Lolita se venga de Isabel Pantoja: la historia de enemistad entre ambas viene de lejos

Nuria Hernández
·9 min de lectura

No hay vuelta atrás. La guerra entre Kiko Rivera y su madre Isabel Pantoja parece que no ha hecho más que empezar. Desde que el pasado viernes el hijo de la tonadillera se sentara durante más de tres horas en el especial Cantora, la herencia envenenada de Telecinco, para contar todo lo que supuestamente le habría hecho su madre, muchos han sido los que se han posicionado de un lado o de otro en esta batalla familiar que parece no tener fin, al menos en los próximos meses. Una de las que más claro lo ha hecho ha sido Lolita Flores dejando claro en un comentario en Instagram su posición a favor de la familia Rivera.

MADRID, SPAIN - APRIL 02: Lolita Flores attends Nivea photocall on April 02, 2019 in Madrid, Spain. (Photo by Carlos R. Alvarez/WireImage)
MADRID, SPAIN - APRIL 02: Lolita Flores attends Nivea photocall on April 02, 2019 in Madrid, Spain. (Photo by Carlos R. Alvarez/WireImage)

“Tu has sido mucho , mucho más que todo , lo que se está hablando . Te echo muchísimo de menos papá”, escribía Francisco Rivera en su perfil de Instagram junto a una fotografía de su padre, el torero Paquirri, vestido de luces y en blanco y negro, pocas horas después de la impactante entrevista de su hermano pequeño. Escasos minutos después, la hija mayor de Lola Flores comentaba la instantánea con un frase tajante: “El tiempo lo pone todo en su sitio”. Con esta sencilla pero rotunda frase, la cantante dejaba patente su apoyo a Francisco, pero también al resto de la familia Rivera, a la que se ha acusado en numerosas ocasiones de mentir sobre la herencia de Paquirri y de acusar falsamente a Isabel Pantoja, algo que con las declaraciones de Kiko Rivera podría evidenciar que tenían razón.

Lolita y su mensaje tras la entrevista de Kiko Rivera en Telecinco.
Lolita y su mensaje tras la entrevista de Kiko Rivera en Telecinco.

Conocida por decir siempre las cosas claras, Lolita no ha dejado pasar la ocasión para dejar constancia de su posicionamiento en la guerra familiar que lleva más de treinta años enfrentando a los Rivera con los Pantoja. Un enfrentamiento que nació tras la muerte de Paquirri y durante el reparto de su herencia. Tanto Francisco como Cayetano Rivera, los hijos que el torero tuvo con su primera mujer Carmen Ordóñez, siempre han asegurado que Isabel Pantoja nunca ha querido darles los objetos personales de su padre porque alegó que ‘casualmente’ justo antes del reparto, sufrió un robo en la finca Cantora. Pero las declaraciones de Kiko Rivera asegurando haber visto en la habitación de su difunto padre, una habitación siempre cerrada a cal y canto, todos los trajes y objetos de torear del diestro, han hecho que el tema, aparentemente enterrado, vuelva a la actualidad.

Kiko Rivera reveló en Telecinco los supuestos engaños de su madre con la herencia de Paquirri.
Kiko Rivera reveló en Telecinco los supuestos engaños de su madre con la herencia de Paquirri.

La traición sentimental de Isabel Pantoja a Lolita

Pero ¿por qué Lolita se mete ahora en este asunto que en el fondo ni le va ni le viene? La enemistad entre la cantante y la tonadillera viene de lejos, de muy lejos, podríamos decir. Cuando Carmen Ordóñez, gran amiga de Lolita, y Paquirri se separaron en 1979, el torero comenzó una relación sentimental con la hija mayor de la Faraona. Según ella misma ha contado en varias entrevistas, se enamoró locamente del torero, de su carisma y de su mirada intensa y cristalina. Él la llamaba ‘enana’ de forma cariñosa y ella se derretía ante sus ojos verdes. Su amor iba viento en popa y él hasta le regaló un cristo tallado en oro como muestra de su lealtad (un objeto que años después Lolita tuvo que vender por necesidades económicas). Lolita hasta llegó a soñar con casarse con él.

“A veces me trataba como a una mujer, y otras como a una niña. A veces era su amiga, su confidente y otras era su amante. Pero, pese a todo, me enamoré locamente. Ha sido mi gran amor, pero también mi gran desgracia”, revelaba en su libro de memorias Lolita sobre su relación con el torero. Pero cuando ella más feliz estaba, se cruzó en la vida de Paco una joven cantante llamada Isabel Pantoja. El torero llamó a la cantante y le dijo que había empezado a salir con Isabel. Dejó a Lolita con el corazón roto y comenzó un romance con la Pantoja que después terminaría en boda en 1983 y con el nacimiento del pequeño Francisco (Kiko) pocos meses más tarde. Lolita lo pasó realmente mal con esta ruptura por sorpresa y nunca perdonó a Isabel que le robara al que entonces consideraba el amor de su vida.

Además, ella e Isabel se conocían desde hacía años y hasta habían estado juntas de fiesta. “Hasta que pasó lo de Paquirri. Ahí, como es natural, nos distanciamos, se cortó la relación (…). Se acabó. Se enamoró y se fue. Pero ella sabía que yo estaba con él. Y yo creo que, como amiga mía no estuvo bien”, explicó Lolita en su libro de memorias donde también admitía que lo que le hizo Isabel fue “un pecado gordo”. Como colofón a esta traición, Lolita tuvo que aguantar que el torero asistiera de la mano de Isabel a uno de sus conciertos en la sala Florida Park de Madrid, un mal trago que le costó superar a la intérprete de Amor, amor. Una humillación en toda regla que Lolita no se merecía.

