Lluvias torrenciales cesan en Australia, pero miles están aún aislados por indundaciones

Andrew LEESON
·3 min de lectura

Equipos de rescate llevaban este miércoles suministros de emergencia a los miles de afectados por las inundaciones en la costa este de Australia, mientras esperan a que los ríos disminuyan su nivel para poder comenzar la larga y dura tarea de limpieza y recuperación.

Ocho millones de personas en el estado más poblado de Australia, Nueva Gales del Sur, despertaron con cielos azules por primera vez en una semana, cuando finalmente cesó un aguacero torrencial que ha sido apodado el "Big Wet".

Pero a lo largo de la vasta zonas de inundación, miles de viviendas están bajo el agua y muchas comunidades estaban aún aisladas.

En el noroeste de Sídney la policía halló el cuerpo de un paquistaní de 25 años que quedó atrapado, bajo seis metros de agua, en su vehículo al que parecer le fallaron los sistemas eléctricos.

En Queensland, los buzos encontraron a otro hombre muerto en un coche volcado en un río.

Socorristas se esfuerzan por llevar alimentos, suministros médicos y otros elementos esenciales, y transportan a los que los necesitan ayuda de urgencia.

Di Smith, de 56 años, afectada por un cáncer, fue ayudada a llegar a un hospital desde su granja en el noroeste de Sídney. Tres puentes fueron arrasados y un deslizamiento de tierra bloqueó la carretera principal en su zona. "Hay miles de personas allí aisladas", dijo a la AFP.

"El daño es terrible (...) Hay mucha agua que se ha escurrido de la montaña, bastantes deslizamientos de tierra y escombros por todo el camino", dijo el padre John Rizzo, de 60 años, que se había quedado atascado en las montañas.

Miles están aún sin electricidad, que podría ser restaurada en las áreas más afectadas apenas hacia el fin de semana.

La Cruz Roja reportó que 6.000 personas acudieron a los centros de evacuación en las últimas 24 horas.

- Limpieza masiva -

El primer ministro Scott Morrison, quien sobrevoló las áreas afectadas cerca de Sídney este miércoles, dijo a una radio local que miró la "extensión de agua" y "casas que están totalmente subsumidas".

Advirtió de una "tarea de limpieza masiva" por delante y dijo que el gobierno ya había girado 10.000 pagos de recuperación de desastres a los residentes.

La primera ministra de Nueva Gales del Sur, Gladys Berejiklian, dijo que las inundaciones en algunas regiones habían sido las peores en un siglo, con decenas de miles de personas huyendo de sus hogares y miles más en alerta de evacuación.

Muchos ríos han comenzado a bajar de nivel, pero lentamente.

Ailsa Jones, habitante de Wheeny Creek, dijo que faltaban artículos esenciales en los supermercados desde el domingo. "Cualquier tienda es simplemente vacía. Es horrible", dijo a la emisora pública ABC. "Solo estamos comiendo espaguetis. Estoy racionando a los niños para asegurarme de que dure lo que tenemos", agregó.

Las inundaciones también afectaron las áreas del interior de Nueva Gales del Sur el martes e incluso se extendieron a partes urbanizadas del estado de Queensland al norte.

"Ciertamente no estamos fuera de peligro en términos del peligro inmediato de inundaciones, pero tenemos que pensar en cómo comenzamos la limpieza y la recuperación", dijo Berejiklian.

El gobierno dijo que se desplegarían cientos de efectivos a partir del jueves para apoyar los esfuerzos.

"Su trabajo será limpiando, asegurándose de que nos deshagamos de los escombros... haciéndolo más fácil para aquellos que están pasando por el proceso de recuperación", dijo el ministro de manejo de emergencias, David Littleproud.

Miles de hogares y negocios han resultado dañados. Algunas regiones costeras han recibido un metro de agua en una semana, el equivalente a dos tercios de las precipitaciones anuales normales.

Muchos todavía se están recuperando de una sequía prolongada y de incendios forestales sin precedentes hace poco más de un año.

Los científicos advierten que Australia puede esperar eventos climáticos más frecuentes y extremos como resultado del cambio climático.

hr-arb/je/mis/pc