Con la llegada de las vacunas estamos cayendo en el grave error de olvidar los test

·3 min de lectura
Necesitamos mantener el ritmo de test y pruebas diagnósticas para controlar la pandemia
Necesitamos mantener el ritmo de test y pruebas diagnósticas para controlar la pandemia

Pronto se cumplirán tres meses del inicio de las diferentes campañas de vacunación en Europa y el panorama ha cambiado notablemente. Algunas de las sombras y malos presagios que rodeaban la crisis sanitaria comienzan a disiparse gracias a la llegada de vacunas con eficacias tan altas que, hace solo un año, nos parecerían irreales. Sin embargo el lento ritmo de vacunación, el continuo retraso en el suministro por parte de las farmacéuticas o los diferentes parones en la administración están ralentizando el control de una pandemia que ya se encamina hacia una cuarta oleada.

Parece que las autoridades y responsables políticos de la gestión de esta crisis han apostado todo a la carta de las vacunas y han terminado relajando el resto de medidas que se han comprobado útiles durante estos meses. Muchos se preguntan por qué estamos olvidando la premisa del “test, test y más test” justo ahora que son más baratos, sencillos y rápidos de hacer. El ejemplo más claro de este descenso en el número de test diagnósticos nos llega desde Estados Unidos donde el número promedio de pruebas que se realizan diariamente para detectar el coronavirus ha disminuido un 20% desde febrero. El propio New York Times ha publicado un editorial, redactado por epidemiólogos del John Hopkins Coronavirus Resource Center, en el que señala claramente que “las vacunas no son suficientes, necesitamos seguir con los test”.

La aparición estelar de las vacunas no puede hacernos olvidar la experiencia adquirida durante estos meses, hasta el punto de abandonar o relajar muchas de las prácticas que han demostrado ser útiles para controlar el avance de las diferentes oleadas. En este aspecto, la labor y desempeño de las diferentes autoridades españolas en el ejercicio de medidas como el rastreo de contactos solo se puede calificar como desastrosos. Incluso en los meses más acuciantes de la pandemia, España desarrolló una pésima gestión realizando una mediocre media de 8,5 test entre los contactos de cada positivo confirmado, muy lejos de países como Australia que realizó 912 test por cada positivo en Covid, Finlandia (182) o Alemania (118 pruebas por cada positivo detectado). Nuestro país ni siquiera resiste la comparación con naciones vecinas, como Portugal (32) o Italia (37) y se queda cuatro veces por debajo de la media europea. En realidad, el nivel de España en el rastreo de contactos se sitúa por detrás de países con muchos menos recursos como Zambia (9,7) o Sudáfrica (10,6).

Respecto a la aplicación móvil Radar Covid mejor no decir nada porque ha resultado un nuevo y embarazoso ridículo. No está claro cuánto dinero público ha costado esta iniciativa de app de rastreo pero, después de más de medio año de “no funcionamiento” ya podemos asegurar que ha sido un fracaso estrepitoso.

Finalmente llega el turno de las vacunas y, ante la decepción en el resto de medidas, parece que nuestras autoridades se han decidido a echar el resto aquí, olvidando que “mientras el virus continúe circulando a niveles pandémicos, las pruebas seguirán siendo esenciales para diagnosticar y aislar casos y detectar infecciones asintomáticas”.

Los datos de movilidad, que acertaron su previsión de anteriores oleadas, ahora indican que estamos cerca de la cuarta y que el actual ritmo de vacunación no logrará evitar un nuevo incremento en contagios y fallecimientos. En el New York Times sospechan firmemente que el descenso en el número de test se debe a una desviación de recursos destinados a las pruebas hacia la administración de vacunas, algo que también está ocurriendo en otros países. Existe un sabio refrán que muestra la inutilidad de “desvestir a un santo para vestir a otro”, y esto es seguramente el error que estamos cometiendo aunque, viendo el ritmo de vacunación, en realidad estamos desvistiendo a un santo para dejar desnudo al otro…

Más historias y noticias importantes sobre COVID-19 en Yahoo:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente