ver con el uso de “datos sensibles” para el espionaje.

Los críticos de DJI advierten que el fabricante de drones podría ser una herramienta de las agencias de inteligencia chinas para apropiarse de una gran cantidad de datos confidenciales, desde infraestructura como puentes y presas, hasta información personal como la frecuencia cardíaca de los usuarios o el reconocimiento facial. 

Ahora, legisladores de ambos partidos en EE. UU. estudian un proyecto de ley que prohibiría las compras federales de drones DJI, y un miembro de la Comisión Federal de Comunicaciones quiere que sus productos se retiren por completo del mercado nacional.

“Si mañana DJI estuviera completamente prohibido, yo estaría bastante asustado”, dijo a Bloomberg Carson Miller, un estudiante de 21 años que vive en Indiana y se dedica a hacer reseñas de drones en YouTube.

Miller, que compró su primer modelo DJI en 2016, teme ser visto como una especie de espía involuntario. Ahora es dueño de seis drones y es consciente de que su compañía preferida controla más de la mitad del mercado en EE. UU.

En las últimas semanas, ex altos funcionarios de las administraciones de Obama y Trump advirtieron que Pekín podría estar recolectando información personal sobre los ciudadanos de naciones rivales, mientras aísla los datos de los 1.400 millones de habitantes de China.

También te puede interesar:

La partida de ajedrez entre las dos principales potencias del mundo, Estados Unidos y China, está servida. Foto: Getty Images.
La partida de ajedrez entre las dos principales potencias del mundo, Estados Unidos y China, está servida. Foto: Getty Images.

Automóviles, teléfonos, cafeteras: todo transmite datos

La “guerra de datos” entre China y EE. UU. tiene el potencial de remodelar la economía mundial en las próximas décadas, particularmente porque todo tipo de productos -automóviles, teléfonos, cafeteras, neveras, etc.- ahora está transmitiendo datos. 

Aprovechar esa información es clave para dominar tecnologías, como la inteligencia artificial, que impulsarán la economía moderna.

Beijing aprobó leyes este año destinadas a evitar que los datos de los usuarios lleguen a manos equivocadas. El presidente Xi Jinping ordenó revisiones de ciberseguridad para todas las empresas chinas que quieran cotizar en las bolsas de divisas.

La administración Trump también se centró en los datos en 2020, y decidió prohibir dos de las aplicaciones más utilizadas de China, TikTok de ByteDance y WeChat, de Tencent Holdings.

Biden luego revocó las prohibiciones de TikTok y WeChat al tiempo que ordenó una verificación amplia en busca de recomendaciones sobre acciones para proteger datos confidenciales. 

Qué es DJI

En el mundo de los drones, ninguna empresa es más prolífica que DJI, que actualmente controla más del 50% del mercado de drones de EEUU, según informó en octubre la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC).

La firma de investigación DroneAnalyst estima que DJI vende a los consumidores alrededor del 95% de los vehículos aéreos no tripulados, con un precio de entre $ 350 y $ 2.000.

El multimillonario Frank Wang, que fundó DJI en 2006 cuando era estudiante de una universidad de Hong Kong, rara vez habla con la prensa. Su presidente, Roger Luo, dijo que el fabricante de drones no tenía prisa por salir a bolsa. 

DJI Mavic Pro in the air in the winter gorge. A professional quadcopter takes pictures of nature. Mountainous terrain, winter, lots of snow. Pine trees grow on the rocks. The Mountains Of Almaty.
DJI Mavic Pro en el aire (Foto: Getty Images)

“Los inversores prestarán atención a las ganancias”, dijo. "Queremos evitar las restricciones y centrarnos en nuestra pasión".

En medio de las crecientes preocupaciones sobre la vigilancia china, en 2019 DJI presentó sus drones Government Edition, diseñados para garantizar que las fotos, los videos y otros datos nunca abandonen el dispositivo. La información, dijo en aquel momento, “por lo tanto, nunca se puede compartir con partes no autorizadas, incluido DJI”.

“DJI está comprometido con la protección de los datos de los usuarios de drones, por lo que diseñamos nuestros sistemas para que los usuarios de drones tengan el control de si comparten datos con nosotros”, agregó la empresa en un comunicado de julio de 2020.

DJI podría enfrentar más problemas pronto

Trump ya había firmado en 2019 un proyecto de ley que prohíbe a los militares comprar drones y componentes de drones fabricados en China. Un año después, el Departamento de Comercio incluyó a DJI en una Lista de entidades con las que los proveedores estadounidenses no pueden negociar.

China, entretanto, ha criticado las medidas que bloquean el acceso de sus empresas a ciertas tecnologías y mercados, acusando a Estados Unidos de abusar del concepto de seguridad nacional “para obstaculizar a las empresas chinas”.

Lo cierto es que pocos gobiernos occidentales confían en Beijing. 

Los gobiernos deben asumir que las agencias de espionaje chinas “encontrarán valor en la información recopilada por los drones de DJI”, dijo a Bloomberg Andrew Shelley, director de Aviation Safety Management Systems Ltd., una empresa de asesoramiento con sede en Nueva Zelanda.

“Para el usuario recreativo promedio que podría estar tomando selfies en la playa, probablemente sea cierto que DJI no está interesado en sus datos. Pero colectivamente, el gobierno chino está interesado en nuestros datos. No entendemos hasta qué punto es una amenaza”.

Estas preocupaciones impactan sobre el lucrativo mercado de clientes corporativos. La participación de la compañía en el sector global de drones comerciales de $ 2.000 millones cayó al 54% en la primera mitad de 2021, frente al 74% en 2018, según DroneAnalyst.

La estrategia de contraataque de DJI es bastante simple: aislar a la empresa de las sanciones, crear productos que sean mejores y más asequibles en el mercado y conquistar a la próxima generación de usuarios.

El año pasado, DJI inició una nueva división de educación, que ofrece un pequeño dron a un precio de solo $ 240, así como software para ayudar a los maestros de escuela a instruir a los estudiantes jóvenes sobre la codificación básica. En octubre, la compañía reclutó a directores de fotografía, incluidos tres ganadores del Oscar, para promover un dron con nueva tecnología de estabilización y una gama de otras características avanzadas. 

Los defensores de DJI, como Kay Wackwitz, director ejecutivo de Drone Industry Insights, dicen que los ataques estadounidenses a DJI tienen más que ver con proteger la capacidad del país para fabricar drones que con temores sobre los datos.

“La cantidad de datos es demasiado grande, ¿dónde está el daño real?, cuestionó. “Para mí, parece ser una razón para expulsar a los fabricantes chinos del mercado”.

Miller, el youtuber de Indiana, confía en que DJI podrá resistir el último golpe de Washington, ya que los consumidores solo quieren el “mejor producto al mejor precio posible”.

“No veo que DJI vaya a ninguna parte pronto, incluso estando ahora en la lista negra”, dijo Miller. “A menos que Washington tome medidas enérgicas contra los consumidores para que ni siquiera compren los drones en primer lugar”.

También te puede interesar | VIDEO: ¿Unicornios, decacornios, hectacornios? Descifra el mundo millonario de las startups

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente