La llegada de Rodolfo Pizarro a la MLS es un retroceso en su carrera

Arturo Du León

La telenovela de Rodolfo Pizarro con el Inter de Miami de la Major League Soccer llegó a su fin. El pasado miércoles se hizo oficial el fichaje del seleccionado nacional por el conjunto del exfutbolista David Beckham. Sin embargo, esta lejos de ser una buena noticia, es un retroceso en la carrera del mexicano.

¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!

El equipo del Miami terminó pagando la cláusula de rescisión a ​Rayados de Monterrey, escuadra donde militó por dos temporadas. ​No obstante, aunque esta competición ha crecido en los últimos 20 años, aún no termina de superar a la ​Liga MX. Por lo regular son los clubes mexicanos los que triunfan en la Liga de Campeones y muy rara vez los de Estados Unidos.

Dado las habilidades de Rodolfo Pizarro, perfectamente hubiera podido encajar en algún conjunto de Europa. Ahora tendrá que mostrar sus habilidades para poder ser contemplado y llenar el ojo en el Viejo Continente. Él mismo comentó en entrevista que es más sencillo dar el brinco al otro lado del charco estando en la MLS que en el balompié nacional.

Hay que recordar que a la MLS llegan futbolistas veteranos y ya con un amplio camino recorrido en las principales ligas del mundo, caso concreto el de sus compatriotas ​Javier 'Chicharito' Hernández, Carlos Vela y Jonathan Dos Santos; además de elementos de la talla de Zlatan Ibrahimovic, Schweinsteiger, entre otros. Además de no contar a jugadores como Andrea Pirlo, Gerard o Kaká. Es decir, jugadores ya formados y que triunfaron en su carrera.

La salida de Pizarro fue prematura. Su agente y el equipo de Rayados tenían que convencerlo de quedarse y agilizar los trabajos de visorias para encontrarle un equipo europeo. Esto sería una cuestión sencilla para el jugador, ya que está probado y maduro para desenvolverse en clubes de renombres. Ahora no queda más que seguir y ojalá muy pronto pueda emigrar a cumplir el máximo sueño de cualquier futbolista, militar en Europa.