Lolita Flores, daughter of Spanish singer and dancer Lola Flores, with her mother the day of her 18th birthday. 1976, Madrid, Castilla La Mancha, Spain. (Photo by Gianni Ferrari/Cover/Getty Images).
Lolita Flores, daughter of Spanish singer and dancer Lola Flores, with her mother the day of her 18th birthday. 1976, Madrid, Castilla La Mancha, Spain. (Photo by Gianni Ferrari/Cover/Getty Images).

La ‘maldición’ de Lola Flores a Isabel

Tanto es así, que incluso ha circulado una leyenda a lo largo de todos estos años que decía que Lola Flores, la madre de la cantante, lanzó un mal de ojo a Isabel Pantoja tras ver llorar a su hija por su culpa. Según se cuenta, la Faraona prometió que la tonadillera pagaría toda su vida las lágrimas que Lolita vertió aquel día. Fuera así o no (según Lolita su madre lo único que hizo fue lanzar algo parecido al aire en el momento del enfado al ver a su hija sufriendo por amor), lo cierto es que la tragedia ha acompañado a la tonadillera a lo largo de estos años, una tragedia que para ella empezó el 26 de septiembre de 1984 con la muerte de Paquirri en la plaza de toros de Pozoblanco.

El tiempo pasó, Lolita se casó con Guillermo Furiase en una recordada y multitudinaria boda en Marbella en abril de 1983, tuvo dos hijos con él y siguió su camino en el mundo de la música y la interpretación. En su libro de memorias Lolita. Flores y alguna espina, la cantante aseguraba que se casó con Furiase justo una semana antes de la boda de Pantoja con Paquirri porque su madre así lo ideó tal vez como venganza por el daño que le había causado a su hija. “Fue idea de mi madre (...) Me vio sufrir mucho. Le pregunté el por qué y me dijo: "Porque la gente va a ir a la boda de Paquirri con el ¡Hola! debajo del brazo". Mi madre lo veía todo bajo otro prisma”, apuntaba.

Estuvo al lado de Pantoja en su peor momento

El rencor hacia Isabel Pantoja se fue diluyendo con la madurez e incluso llegó a contar que en algún momento habían coincidido y se habían reído de aquellos tiempos en los que las dos eran más jóvenes. Es más, cuando Isabel Pantoja tuvo que ingresar en prisión, Lolita estuvo a su lado y le mostró su apoyo. “Fui a su casa cuando pasó lo suyo, cuando saltó la noticia de la Operación Malaya. Me duele mucho haberla llamado varias veces y que no me contestara cuando estaba con él, Julián Muñoz. Muy rara vez llegaba a ponerse. Eso, como comprenderás, no me hacía ninguna gracia”, añadía en su libro. Parecía que Lolita había perdonado a Isabel y que la paz reinaba entre las dos, pese a que la primera siempre se mostró a favor de Carmen Ordóñez, a la que adoraba, en el tema de la herencia de Paquirri.

Porque para ella Carmina era como una hermana y siempre la creyó cuando la Divina aseguró que Pantoja se había quedado con objetos de Paquirri que debían estar en manos de sus hijos, Cayetano y Fran. Carmen nunca le reprochó que hubiera salido con su exmarido. “Empecé a salir con él cuando ya estaban separados, y estaba completamente segura de que por parte de mi amiga ya no había nada. De hecho, una de las frases que ella me dijo cuando se enteró de que estaba con su ex fue: "Ojalá que la cosa os vaya bien, porque sé que a mis hijos mejor que tú no me los va a cuidar nadie”, afirmaba la intérprete de Sarandonga en el libro. Curiosamente, Carmen y Lolita también compartieron el amor de otro hombre. Se trataba de Antonio Arribas, un exespecialista de cine que recaló en Marbella para formar un grupo musical. Primero conquistó a una jovencísima Lolita y estuvieron juntos cuatro años. Mucho tiempo después, Arribas se enamoró locamente de Carmina cuando ella se separó del torero.

¿Vengaza servida en plato frío?

En los últimos días, incluso hemos escuchado una grabación del padre de Paquirri en la que aseguraba que si su hijo se hubiera casado con Lolita, nada de lo que hoy está sucediendo hubiera pasado. Porque Isabel Pantoja nunca gustó a los Rivera y ese sentimiento fue mutuo. La tonadillera siempre inculcó a su hijo Kiko ese rencor hacia la familia de su padre y el niño nunca mantuvo relación ni con su abuelo paterno, ni con sus tíos y primos y prácticamente ni con sus hermanos mayores. De hecho, Kiko explicaba que en la boda de Fran llegó a preguntar a Cayetano quién era cuando se le acercó a saludarle.

Pasados casi cuarenta años parece que ese desamor marcó para siempre la vida de Lolita. Con su mensaje en las redes sociales, la hija de Lola Flores ha dejado claro que no ha olvidado lo que un día Isabel Pantoja le hizo. Además, con sus palabras rinde homenaje también a su gran amiga Carmen Ordóñez, de la que en los últimos años de su vida se distanció por no apoyarla en el juicio por los supuestos malos tratos de Ernesto Neyra.

¿Justicia divina o venganza servida en plato frío? Lo cierto es que Lolita está del lado de los Rivera en esta guerra mediática y no lo oculta. Porque Lolita nunca se ha callado, siempre ha dicho lo que piensa y ahora no iba a ser menos. Y sí, parece que la traición de su amiga de juventud quitándole al amor de su vida es algo que, pese al paso de los años, la cantante aún no ha podido olvidar. ¿La veremos próximamente en un plató contando su verdad y haciendo más leña de la tonadillera o preferirá mantenerse al margen en esta batalla que realmente no le compete? Solo el tiempo (y Telecinco) lo dirá.

Más historias que te puedan interesar: