Los aguacates están en serio peligro

By B.navez [GFDL, CC-BY-SA-3.0 or CC BY-SA 2.5-2.0-1.0], via Wikimedia Commons

Las plagas pueden tener un efecto demoledor sobre cualquier cultivo. El aguacate (Persea americana) no es ninguna excepción. Así que cuando se supo que una especie de escarabajo ataca estos cultivos, los investigadores y agricultores se pusieron a buscar una solución. Claro, que no esperaban encontrar que no se trata de una sola especie, si no que son nueve las que generan el problema, como se explica en un artículo reciente.

Bueno, en realidad y si queremos ser precisos, no son nueve especies las que generan el problema. Es sólo una, y ni siquiera se trata de un escarabajo u otro insecto. Es un hongo, conocido como laurel wilt – que se puede traducir como “marchitez del laurel”, ya que el aguacate pertenece a esta familia de plantas – y cuyo nombre científico es Raffaelea lauricola.

[Te puede interesar: La polilla invasora que puede dejar sin patatas a España]

Pero aunque la enfermedad que ataca los cultivos la provoca el hongo, para que se dé la enfermedad hace falta un vector, un insecto que la transmita. No simplemente que la lleve de un lado a otro, si no que tiene que “inyectarla” en la planta. Tal como hace el escarabajo ambrosía del aguacatillo – redbay ambrosia beetle en inglés, Xyleborus glabratus – el primer sospechoso de esta historia.

Como se tenía una enfermedad y un vector, los investigadores trataron de entender el ciclo de vida del hongo para encontrar la manera de controlar la plaga. Es decir, saber cómo llegaba a las plantas, qué necesitaba, cuántas esporas portaba cada escarabajo y todo lo referente a la transmisión de la enfermedad.

[Te puede interesar: Florida utiliza perros entrenados para erradicar a una especie invasora]

Y aquí fue cuando se dieron cuenta de que centrarse en una única especie no tenía sentido. Porque sí, es cierto que el escarabajo ambrosía del aguacatillo portaba el hongo, pero también lo hacían otras especies relacionadas, otros escarabajos ambrosía. En muchos casos, con un número de esporas muy superior.

Analizando los escarabajos que podían atacar al aguacate y a otras lauráceas, y que al mismo tiempo podían portar el hongo, fueron sumando poco a poco especies. El número ha quedado de momento en nueve, aunque uno de los expertos especula que podrían ser hasta catorce.

Lo que complica la situación, pero al mismo tiempo ayuda a poder ponerle solución. Porque sí, son más especies de insectos a las que controlar. Pero eso también significa que algo deben tener en común, que si especies distintas actúan como vector es por un motivo. Lo que permite diseñar una estrategia más amplia.

Así que habrá que estar pendiente de qué ocurre. Porque a parte del interés del aguacate como alimento – ¿a quién no le gusta el aguacate, o el guacamole del que es el ingrediente principal? – el cultivo de esta planta supone en torno a 100 millones de dólares en la región del sur de Florida.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines