Lo peor del Irma aún no ha llegado: los graves problemas de salud que va a ocasionar

Javier Taeño

El paso de Irma por el Caribe y Estados Unidos ha sido devastador. Hasta el momento 30 personas han muerto (aunque se puede ampliar la cifra en los próximos días), miles se han quedado sin luz y sin casa y el deterioro en las viviendas es cuantioso, sin embargo, lo peor del huracán aún no ha llegado, tal y como anuncia un artículo de UN Dispatch, una agencia de noticias de Naciones Unidas.

Catástrofes naturales de esta magnitud tienen un grave impacto en la salud pública a causa de los daños en las infraestructuras que pueden tardar años en ser reparadas. Los precedentes no son nada halagüeños y por ejemplo algunas partes de Florida tardaron más de 20 años en recuperarse tras el paso del huracán Andrew en 1992. Ahora, Naciones Unidas pone de relieve algunas de las consecuencias que puede dejar Irma.

Llegada del huracán Irma a Florida (Reuters).

– Enfermedades relacionadas con las aguas contaminadas

Las aguas de las inundaciones pueden contaminar el agua potable. Una forma de evitarlo, es hervir el líquido, pero en zonas en las que la mayor parte de la población está sin electricidad es completamente imposible. Esto hace que se genere el caldo de cultivo perfecto para la proliferación de enfermedades como la diarrea o la fiebre tifoidea. En el caso de la primera puede convertirse en un desastre de higiene en lugares sin acceso a un retrete o a agua potable, mientras que la segunda solo se reproduciría en zonas que ya la tenían antes del huracán como Cuba o Haití. Tampoco se descarta un brote de cólera en las zonas más precarias.

– Envenenamiento por monóxido de carbono

La gente sin acceso a electricidad recurre al uso de generadores como la alternativa más sencilla, pero tiene sus riesgos. Si no se utiliza en espacios ventilados y seguros, puede causar incendios, explosiones o envenenamiento por inhalación de monóxido de carbono. Los datos en este sentido son demoledores. Según el Departamento de Salud de Florida, en el año 2005 el envenenamiento causó el 13% de todas las muertes relacionadas con huracanes.

– Proliferación de enfermedades relacionadas con mosquitos

Tras el paso de un huracán, suelen quedar zonas de aguas estancadas que son lugares ideales para la proliferación de mosquitos que transmiten enfermedades. El riesgo para Florida es el dengue y el zika, mientras que en los países del Caribe la lista también incluye el chikungunya y en la República Dominicana y Haití la malaria.

Mosquito zika (Reuters).

– Contaminantes ambientales que provocan alergias

Cuenta el artículo de UN Dispatch que todos los elementos del barco, desde el ácido de la batería de plomo hasta el combustible, son diseminados por culpa del huracán. Esto provoca que el suelo quede contaminado y, aunque no produce la muerte directamente, sí es cierto que sube el riesgo de alergias y enfermedades crónicas. El paso del Harvey es la mejor prueba: más de 40 vertederos con materiales peligrosos para la salud dejaron escapar sustancias contaminantes.

– Pérdida de acceso a la sanidad

Para UN Dispatch va a ser el mayor problema, ya que todos los problemas sanitarios que existían antes de Irma van a continuar, pero ahora no va a haber infraestructura para combatirlo. Hospitales sin agua o con las paredes dañadas no pueden tratar a los pacientes, se corta el suministro de medicinas y aumenta el número de víctimas. Esta situación es más peligrosa en los países del Caribe que en Florida. El caso de Yemen es paradigmático: han muerto más personas a causa del cierre del aeropuerto que en los combates.

Twitter: @javiertaeno

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines