Los "chalecos amarillos" esperan en Francia una gran movilización en el primer aniversario

Por Alexandre HIELARD et Grégory DANEL
"Chalecos amarillos" bloquean la circulación cerca de la frontera con España, el 17 de noviembre de 2018 en Boulou

Los "chalecos amarillos", el movimiento de protesta popular francés que exige una mayor justicia social y fiscal, cuenta con una movilización masiva este fin de semana con motivo de su primer aniversario, especialmente en París.

Este movimiento inédito, sín líderes ni estructura, puso en jaque al gobierno de del presidente francés Emmanuel Macron hace exactamente un año, destapando el profundo descontento en las clases más modestas por la pérdida de poder adquisitivo, la subida de los impuestos y las desigualdades sociales.

Sin embargo, en los últimos meses, la protesta ha perdido fuerza. De los 282.000 "chalecos amarillos" que se movilizaron el 17 de noviembre de 2018, en la primera jornada de acción nacional, apenas quedan unos pocos miles en pie de lucha. Un "núcleo duro" que no está dispuesto a abandonar la contienda.

Hacía mucho tiempo que un fin de semana de "chalecos amarillos" no conocía tanta efervescencia. Más de 200 acciones (repartición de panfletos, manifestaciones, ocupaciones de rotondas) fueron programadas durante todo el fin de semana según una lista publicada en Facebook.

Desde el viernes por la mañana, un centenar de "chalecos amarillos" bloquearon una fábrica química en Montoir de Bretaña (Loira Atlántica), antes de ser desalojados por la policía.

En la mente de todos los franceses quedaron plasmadas las imágenes de saqueos y destrozos de diciembre en los Campos Elíseos.

El gobierno quiere evitar a toda costa que momentos así se repitan con lo cual el movimiento tiene el acceso prohibido a la famosa avenida parisina, como todos los sábados desde la violencia del 16 de marzo.

La manifestación del sábado en la capital podría contar con "varios miles de personas", entre ellas manifestantes radicales, advierten fuentes de seguridad.

El domingo se organizará un homenaje en Pont de Beauvoisin (sureste) en memoria de una manifestante, de 63 años, que murió el primer día de las manifestaciones tras ser atropellada por un coche en una rotonda.

En el último año y según un recuento hecho por los manifestantes, 23 personas han perdido un ojo tras recibir el impacto de una pelota de goma y otros cinco tuvieron amputada una mano en la explosión de una bomba lacrimógena.

Asimismo, según datos de las autoridades, alrededor de 2.500 manifestantes y 1.800 policías han resultado heridos y 11 personas han muerto, sobre todo en accidentes de tráfico durante los bloqueos de carreteras, desde el inicio del movimiento.

-Colectivo apolítico-

Los últimos "chalecos amarillos" esperan un nuevo impulso en el primer aniversario de su movilización porque para muchos, las causas que condujeron al estallido de las protestas hace un año no han desaparecido.

Los manifestantes citan entre estas la "desigualdad creciente", la "mala redistribución de la riqueza" y la "desconexión entre los políticos y el pueblo".

El movimiento, cuyo nombre hace referencia a la prenda fluorescente obligatoria en todos los vehículos en Francia, contempla también nuevas formas de movilización para su segundo año de protestas.

Hasta ahora, este colectivo apolítico que nació en las redes sociales se ha mantenido alejado de los sindicatos, pero ha llamado a unirse a ellos en una gran movilización nacional, el próximo 5 de enero, contra la explosiva reforma de las jubilaciones que prepara el presidente francés Emmanuel Macron para la segunda mitad de su mandato.

También comienza a sentirse una solidaridad con otros movimientos que nacen más allá de las fronteras francesas y en las últimas marchas se han visto banderas de Chile o Líbano, países sacudidos por olas de protesta.

bur-grd-alh-sm-rfo-meb/tib/mab/eg