Londres recorre siglos de arte español de la mano de la Hispanic Society

Enrique Rubio

Londres, 17 ene (EFE).- Con una pirueta en el tiempo de más de 4.000 años, desde el prehistórico vaso campaniforme al genio de Sorolla, el arte español se presenta en su esplendor en Londres de la mano de la suntuosa colección de la Hispanic Society de Nueva York.

Antes de regresar a su morada definitiva en EE.UU, que reabrirá este año tras seis años de trabajos de reforma, unas 150 obras acercarán al público británico -desde este sábado en la icónica Royal Academy- la cultura española, sus vínculos con América y sus influencias islámicas o romanas.

La exposición es un "grandes éxitos" del arte hispano, en el que no faltan cuadros de Goya -como su archiconocida Duquesa de Alba-, Velázquez, El Greco o Zurbarán, pero tampoco decenas de objetos que narran toda una historia visual de España.

Pulcramente organizada por orden cronológico, la grandeza del marco en que se exponen, una de las instituciones artísticas más antiguas y venerables del Reino Unido, contribuye a que brillen aún más.

Comparado con las estrecheces de su hogar original, las piezas parecen respirar mejor. Y los objetos en vitrinas dialogan con fluidez con los cuadros en las paredes.

Pero, al fin y al cabo, no deja de ser un auténtico "tótum revolútum" de la historia del arte español, con el único nexo de unión de la mano que eligió las obras: el mecenas estadounidense Archer Huntington, quien en 1909 abrió el museo y biblioteca de la Hispanic Society en Nueva York.

El millonario, hijo de un magnate del ferrocarril, supo asesorarse bien y elegir mejor las piezas que constituirían su colección. Eso no obsta para que sus elecciones estuviesen guiadas por un criterio muy personal, que ajustaba las obras a la concepción que él mismo tenía de España.

FUSIÓN DE CULTURAS

Solo un tercio de las piezas son cuadros, como destaca a EFE el comisario de la exposición, Per Rumberg.

Y precisamente fuera de la obra pictórica es donde se pueden encontrar algunas de las joyas de la Hispanic Society, que no se exhiben habitualmente en Nueva York y en su mayoría sólo se pueden visitar mediante cita previa.

Es el caso, por ejemplo, de un mapamundi que Juan Vespuccio (sobrino de Amerigo Vespucci) elaboró en 1526. O de una bella acuarela, también del siglo XVI, que un autor desconocido hizo sobre las minas de plata en Potosí (Bolivia).

¿Qué sorprenderá al público británico? "Lo que espero es que adquieran una mejor comprensión de lo que entendemos por cultura española, lo compleja que es y cómo ha evolucionado a lo largo de los siglos (...) Por supuesto, la influencia islámica tan importante, desde el siglo VIII hasta el XV, pero también la fusión de culturas y tradiciones desde el inicio, como vemos en la sección de la América colonial", explica Rumberg.

SOROLLA Y MUCHO MÁS

Si hay un nombre que se asocia a la Hispanic Society y a Huntington es el de Joaquín Sorolla (1863-1923), en cuya carrera jugó un papel fundamental el mecenas estadounidense.

Su monumental serie "Visión de España", que realizó al final de su vida a petición de Huntington, no ha podido ser trasladada a Londres, muy a pesar de los organizadores de la muestra.

Sin embargo, dos cuadros tan simbólicos como "Idilio en el mar" o "Después del baño" sí se hallan presentes junto a obras de algunos de sus coetáneos como Santiago Zuloaga o Santiago Rusiñol. Y también un estudio preparatorio en guache con el que el artista valenciano adelantó, en un estilo más cercano al Expresionismo, su "Visión de España".

Para el comisario Rumberg, la riqueza de la muestra y el hecho de poder contemplar en la misma sala piezas tan heterogéneas supone el mayor aliciente de la exposición, aunque de forma personal se decante por un pequeño cuadro de Velázquez, que retrata a una niña desconocida.

"No sabemos quién es ella. Velázquez pintó muchos de niños de la realeza, pero éste no es uno de ellos, así que no hemos podido identificarla. Pero es un cuadro tan íntimo, tan personal, que lo guardó en su estudio hasta su muerte. Así que pensamos que tenía una relación familiar. Podría ser una de sus nietas", dice.

(c) Agencia EFE