Lo que tienes que saber sobre el aire acondicionado y el COVID-19

Mariángela Velásquez
·5 min de lectura
ZHENGZHOU, Feb. 12, 2020  -- Staff disinfect the filter of the air-conditioner of a train at Zhengzhou high-speed railway maintenance station in Zhengzhou, central China's Henan Province, Feb. 12, 2020. Maintenance workers did the cleaning of the air-conditioning system on the high-speed trains at Zhengzhou high-speed railway maintenance station Wednesday to guarantee the clean air flow on the carriages during the fight against the novel coronavirus epidemic. As the number of people back to work has shown an upward trend, Zhengzhou high-speed railway system has increased the frequency of cleaning and disinfection of the air-conditioning system and other facilities. (photo by Li An/Xinhua via Getty) (Xinhua/Li An via Getty Images)
Desinfección de un filtro de aire acondicionado de un tren de alta velocidad en la estación de Zhengzhou, provincia china de Henan el 12 de febrero de 2020. Los científicos han encontrado pruebas de que el COVID-19 puede transmitirse por el aire. (Xinhua/Li An via Getty Images)

No hay nada como respirar aire fresco. Lo decían las abuelas, lo sentimos en nuestro cuerpo y ahora lo confirma la ciencia con la irrupción del COVID-19.

Los expertos en enfermedades infecciosas reconocen que saben muy poco sobre el SARS-Cov-2 pero los siglos de lucha contra la tuberculosis y la influenza han abierto el camino para salir más rápido y mejor parados del ataque de este nuevo virus.

Una de los señalamientos más contundentes es que el uso del aire acondicionado en el sur de Estados Unidos durante el verano ha sido un factor importante en el pico de contagios del coronavirus y que es posible que el uso de luces ultravioletas usadas para matar las bacterias de TB pudieran también eliminar el coronavirus.

Los climas extremos, como los veranos calurosos y los inviernos gélidos, tiende a desencadenar los problemas respiratorios porque las personas se refugian en espacios cerrados y respiran durante horas en el mismo lugar donde no existen entradas de aire fresco a reemplazar al viciado.

Esa es la teoría propuesta por Edward Nardell, profesor de medicina y salud global y medicina social de la Escuela de Medicina de Harvard y profesor de salud ambiental e inmunología y enfermedades infecciosas de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan.

"Los estados que, en junio, ya están usando mucho aire acondicionado debido a las altas temperaturas también son los lugares donde ha habido los mayores incrementos en la propagación del COVID-19". Eso sugiere que las personas pasan más tiempo dentro de casa, al igual que en invierno, explicó Nardell a The Harvard Gazette.

La principal fuente de transmisión del SARS-CoV-2 es a través de gotas de saliva y secreciones que expulsamos cuando tosemos, estornudamos o hablamos. Pero la OMS y la comunidad científica cada vez tiene más pruebas de que la transmisión también puede ser aérea.

Eso ocurre cuando las gotas de saliva más pequeñas no caen sino que permanecen circulando en las corrientes de aire como fue demostrado con los contagios en un restaurant en Wuhan, un edificios de apartamentos en Hong Kong, una oficina en Corea, un grupo de peregrinos budistas que viajaron en autobús y los miembros de un coro estadounidense.

"En la medida en que la gente permanece dentro para resguardarse del calor y aumenta la fracción del aire respirado por varios, aumenta dramáticamente el riesgo de infección", dijo Nardell. El experto hizo la salvedad de que aunque las estadísticas pertenecen a estudios sobre tuberculosis, pueden ser aplicadas para cualquier infección que pueda transmitirse por vía aérea.

Uno de los aspectos que más preocupa a los investigadores es definir el tamaño de la gotícula capaz de transmitir el coronavirus. El tamaño de la partícula que la OMS y los CDC llaman gotícula tiene menos de 0,5 micrones y el virus mide 0,125 micrones, lo suficientemente pequeños para mantenerse circulando en las corrientes de aire acondicionado y de evadir el sistema de filtrado.

Lo que debes saber sobre los filtros de A/C

1. Las lámparas germicidas: Fueron inventadas hace casi más de 100 años y son la herramienta más efectiva para matar las bacterias de tuberculosis y ya se están usando en algunos lugares para combatir el coronavirus, según Nardell. Estas lámparas de rayos ultravioletas deben instaladas de manera horizontal apuntando hacia el techo donde corren las corrientes de aire. También son instaladas sobre los filtros de las unidades de aire acondicionado.

2. Los filtros HEPA: son capaces de filtrar de manera eficiente partículas de 0,01 micrones y por eso son usados en los aviones, los quirófanos y las unidades de cuidados intensivos. Sin embargo, estos filtros no pueden ser usado en todas los equipos de aire acondicionado. Algunas máquinas de uso doméstico simplemente no poseen la fuerza necesaria para impulsar un adecuado flujo de aire a través del poderoso filtro.

3. Los filtros MERV 13-16: Las escuelas, las residencias de ancianos y las oficinas deberían tener sistemas de aire acondicionado que garanticen el uso de este tipo de filtros. Los padres de familia deberían instalar aparatos de climatización que permitan usar el filtro MERV de mayor poder de filtración sin reducir la cantidad de aire que circule por la vivienda.

4. Mantenimiento: De nada sirve comprar los mejores filtros si no se cambian y se realiza una limpieza periódica del equipo. Los filtros jamás deben quedar obstruidos por el polvo y las pelusas no solo por razones sanitarias sino de eficiencia energética. Si no limpias los filtros reducirás la vida útil de tu equipo, reducirá su eficiencia y aumentará el consumo de energía y tu factura de luz.

5. No bajes la guardia: Las lámparas germicidas y los filtros de aire acondicionado te ofrecerán una protección adicional en caso de que el coronavirus llegue a tu hogar o negocio. Pero la principal protección para no infectarte es mantener el distanciamiento físico, usar la mascarilla y lavarte las manos con frecuencia. Y no olvides abrir las ventanas de casa para que renovar el aire aunque eso signifique pasar un poco de calor o frío.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

(VIDEO) Cómo desinfectar tu dinero

Así se desinfectan los aviones en medio de la pandemia

Evolución del coronavirus: ¿están las mutaciones volviendo al covid-19 más infeccioso?

OPINIÓN | Los equívocos de EEUU frente a la pandemia son preocupantes y lo peor podría estar aun por venir