Los adolescentes están experimentando grandes problemas de soledad y desesperanza

·Colaboradora
·6 min de lectura

Los adolescentes en todo el mundo están experimentando una terrible soledad y desesperanza que correlaciona con el aumento en la última década del uso de teléfonos inteligentes y aumento de horas en internet. Así lo hizo saber Carmen Loureiro Rey, psicóloga clínica y educativa, miembro IAN España (siglas en ingles de International Attachment Network) en una transmisión del espacio conversaciones sobre apego.

Sin duda, los estados emocionales y la salud mental de la adolescencia como he explicado en otras publicaciones, son el reflejo del vínculo o trato recibido a lo largo de la infancia tanto en el hogar como en la escuela. Si en estos ámbitos o vínculos con sus adultos centrales se han construido buenas bases de seguridad, el desarrollo en esta etapa crítica no debería comportar sufrimiento psicológico o condiciones que comprometan la salud mental del adolescente. También, por supuesto, existen factores sociales, económicos, de valores y recursos culturales que afectan de forma importante a las personas adolescentes durante esta etapa tan sensible.

Por otra parte en la adolescencia también comienza la construcción de una nueva identidad, se necesita elaborar duelos por la pérdida del niño o niña que fue este adolescente hoy
Por otra parte en la adolescencia también comienza la construcción de una nueva identidad, se necesita elaborar duelos por la pérdida del niño o niña que fue este adolescente hoy/Foto: Getty Images.

El adolescente tiene que realizar una serie de tareas psicológicas muy importantes para poder convertirse en persona adulta. Una tarea clave va a ser la construcción de nuevos vínculos afectivos, explica Carmen Loureiro. En esta etapa se amplía o produce una expansión en los vínculos que antes se centraban básicamente en la familia o figuras primarias de apego. El niño para convertirse en adulto extiende sus vínculos o base segura hacia el grupo de iguales o coetáneos. La base de seguridad de los progenitores no desaparece, sigue siendo vertebral, pero el adolescente encuentra en los amigos también un refugio importante de regulación y seguridad. Es lo que les permitirá explorar el mundo con cierta autonomía de los padres, profesores, incluso hermanos, para alcanzar la adultez.

Por otra parte en la adolescencia también comienza la construcción de una nueva identidad, se necesita elaborar duelos por la pérdida del niño o niña que fue este adolescente hoy y reajustarse a la nueva persona en la que se está convirtiendo. Todo esto acarrea emociones intensas para las que los adolescentes por su momento madurativo en el que desarrollan la metaconsciencia, están mejor preparados para explorar y reflexionar sobre ellas.

Están experimentando una terrible soledad y desesperanza que correlaciona con el aumento en la última década del uso de teléfonos inteligentes y aumento de horas en internet/Foto Getty Images.
Están experimentando una terrible soledad y desesperanza que correlaciona con el aumento en la última década del uso de teléfonos inteligentes y aumento de horas en internet/Foto Getty Images.

La psicóloga de IAN explica que estas cualidad de la etapa adolescente les habilita a explorar su propio yo además de la exploración del mundo físico y social o de las relaciones. Los adolescentes también desarrollan una mayor consciencia para recorrer su pasado de forma reflexiva y darse cuenta cómo ha sido su infancia y cómo han sido sus vínculos y experiencias reales con los padres. Esto también es un factor de peso importante en la construcción de su identidad, de quiénes son, de dónde vienen, hacia dónde van. Serán por tanto más sensibles emocionalmente lo cual no debe verse necesariamente como algo problemático sino como una oportunidad para reelaborar o reescribir aquello que no ha funcionado.

Por tanto es una etapa de exploración activa al máximo que se puede realizar en mejores condiciones de salud mental y menores riesgos perniciosos cuando previamente durante la infancia se han establecido vínculos seguros. Sin embargo, como padres también es una oportunidad de oro para hacernos conscientes y estar dispuestos a reparar el vínculo en caso de que hayamos causado interferencias. Loureiro Rey señala estudios que demuestran que los adolescentes experimentan mejor sus emociones cuando pasan más tiempo con sus familias que al pasar mucho tiempo solos. Este compartir no debe ser forzado sino el resultado de la construcción previa de un vínculo seguro y de confianza con la familia.

Durante la adolescencia habrá idas y venidas de los hijos que aún necesitarán de la base segura en la familia y un canal de comunicación abierto con sus padres, aunque recurrirán marcadamente a la base segura que aporta su grupo de amigos.

Los cambios sociales actuales que afectan el desarrollo de los adolescentes

La experta en apego y miembro de IAN España, indica que “los adolescentes en todo el mundo, especialmente desde el año 2011 en adelante, están experimentando una terrible soledad, sentimientos de tristeza y desesperanza.” Dice que en los noventas los problemas y riesgos asociados a la adolescencia se centraban especialmente en el consumo de alcohol y otras drogas o en conductas de riesgo asociadas a la búsqueda de emociones intensas, el riesgo de embarazos no deseados, etc.

En nuestros días sin embargo, la ansiedad, depresión, suicidio, autolesiones y otros sufrimientos mentales muy graves están encabezando las estadísticas en esta franja etaria. Concluye Carmen Loureiro Rey que han pasado “de síntomas externalizantes a internalizantes y lo que los adolescentes declaran es que se sienten más solos.”

El uso de las nuevas tecnologías que impiden el encuentro real tan necesario para todos los seres humanos pero muy especialmente en esta etapa de desarrollo/Getty Images.
El uso de las nuevas tecnologías que impiden el encuentro real tan necesario para todos los seres humanos pero muy especialmente en esta etapa de desarrollo/Getty Images.

Se sabe que existe relación directa entre el aumento de la soledad y el sufrimiento psicológico de los adolescentes en nuestra actualidad por el uso de las nuevas tecnologías que impiden el encuentro real tan necesario para todos los seres humanos pero muy especialmente en esta etapa de desarrollo. Hemos visto cómo se ha incrementado exponencialmente el número de horas de conexión a pantallas y por tanto los adolescentes están en menor presencia con sus coetáneos e incluso familiares. En una etapa donde la formación de los vínculos emocionales alternativos a la familia es determinante, se está viendo muy afectada la socialización real, la comunicación emocional, las relaciones profundas de intercambio significativo, mientras han cobrado más tiempo y espacio las relaciones superficiales que se establecen a través de Internet o redes sociales donde no existe contacto corporal ni exploración física conjunta en el mundo real.

Por otra parte, agrega Loureiro, estar más conectados a las redes comporta para los adolescentes un mayor estímulo de competición y un aumento de la sensación de exclusión. En este sentido surge una contradicción que a su vez conlleva a una doble pérdida: si la persona adolescente no está conectada, se siente excluida porque no se entera de lo que pasa con los amigos, pero cuando lo está se siente infeliz frente a la felicidad en muchos casos construida que otros exhiben, declara la psicóloga de IAN España.

La soledad que hoy experimentan los adolescentes a diferencia de lo que ocurría hace veinte años, les está dificultando el tránsito por esta etapa y el desarrollo de sus tareas psicológicas tan importantes como la son la socialización, exploración, logro de independencia y construcción de la identidad.

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad de su autor y no representan la posición o puntos de vista del equipo de redacción de Yahoo en Español ni de la compañía.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Las historias más curiosas que no aprendimos en la escuela.