El lobo en España, ¿una amenaza o una especie a defender?

·2 min de lectura
Un lobo sobre una roca en Puebla de Sanabria. (Photo: Miguel A. Quintas / Getty Images)
Un lobo sobre una roca en Puebla de Sanabria. (Photo: Miguel A. Quintas / Getty Images)

La decisión del Gobierno de introducir al lobo ibérico (Canis lupus signatus) en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (LESPRE) ha reavivado un antiguo debate en España. Quizás tan viejo como ese dicho de ”¡que viene el lobo!”. Esta medida para su defensa, resultado de la votación en la Comisión Estatal de Patrimonio Natural del Ministerio de Transición Ecológica, supondrá el fin de la caza de este animal en el territorio nacional.

El acuerdo que tuvo lugar el pasado 4 de febrero se llevó el aplauso de organizaciones ecologistas y naturalistas, pero también se ganó la desaprobación de diversos colectivos de ganaderos, así como de los Gobiernos de comunidades autónomas como la de Galicia, Asturias, Cantabria o Castilla y León. Precisamente, aquellas que han amenazado con acudir a los tribunales para denunciar dicha introducción es donde, a día de hoy, todavía es posible autorizar que se abra fuego contra el lobo ibérico.

A un lado se sitúan aquellos que exigen que ya es hora de proteger a un animal que ha sido históricamente acosado y sobre el que no hay datos exactos. A otro, aquellos que temen y sufren ataques a sus cabezas de ganado. En medio del ruido y la disputa, muchos ajenos a los ámbitos de estas dos partes todavía se hacen la gran pregunta. ¿Es el lobo una especie a proteger totalmente o prohibir su caza por completo se traducirá en una amenaza? Un ecologista y un ganadero brindan sus opiniones y argumentos.

Silueta de un lobo al atardecer, en Segovia. (Photo: David Alonso Rincón / Getty Images)
Silueta de un lobo al atardecer, en Segovia. (Photo: David Alonso Rincón / Getty Images)

Las posiciones iniciales

Alberto Rivero es portavoz de Ecologistas en Acción, además de naturalista, y lo primero que pone sobre la mesa es que el debate no puede ser reducido a dos bandos en los que uno esté conformado por el ecologismo y otro por el sector de la ganadería. ...

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.