Lo dejo cuando quiera: el peor mito sobre el tabaco

Es el título de la comedia española más taquilleras de los últimos años, pero también la frase que más repiten los fumadores. Comprueba la verdad que hay detrás de todas esas frases sobre el consumo de tabaco

El tabaco de liar, los puritos o el cigarrillo electrónico no son métodos aconsejables para dejar de fumar. (Foto: Getty)

“A pesar de que, hoy en día, el mensaje sobre los efectos nocivos del tabaco (diferentes en la salud masculina y femeninaestá ampliamente difundido entre la población, los más jóvenes son los que menos se preocupan al considerar que estos efectos aún están lejos de perjudicarles. De hecho, la edad de inicio en el tabaquismo se mantiene entre los 14 y los 16 años, y la edad media de prueba en los 13”, explica el Dr. José Ignacio de Granda, neumólogo del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid, y moderador de la mesa redonda sobre tabaquismo celebrada en la 24ª edición del Congreso de Neumomadrid.

Durante este encuentro se trataron cuestiones relacionadas con el abandono del tabaco, resaltando algunos de los mitos más comunes. Según el Dr. de Granda, “el principal problema es que muchos fumadores refieren que dejarán el hábito cuando se lo propongan y por su cuenta, pero está demostrado que de esta forma sólo se consiguen tasas de abstinencia al año menores del 2 por ciento”.

El 61 por ciento de las personas que prueban su primer cigarrillo se convierten, temporalmente, en fumadores diarios según un estudio de la Universidad Queen Mary de Londres, Reino Unido. (Foto: Getty)

Otro de los mitos más populares es pasar a fumar aquello que consideran menos nocivo para su salud, como tabaco de liar o puritos. “Sin embargo, son productos igual de perjudiciales. O utilizar el cigarrillo electrónico, convirtiéndose, muchos de ellos, en fumadores duales”, añade el especialista.

También están quienes creen que fumar porros es más sano que fumar tabaco, un tópico que no se apoya en las evidencias científicas. En el cerebro existe un sistema endocannabinoide endógeno que procesa las sustancias cannabinoides que se consumen. En algunas personas este sistema está alterado, siendo más vulnerables a que el simple consumo acabe derivando en una adicción. Además de la adicción, el cannabispuede desencadenar, en algunos sujetos, una psicosis o una manía. Ni fumar porros ni fumar tabaco es sano.

Desde la Asociación Española del Cáncer también desmienten las creencias más habituales vinculadas al hábito tabáquico en este video:

En definitiva, los expertos defienden que el método más eficaz para dejar de fumar es la combinación de tratamiento psicológico/conductual con tratamiento farmacológico, una estrategia terapéutica con la que se quintuplican las posibilidades de éxito.

“En el caso de los farmacológicos, disponemos de una mayor evidencia científica en el caso de vareniclina y la combinación de terapia sustitutiva de nicotina, como parches, caramelos o espray bucal. En ambos casos, las posibilidades de que una persona abandone el hábito de fumar se triplican”, señala el Dr. de Granda.

¿Has intentado dejar de fumar? ¿Lo dejaste por tu cuenta o seguiste algún método ?

También puede interesarte:

La prueba médica que deberías hacerte si eres fumador

¿Qué ‘glamuroso’ hábito es tan tóxico y adictivo como el tabaco?

Y tú, ¿qué tipo de fumador eres?

Si fumas tienes muchas posibilidades de acabar en el ‘loquero’

¿Fumas un paquete al día? Así le afecta a tu cuerpo