Lolita derriba el discurso feminista que Lola Flores defendió

VITORIA-GASTEIZ, SPAIN - AUGUST 31:  Lolita Flores attends 'Lola' premiere at Palacio de Congresos during the FesTVal 2021 on August 31, 2021 in Vitoria-Gasteiz, Spain. (Photo by Juan Naharro Gimenez/WireImage)
Lolita no es feminista y su madre, Lola Flores, lo era (Photo by Juan Naharro Gimenez/WireImage)

¿Qué diría Lola Flores si levantara la cabeza? Con esta expresión coloquial me refiero a que la cantante le habría soltado un rapapolvo a su hija Lolita tras sus últimas declaraciones en un programa de La Sexta.

Poniéndonos en situación, Lolita acudió con Luis Mottola a promocionar su obra de teatro ‘Llévame hasta el cielo’ al programa de Hilario Pino “La Sexta Noche” y el presentador aprovechó para preguntarle sobre el movimiento social feminista.

Llama la atención que Lolita no supiese ni siquiera qué es el movimiento #MeToo que lleva pegando fuerte los últimos años compartiendo experiencias de abuso machista y dando el valor a las supervivientes para tejer redes de sororidad y hacer públicas sus denuncias.

Cuando Hilario le lazó la pregunta a Lolita sobre si se considera feminista, ella respondió con un: “No. Soy un ser humano, soy una mujer, me considero muy mujer. No me gusta la denigración ni a un hombre ni a una mujer”.

Flores asegura que apoya las denuncias de mujeres que han sufrido abuso sexual manos de hombres pero matizando que los hombres también tienen que denunciar cuando sean víctimas de opresión.

Además, personalizando sobre sí misma, dijo: “A mí no me ha pasado. No he gustado tanto a los hombres como para que me metan mano, no levanto pasiones. Está claro que a ellos no les matan como a nosotras, ahí está el porcentaje de lo que hay”.

Estas declaraciones que están creando polémica recogen todo lo que su madre no representaba. Mientras Lolita se queda en un tibio “ni machismo ni feminismo” (cosa sinsentido porque el feminismo representa igualdad), Lola fue pionera en su tiempo al romper tabúes y empoderar a la figura de la mujer fuerte e independiente.

Desde luego ‘La Faraona’ no era señora de medias tintas ni de sumisión. Su marcado carácter hizo tener muy claro lo que quería en su vida y lo que no. Jamás dejó que los hombres ‘la chulearan’ y abordó temas tan censurados como el trabajo sexual, la violencia machista o el adulterio.

Con su mítica frase “Pa’ puta yo”, Lola Flores no titubeó al relatar cómo vendió su cuerpo por voluntad propia a un señor a cambio de 50.000 pesetas en un hotel, eso sí, cómo y cuándo ella quiso.

El feminismo de hoy en día recoge el trabajo sexual aunque hay ramas del mismo movimiento que se consideran abolicionistas al respecto y mezclan, en ocasiones, prostitución como trabajo con trata de mujeres, que es algo totalmente distinto.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Y dijo Lola en su día, allá por 1994 y con 71 años: “El hombre bebía los vientos por mí. Yo no estaba dispuesta a dejarme querer si no era por alguna compensación de dinero. Eso lo tenía muy claro… Un día me dijo: “¿Tú necesitas dinero?” Y le dije: “Sí, 50.000 pesetas”. Me dejó un momento sola en el restaurant, se fue y volvió con el dinero, me dijo: “Ahí lo tienes, vámonos”. Le dije: “No perdona, hoy no podría irme contigo a ningún sitio, mañana te doy mi palabra que iré donde tú quieras”. Y así fue. Me citó en el Hotel Nacional y allí acudí a pagar con mi cuerpo la deuda contraída.”

Esa ‘pedazo’ de mujer, hablando con total libertad de su propio cuerpo y de ser dueña de sus actos, ¿qué pensaría viendo a su hija diciendo que no se considera feminista? desde luego, es dar pasos atrás en un discurso que Lola dejó muy bien asentado.

Su serie ‘El coraje de vivir’ es un alegato feminista en toda regla y su forma de bailar también. Hoy en día el flamenco es aplaudido en todo el mundo y es, incluso, considerado patrimonio de la Humanidad.

Pero cuando Flores zapateaba con esa rabia, esa pureza y esas piernas al descubierto, no a todos los hacía la misma gracia. Ella, fiel a sí misma, removía su falda aireando sus encantos contra la censura y las miradas más clasistas y arcaicas.

Lolita, por cuestión de generación, ya lo ha tenido todo mucho más fácil y más siendo la hija de una artista tan famosa como Lola. Por eso no deja de ser decepcionante que derribe de un plumazo los valores que su madre abanderó, en un tiempo en el que ni existía el #MeToo ni la esposa le alzaba la voz a su marido.

Sus escotes, sus minifaldas y su poderío han sentado cátedra pero, al parecer, no en su hija mayor. Aunque también pienso que Lolita no es ni consciente de lo que ha dicho. Si no sabe qué es el #MeToo, ¿cómo va a poder hablar de este movimiento social con propiedad? El argumento en ‘defensa’ de los hombres es tan básico como indocumentado dado que el feminismo no silencia a los hombres que son víctima de maltrato dado que, aunque son una basta minoría, existen.

La pena es confundir feminismo con hembrismo y creer que el feminismo pretende dejar a la mujer por encima del hombre cuando, desde abajo, empieza y sostiene la lucha por llegar a los mismos privilegios que ellos ya tienen desde hace siglos.

Lola contó su historia sin pelos en la lengua ni artificios, también sus errores como su amor ‘loco’ por Manolo Caracol al que consiguió dejar después de haber estado enganchada a él con tan solo 16 años: “Era un hombre muy difícil de ligar… yo estaba como con una venda, yo estaba enamoraíta perdía de él hasta que me di cuenta, me lo hizo pasar muy mal. No disfruté de mis éxitos porque era un egoísta tremendo”, no contenta con eso, en su serie televisiva, admitió que la había maltratado.

Flores, gitana y sorora con otras artistas femeninas de su tiempo, pasó a la historia no solo por su música sino por su arrolladora personalidad que queda en la memoria colectiva ‘a pesar’ de la reciente metedura de pata de Lolita.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente