Los últimos atentados en Europa responden fielmente al llamamiento del Daesh "para asesinar infieles"

Actuar ante ataques como el sucedido en el Parlamento británico es prácticamente imposible. De poco sirve la prevención ante terroristas dispuestos a morir matando, que atentan cómo y cuándo pueden, con medios al alcance de cualquiera. Es muy sencillo conseguir un cuchillo y un coche para asesinar y sembrar el pánico. Como hizo un terrorista hace cinco días en pleno aeropuerto de Orly en París, abatido a tiros tras atacar a una soldado y disparar a un policía. Con sólo un machete y al grito de 'Alá es grande' otro hombre atacó en el Museo de Louvre a un soldado que respondió abriendo fuego a principios de febrero. Los últimos ataques en Europa, con cuchillos o con camiones como en Niza o Berlín, responden fielmente a la estrategia del Daesh, al llamamiento en 2014 de Abu Muhammad Al Adnani para "asesinar infieles apuñalándolos o atropellándolos". Pero el Daesh no innova tanto. Al Qaeda ya promovía en sus publicaciones usar vehículos como si fueran cortadoras de césped. Y se inspiraba en algunos atentados ocurridos antes en territorio palestino. Aunque el llamamiento del Daesh en 2014 tuvo una inmediata respuesta. Fue en Canadá, un ataque cerca del Parlamento que recuerda al sucedido en Londres. Un hombre mató a un soldado atropellándolo con su coche. Después, armado con un cuchillo fue abatido en el interior de la Cámara.

-Redacción-

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines