Lo siento NASA pero esta no es la primera flor en el espacio

Es muy probable que os hayáis encontrado con la noticia de que la Estación Espacial Internacional ha sido testigo de un hecho insólito durante estos días: La primera flor en el espacio. Lo anunciaba el astronauta Scott Kelly a través de su twitter y la información se difundió rápidamente en numerosos medios de comunicación, e incluso se la han colado a algunos de los blogs más especializados en temas científicos.

Sin embargo, esto no es verdad. En Yahoo le tenemos cariño al gemelo espacial  por las increíbles fotografías que nos regala casi a diario desde su privilegiada situación, y a pesar de que no dudamos de sus habilidades como jardinero en microgravedad, lo cierto es que las zinnias que Scott Kelly muestra orgulloso como las primeras flores en el espacio, no son las primeras… ni siquiera las segundas o las terceras.

[Seguro que te lo has preguntado alguna vez… ¿Cómo sacan la basura los astronautas de la ISS?]

Nos remontamos al año 1982 y viajamos hasta otra estación espacial bien conocida por los lectores de este espacio puesto que hace un tiempo ya hablamos de la gran aventura que se vivió para poder rescatarla. Nos referimos por supuesto a la estación rusa Salyut-7 que durante sus primeros años de trabajo fue la responsable de la primera flor en el espacio.

Se trataba de un ejemplar de Arabidopsis, una planta herbácea muy utilizada en estudios espaciales de todo tipo y que floreció sin problemas en las condiciones de microgravedad de la estación espacial Salyut 7.

En aquellos años incluso se publicó un artículo científico titulado”Crecimiento de plantas, desarrollo y embriogénesis durante el vuelo de la Salyut 7” y el logro de los cosmonautas rusos se incluyó en el famoso libro Guinness de los Records como la primera flor en el espacio.

[Te interesará: El increíble rescate de la Salyut 7]

Es más, la Arabidopsis volvió a ser protagonista de otra misión espacial, en este caso la STS-151 lanzada con el Transbordador espacial Discovery en septiembre de 1993, que también consiguió que brotaran a bordo de la ISS varios ejemplares de la especie Arabidopsis thaliana.

Estas nuevas investigaciones describiendo los progresos de la planta se anunciaron en 1996 en un Journal especializado mediante un artículo titulado: “Modificaciones del desarrollo de la Arabidopsis thaliana bajo condiciones de vuelo espacial”.

Y por si no fuera poco con las flores de 1983 y 1996, hace no mucho tiempo, en 2012, el astronauta Don Pettit publicaba en su blog oficial de NASA las curiosidades de una flor de girasol que según sus propias palabras tenía algunas características diferentes debido a las especiales condiciones del espacio:

“Su flor es de un color marron claro y tiene un par de bolsas de semillas desiguales. Esto no es muy normal, pero estamos viviendo en la frontera del espacio y las cosas son diferentes aquí”.

Como vemos no solo no es la primera flor en el espacio, sino que desde hace ya más de tres décadas sabemos que las plantas se adaptan de manera notable a las condiciones de microgravedad de las diferentes estaciones espaciales. Algo que nos vendrá muy bien de cara al futuro cuando emprendamos la ardua tarea de realizar viajes y estancias espaciales más largos a otros lugares del Sistema Solar.

[Si te ha interesado este artículo, puedes echarle un vistazo a Cuando la NASA no admitía mujeres”]

Referencias científicas y más información:

Keith Cowing “No NASA, These Are Not The First Plants To Flower In Space” NASA Watch

Merkys AJ, Laurinavicius RS, Svegzdiene DV. “Plant growth, development and embryogenesis during Salyut-7 flight” Adv. Space Res. PubMed PMID: 11539644 (1984)

Anxiu Kuang, Mary E. Musgrave , Sharon W. Matthews “Modification of reproductive development in Arabidopsis thaliana under spaceflight conditions” Journal Planta DOI:10.1007/BF00262646 (1996)