Lo siento, VOX, la solución al cambio climático no son más embalses

Embalse del Negratin, en Granada

En el momento en que escribo estas palabras, decenas de miles de jóvenes se encuentran reunidos en más de 60 convocatorias por toda España para concienciar a los responsables políticos, y al resto de la ciudadanía, del enorme desafío que supone el cambio climático. Este ambiente de movilización y preocupación medioambiental en toda Europa, coincide con la aparición de un video, que se ha convertido en viral rápidamente, en donde Santiago Abascal, líder del partido VOX, debate sobre temas climáticos con el físico Pedro Arrojo, profesor emérito de la Universidad de Zaragoza.

Además de ofrecer oscuros comentarios sobre las motivaciones de los científicos y expertos en medioambiente, Abascal deja patente su ignorancia sobre temas científicos y la única solución que parece aportar al mayor desafío del planeta es construir más pantanos… una idea que se une a sus otras muchas propuestas retrógradas más propias de los años ’60 y que no cuenta con ningún apoyo científico.

Parece que VOX tiene claro que nuestro país debe regresar a tiempos pasados, y rememorando la España franquista, recoge una de las iniciativas más conocidas de los años de la dictadura: construir embalses. Por supuesto, Abascal olvida mencionar que somos el séptimo país del mundo con más presas y embalses. Nadie en Europa tiene más embalses que nosotros, de hecho, España es el país del mundo que tiene más infraestructuras hidráulicas por habitante y kilómetro cuadrado. ¿De verdad necesitamos más?, ¿de verdad esa es la solución al cambio climático que propone VOX?

Las palabras de Arrojo, presidente de la Fundación Nueva Cultura del Agua y Premio Goldman de Medio Ambiente, no pueden ser más claras: “Construir más embalses es tan inútil como regalarle un monedero a un pobre. Hacer más embalses es una idiotez y hacer trasvases es aún una gilipollez mayor”.

Construir más embalses es una idea que se repite a lo largo del tiempo y siempre es una idea que llega de quien menos sabe de ciencia. Los expertos se han cansado ya de explicarlo: “Hacer más embalses no es la solución a la sequía en España”, “No necesitamos más embalses”, “No hacen falta más embalses”, “Españoles, tenemos un exceso de pantanos: ha llegado la hora de destruir 15 de ellos”… y así podríamos seguir durante un buen rato.

Las presas y embalses son infraestructuras humanas con un fuerte impacto en la naturaleza, y paradójicamente, en realidad, están contribuyendo al calentamiento global. Los embalses hidroeléctricos emiten cantidades significativas de gases de efecto invernadero. Nuestros ríos son unos magníficos reguladores naturales de estas emisiones, eliminando alrededor de 200 millones de toneladas de carbono de la atmósfera cada año. Los embalses y presas, entorpecen esta regulación natural y contribuyen a la emisión de gases invernadero, en proporciones preocupantes, como por ejemplo el metano, un gas cuyo efecto negativo sobre el calentamiento del planeta es 21 veces mayor que el del dióxido de carbono. El metano de los embalses representa más del 4% de todo el cambio climático causado por el hombre.

Existen, literalmente, miles de medidas que podrían ayudar y frenar el calentamiento global que estamos presenciando, y sin embargo, la única idea del líder de VOX es precisamente una que, según los estudios científicos, empeoraría la situación.  Dejaré a un lado las trasnochadas dudas de Abascal sobre si existe o no existe cambio climático antropogénico, él mismo reconoce que es “una cuestión que le supera”, ni siquiera mencionaré las ridículas acusaciones y ataques a la ciencia y a los científicos que alertan de los efectos de este calentamiento global, que el responsable político de VOX lanza en el video… lo que sí me gustaría dejar claro es que para afrontar los retos globales en las próximas décadas necesitamos políticos bien formados, y desafortunadamente, no los tenemos.  Una receta segura para el desastre.