Londres debe cerrar primero su divorcio con la UE antes de hablar de comercio, avisa Tusk

La primera ministra británica, Theresa May, estrecha la mano del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en el exterior del número 10 de Downing Street, en Londres, el 6 de abril de 2017

Reino Unido deberá resolver primero su divorcio con la Unión Europea (UE) antes de iniciar las negociaciones sobre un futuro acuerdo comercial con Bruselas, advirtió este viernes el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

"Antes de hablar de nuestro futuro tenemos que solucionar los asuntos del pasado", afirmó Tusk en una carta de invitación a la cumbre de mandatarios europeos el sábado en Bruselas, para abordar el Brexit sin su homóloga británica.

El presidente del Consejo Europeo, que representa a los líderes del bloque, precisó que los asuntos a "resolver primero" serán los relativos "a las personas, las finanzas e Irlanda", antes de iniciar cualquier discusión comercial.

Reino Unido, en cambio, ya mostró su preferencia por negociar simultáneamente el divorcio y la futura relación que mantendrá con sus 27 socios actuales una vez abandone el bloque, previsiblemente en el primer trimestre de 2019.

Esos son los tres grandes temas que las dos partes tienen sobre la mesa, empezando por el futuro de los cerca de tres millones de ciudadanos de la UE que viven en el Reino Unido y el del millón de británicos residentes en la UE.

En segundo lugar, las finanzas, es decir la factura que deberán pagar los británicos para salir de la UE, estimada en unos 60.000 millones de euros por los europeos.

Por último, la cuestión de la frontera entre la República de Irlanda y la provincia británica de Irlanda del Norte.

"No es solo una cuestión de táctica pero dado el tiempo limitado de que disponemos para cerrar las negociaciones, es el único planteamiento posible", escribió Tusk en su carta.

Los mandatarios tienen previsto aprobar el sábado las orientaciones para el Brexit desveladas por el presidente del Consejo Europeo a finales de marzo, que sientan las bases políticas de las negociaciones que encabezará el francés Michel Barnier en nombre de los 27.

Durante la reunión, Irlanda tiene previsto pedir además que se tenga en cuenta que si un día Irlanda del Norte decide reunificarse con su vecina, este territorio británico pase a estar automáticamente dentro del bloque en virtud de los Acuerdos de Viernes Santo de 1998.

Según el borrador del texto que podría incluirse en las minutas de la cumbre, consultado por la AFP, "el Consejo Europeo reconoce que, de conformidad con el derecho internacional, todo territorio de dicha Irlanda unida formaría parte de la UE".

La cumbre llegará dos días después del intercambio de advertencias entre la primera ministra británica, Theresa May, y su homóloga alemana, Angela Merkel, sobre el Brexit, que decidieron los británicos en referéndum en junio.

Ante el parlamento alemán, Merkel reiteró que "un país tercero no gozará de los mismos derechos, o derechos más ventajosos", que un miembro de la UE, a lo que May respondió horas después acusando a los 27 de "unirse en contra" de Reino Unido.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines