Lo que ha llevado al gobernador de California a tener que encarar un referendo de revocación

Jesús Del Toro
·8 min de lectura

Gavin Newsom ha sido uno de los gobernadores estadounidenses más poderosos e influyentes de la actualidad, con una importante popularidad y una oposición mermada. Newsom ganó la elección de California en 2018 con casi 62% de los votos, en un estado en el que el Partido Demócrata ha mantenido por muchos años una hegemonía política sustantiva.

Pero ahora, Newsom debe enfrentar una elección anticipada en el que los californianos decidirán si lo mantienen o retiran del cargo y, en su caso, quién ha de reemplazarlo como gobernador.

El gobernador de California, Gavin Newsom. (Getty Images)
El gobernador de California, Gavin Newsom. (Getty Images)

Todo ello a causa, de acuerdo a analistas, de tres factores clave: la polarización política que se vive en un estado en el que el Partido Republicano es débil y busca cualquier vía posible para recobrar poder e influencia; los impactos de la pandemia de covid-19 y de algunas decisiones de Newson para encararla que han molestado a muchos; y las propias omisiones y fallos del gobernador en momentos cruciales que acabaron dando oxígeno al movimiento opositor para desplazarlo mediante la figura de referendo de revocación, que la ley en California hace relativamente más fácil de lograr que en otros estados (20 de ellos lo permiten en Estados Unidos).

Las razones del referendo de revocación

California es un estado de orientación mayormente progresista y en él los demócratas mantienen la mayoría de los puestos clave, mientras que los republicanos no han conseguido ganar ninguna elección de alcance estatal en más de una década. En las elecciones presidenciales los demócratas han ganado el estado desde 1992.

El peso demócrata es sustantivo y dominante en California y, en realidad, los republicanos han tenido pocas posibilidades de recuperar la gubernatura. Es por ello que se han volcado en apoyo de la elección especial (que deberá realizarse en algún momento de 2021), pues ante sus limitadas opciones toda oportunidad de desplazar a Newsom, o al menos de imponerle un reto importante, les es bienvenida.

Es decir, en un estado en el que los demócratas son una amplia mayoría y donde la brecha político-ideológica con los republicanos es honda, el malestar de estos últimos puede ser catalizado al grado suficiente para dar pie a que deba organizarse un referendo de revocación, incluso aunque en realidad el gobernador cuente con un respaldo mayoritario de la ciudadanía.

Eso se evidencia en que de 2019 a la fecha se han dado seis intentos de convocar una elección para desplazar a Newson, todos fallidos menos el presente.

Por ley, para que esa elección especial sea convocada en California es necesario que se presente una cantidad de firmas de apoyo equivalentes a al menos 12% de los ciudadanos que votaron en la anterior elección de gobernador. Ello suma casi 1.5 millones de firmas, las cuales ya han sido reunidas por los opositores de Newsom.

¿Por qué llegó Newsom a esa situación? En buena medida, como ya se ha dicho, por el impulso de una oposición republicana que aunque minoritaria busca aprovechar toda opción disponible para retomar influencia y poder. Con todo, han sido algunos otros factores los que ha catalizado esa oposición.

Uno es el malestar social que existe ante los efectos de medidas tomadas por Newsom para mitigar la pandemia. En ciertos momentos, California fue vista como un estado exitoso en la contención del covid-19, pero en las sucesivas oleadas del coronavirus la pandemia se agravó. Como resultado, creció el desempleo, muchos negocios cerraron y un sector importante de la población, el de derecha, se mostró muy refractario a medidas como el uso de mascarillas y otras medidas de contención del covid-19.

El actor Arnold Schwarzenegger fue electo gobernador de California en un referendo de revocación en 2003. (AP Photo/Marcio Jose Sanchez)
El actor Arnold Schwarzenegger fue electo gobernador de California en un referendo de revocación en 2003. (AP Photo/Marcio Jose Sanchez)

El hecho de que las escuelas públicas se hayan mantenido por un tiempo considerable operando solo de forma remota y que aún no han reabierto a cabalidad se sumó a los agravios que un sector importante tiene contra Newsom. Y si a ello se le añaden algunos escándalos y sonados fraudes sucedidos durante la pandemia (como los sucedidos en el sistema de seguro de desempleo), quedó servido el caldo de cultivo para que opositores del gobernador decidieran apoyar la elección especial.

Sin embargo, nada de ello aseguraba meses atrás, cuando se inició el movimiento para desplazar a Newsom, que lograrían reunirse el millón y medio de firmas necesarias.

En realidad parecía que eso iba a ser un sexto fracaso, pero acciones y omisiones de Newsom dieron nuevo oxígeno a sus detractores. Primero, como se explica en The New York Times, el entorno de Newsom al parecer estaba tan confiando en que sus opositores no podrían reunir esa cantidad de firmas que no hubo abogados representando al gobernador en la audiencia en que un juez debía analizar si ampliar el plazo para reunir esas firmas.

Si abogados de Newsom hubiesen acudido para argumentar en contra de una ampliación del plazo, quizá el juez no lo hubiera concedido. Pero lo hizo y eso dio más tiempo y permitió que más recursos se destinaran a la campaña de recolección de firmas.

Y luego se dieron algunas pifias de Newsom. Sobre todo cuando fue visto sin mascarilla celebrando en una reunión el cumpleaños de un amigo cabildero en un lujoso restaurante de Napa. La publicación de fotografías de Newsom y su esposa en esa fiesta, justo cuando el propio gobernador había pedido a la ciudadanía quedarse en casa para mitigar la pandemia, atizó el rechazo hacia él y motivó a muchos a firmar la petición de un referendo de revocación en su contra.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

¿Quién busca reemplazar a Newsom?

Gran cantidad de personas han declarado su intención de competir en contra de Newsom para desplazarlo de la gubernatura de California. Para revocar su mandato, la mayoría de los votantes deben optar por desplazar al gobernador (votando sí o no por ello) y en caso de que el sí sea mayoría, han de indicar quién lo reemplazará. El candidato que tenga más votos será, en ese escenario, quien ocupe la gubernatura hasta culminar el periodo original de cuatro años (la elección de gobernador deberá por ello celebrarse de nuevo en noviembre de 2022). Pero si el no a la revocación es mayoría, Newsom podrá continuar su mandato y presumiblemente buscar la reelección el próximo año.

Nueve nombres de personas que ya han anunciado su interés en competir son mencionados por NBC News, y otras personas han sugerido que lo harán.

Entre los más relevantes figuran personalidades muy diversas.

Caitlyn Jenner, exatleta olímpica, celebridad de la TV y activista transgénero, competirá por la gobernatura de California. (Reuters)
Caitlyn Jenner, exatleta olímpica, celebridad de la TV y activista transgénero, competirá por la gobernatura de California. (Reuters)

Ha sido notoria la candidatura de Caitlyn Jenner, la exatleta olímpica, figura de la TV y activista transgénero, quien en cierto modo evoca a los actores Ronald Reagan y Arnold Schwarzenegger, que fueron ambos gobernadores de California. El llamado ’Gobernator’ fue electo inicialmente en un exitoso referendo de revocación en 2003.

Destacan también el exalcade de San Diego, Kevin Faulconer, y el empresario y candidato republicano a gobernador (derrotado por Newsom en 2018) John Cox.

Incluso se han postulado figuras religiosas, como el pastor Sam Gallucci de la iglesia Embrace!; la exactriz de películas para adultos y exmodelo de Play Boy, Mary Carey; y la veterana actriz y celebridad Angelyne. Tanto Carey como Angelyne compitieron previamente en el referendo de revocación de mandato ganado por Schwarzenegger.

Incluso, el actor Randy Quaid, hermano mayor del también actor Dennis Quaid, indicó en Twitter que contenderá por la gubernatura californiana.

En la elección de revocación de 2003 compitieron 135 candidatos, por lo que es de suponer que en 2021 la lista será copiosa, aunque salvo unos pocos la mayoría serán meramente testimoniales.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Newsom tiene ventaja rumbo al referendo

Pese a todo, y a que Newsom deberá someterse a un tenso y costoso proceso electoral anticipado y del que posiblemente pensaba no tendría lugar, hasta el momento Newsom sería el favorito para ganar ese referendo. Ciertamente los votantes republicanos se movilizarán para tratar de desplazarlo, pero es dudoso que logren atraer suficiente apoyo de independientes e incluso de demócratas para lograr ganar. De acuerdo a diversas encuestas citadas por Ballotpedia, el no a la remoción de Newsom como gobernador supera al sí por entre 4 y 16 puntos, y solo una encuesta, patrocinada por uno de los candidatos retadores, le da ventaja al sí por cuatro puntos (con un margen de error equivalente).

Así, hasta ahora lo más probable es que Newsom supere esta elección, tanto por la magnitud del voto demócrata como porque las condiciones en relación a la pandemia han mejorado en California: la vacunación progresa rápidamente, las restricciones se han suavizado y la economía mejora. Mientras más tiempo pase y esos factores se acrecienten, la posición de Newsom presumiblemente se afianzará.

Pero nada está escrito y habrá que esperar a la elección para tener el veredicto ciudadano.